Región

La Asamblea Regional perpetúa el nombre de los diez diputados del antiguo Reino de Murcia que participaron en la aprobación de la Constitución de 1812

La Asamblea Regional perpetúa el nombre de los diez diputados del antiguo Reino de Murcia que participaron en la aprobación de la Constitución de 1812
Cartagena, 5 de diciembre 

     Desde hoy, 5 de diciembre de 2020, una placa en la fachada de la Asamblea Regional recuerda a los diez diputados del Reino de Murcia que participaron en la redacción y aprobación de la Constitución de 1812, una carta magna que “marcó un antes y un después para el logro de derechos fundamentales y supuso un gran paso en la conquista de las libertades que hoy disfrutamos”, como ha puesto de manifiesto el presidente de la Asamblea Regional de Murcia, Alberto Castillo, promotor del acto.

     El homenaje a los diputados doceañistas por Murcia ha congregado a las principales autoridades de la Región: el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, el delegado del Gobierno, José Vélez, miembros del Consejo de Gobierno, diputados de los cinco grupos parlamentarios, alcaldes de las localidades natales de los diputados homenajeados, e incluso ha contado con la presencia de descendientes del diputado doceañista, Pedro González de Llamas.

     Tras guardar un minuto de silencio por las víctimas de la covid-19, la periodista Encarna Talavera, conductora del acto, ha rememorado el contexto histórico de España en aquella época Constitución, un país, que cuatro años antes había sufrido la invasión de las tropas francesas que desencadenó la Guerra de la Independencia, durante la que se produjeron las abdicaciones de Carlos IV y Fernando VII, quienes acataron las órdenes del nuevo Gobierno francés y la implantación de una nueva monarquía napoleónica. Una gran parte de la población española rechazó las decisiones de sus dirigentes y tomó la determinación de hacer todo lo que estuviera en sus manos para liberar al país de aquella invasión. Mientras que miles de españoles hacían frente a los franceses en el campo de batalla, en septiembre de 1808 se creó la Junta Suprema Central, que estuvo presidida por un murciano: el Conde de Floridablanca, con el objetivo de ejercer los poderes ejecutivo y legislativo ante el vacío existente. Este organismo fue el que aprobó la celebración de unas Cortes Extraordinarias con la finalidad de elaborar una Constitución.

     El presidente de la Asamblea ha recordado en su intervención que “mujeres y hombres; eclesiásticos y laicos; soldados y guerrilleros; ciudadanos y campesinos; pobres y ricos; ancianos y jóvenes, dejaron de lado sus diferencias para unirse en pos de un único objetivo, el de sentar las bases de un estado libre y democrático. Todos fueron protagonistas alrededor de aquellas inmortales Cortes de Cádiz, un movimiento, cuya síntesis puede resumirse en el artículo 2 de la Constitución de 1812. ‘La nación española es libre e independiente, y no es, ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona'».

     “Aquel grito de justicia y libertad se plasmó en el artículo decimotercero que señala que ‘el objeto del gobierno es la felicidad de la nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el
bienestar de los individuos que la componen’. No podemos olvidar que a partir de la Constitución de 1812 los españoles dejaron de ser súbditos para convertirse en ciudadanos. Por primera vez, se abolieron aberraciones como la Inquisición y el absolutismo, y también, por primera vez, se proclamaron derechos como la división de poderes, la soberanía popular, el sufragio o la libertad de imprenta, de industria y de trabajo”, ha manifestado el presidente de la Asamblea.

     Con el acto de hoy, los nombres de estos diez diputados del antiguo Reino de Murcia: José María Rocafull y Vera, Isidoro Martínez Fortún, Pedro González de Llamas, Alfonso Rovira y Gálvez, Simón López García, Nicolás Martínez Fortún, Francisco de Borja Álvarez de Toledo, Vicente Cano Manuel y Ramírez de Arellano, Juan Sánchez Andújar y Leonardo Hidalgo han sido rescatados del pasado e inmortalizados en piedra en la Asamblea Regional de Murcia, otro parlamento, con un ámbito regional, distinto al de las Cortes de Cádiz, pero con diputados y diputadas que, como aquellos, comparten “la ilusionante tarea de representar al pueblo de la Región de Murcia y la defensa de los intereses de nuestra Comunidad. Sirva la placa que vamos a descubrir en su memoria – ha concluido Alberto Castillo- como nexo de unión de dos siglos de parlamentarismo al servicio a nuestra Región”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba