Región

La Asamblea Feminista de la Región de Murcia se manifestará el 8M contra la precariedad y la desigualdad

La Asamblea Feminista de la Región de Murcia se manifestará el 8M contra la precariedad y la desigualdad

Exigen mayor protección, reparación y justicia a las mujeres y menores víctimas de la violencia machista y abusos sexuales

Defienden una educación afectivo-sexual, feminista y diversa y la retirada inminente del pin parental de la escuela murciana

Rechazan las barreras que impiden el acceso, mantenimiento e igualdad de las mujeres en el ámbito laboral

Murcia, 5 de marzo de 2020.- La Asamblea Feminista de la Región de Murcia culminará los actos del Día Internacional de las Mujeres con una manifestación que partirá a las 11,30 del domingo 8 de marzo de la plaza Circular, recorriendo la Avenida de la Constitución, Gran Vía y plaza Martínez Tornel, donde se dará lectura al manifiesto. Una vez más, las más de 20 organizaciones que conforman esta organización, caminarán unidas a todas aquellas personas que se sumen al respeto de los derechos conquistados y la lucha por la igualdad plena de las mujeres.

Han recordado que, desde hace 121 años, mujeres del todo el mundo elevan sus voces ese día para reivindicar unas condiciones laborales, sociales y humanas dignas. La permanencia en el tiempo de dicha protesta, demuestra que aún queda un largo camino por recorrer, pero también que en lo conseguido hasta el momento no se permitirá ningún retroceso.

Entre las múltiples conquistas pendientes, destacan la erradicación de la violencia machista que el pasado año causó la muerte de un mejor y la investigación de la desaparición de una mujer. Sin embargo, habría que recordar que desde 2003 se elevan a 29 las mujeres asesinadas en la Región de Murcia como consecuencia de esta lacra, que debe ser considerada como una cuestión de Estado, que haga efectiva la protección, reparación y justicia a las víctimas.

Tales demandas son extensibles a la violencia sexual, pues el balance de criminalidad de 2019 publicados por el Ministerio de Interior podrían considerarlo un año negro, a tenor de los delitos relacionados con el quebrantamiento de la libertad y la indemnidad sexual, pues fueron denunciados 531 casos, 49 de las cuales corresponden a violaciones , lo que supone un 6,5% más que el año anterior.

Igualmente demandan la libertad y derechos adquiridos por las mujeres en nuestra sociedad para decidir sobre su cuerpo, la posibilidad de abortar y de gestar. En este sentido, exigen que se respete la autonomía de las mujeres de 16 y 17 años y se garantice su decisión, como el del conjunto de las mujeres en los servicios públicos de salud.

En este sentido también demandan una sociedad que respete y valore la diversidad sexual, de identidad y expresión de género. Para ello, consideran que es imprescindible que la educación afectivo-sexual, feminista y diversa esté contemplada en el currículo escolar, y que de manera inminente sea retirado el pin parental de la escuela murciana.

Consideran que los medios de comunicación pueden contribuir de forma decisiva a eliminar los estereotipos sexistas, racistas y LGTBIfóbicos, y ejercer un periodismo digno y feminista que aporte relevancia a la violencia machista, protegiendo a las víctimas y poniendo el foco en sus agresores.

Otros motivos fundamentales que dan contenido a esta manifestación corresponde a la desigualdad en el ámbito laboral, expresado en mayor inactividad, un paro femenino que alcanza el 61%, más precariedad laboral, además de una brecha salarial del 24,7% que penaliza a las trabajadoras y por tanto, también a las mujeres pensionistas.

Han manifestado su rechazo a los trabajos en situación irregular, bien sean horas extras sin cotizar, contratos a tiempo parcial que en realidad son a jornada completa, o mujeres en situación administrativa irregular que esperan adquirir la condición para seguir ejerciendo su actividad con los derechos y obligaciones que les corresponde. Igualmente que sean respetados los servicios públicos y de protección social, fundamentalmente a las mujeres en situación de mayor vulnerabilidad que precisan apoyo sanitario, educativo, servicios sociales o de acceso a la vivienda social.

La Asamblea feminista también ha recordado que el trabajo doméstico y los cuidados de personas mayores y menores, sigue siendo una imposición cultural asignada mayoritariamente a las mujeres, que supone una barrera para acceder al empleo. Por el contrario, suele ser un trabajo gratuito, que en caso de ser contabilizado supondría más del 35% del PIB. Por ello, reivindican a las Administraciones Públicas que lleve a cabo políticas que reconozcan y pongan en valor estas actividades con servicios públicos y ayudas a la dependencia suficientes, que permitan la conciliación y la corresponsabilidad.

Por otra parte, el conjunto de organizaciones ha manifestado su oposición al racismo y la xenofobia. Por el contrario, consideran que deben eliminarse muros que impidan a las personas ser víctimas de situaciones económicas, bélicas, sociales o ambientales insostenibles.

Finalmente, han defendido una forma de convivir unidas, fortaleciendo alianzas y lazos de solidaridad con otros movimientos sociales, con el propósito común de defender y ampliar los derechos y libertades de las mujeres, sea cual sea su condición. Por ello invitan al conjunto de la ciudadanía que comparte estos objetivos a participar en la manifestación del próximo 8 de Marzo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba