Sociedad y Cultura

La Asociación Canónica del Cristo de la Misericordia confia en que las instituciones no se pongan a la celebración del Via Crucis del Cristo de la Divina Misericordia, una tradición de de más de 40 años

A la vista de las informaciones que recientemente han aparecido en la prensa, ante la inquietud de muchos vecinos cartageneros que sienten peligrar una tradición de más de cuarenta años, cual es el Via Crucis del Cristo de la Divina Misericordia y a fin de preservar su tranquilidad y confianza en el buen hacer de nuestras instituciones, esta Asociación Canónica desea trasladar a la ciudadanía los siguientes extremos:

PRIMERO.- El Via Crucis se ha venido celebrando de forma continuada durante más de cuarenta años y en el mismo la representación vecinal e institucional es tan numerosa como plural; con toda seguridad el Excmo. Ayuntamiento de Cartagena valorará este extremo y un año másautorizará su celebración.

             SEGUNDO.- Es cierto que pese a haber sido solicitado en enero de 2019 y pese a la inminencia de las fechas, el Excmo. Ayuntamiento de Cartagena aún no ha resuelto la celebración del mismo de conformidad con la autorización previa emitida por el Obispado de Cartagena. Nuestra buena fe nos dice que la resolución se emitirá inminentemente y nuevamente llamamos a la sociedad cartagenera a confiar en la rectitud y capacidad de gestión de nuestra autoridad municipal, que sin duda resolverá a tiempo y de conformidad con informe técnico solvente, pues no puede ser de otra manera.

             TERCERO.- El itinerario propuesto no genera problema alguno de seguridad ciudadana ni de compatibilidad con otros eventos previstos para esa tarde, conforme a los informes de los técnicos a que hemos acudido. Con todo respeto y caridad fraterna hemos de instar a la Junta de Cofradías de Cartagena para que desista en la extralimitación de sus atribuciones y la obstaculización del desarrollo de un Vía Crucis que en nada interfiere o perjudica sus propias actividades. Persistir en el desafío al Obispado y procurar impedir la celebración del Via Crucis no conseguirá, sin duda, apartar al Excmo. Ayuntamiento de Cartagena del más estricto cumplimiento de la legalidad vigente, pero sí servirá para dar una imagen de insolidaridad y desunión entre católicos que, afortunadamente, no se corresponde con la realidad; sin Fe y sin Caridad, meditémoslo, no tendría sentido la Semana Santa.

              Aunque esta institución no cuenta con los recursos económicos ni la capacidad de influencia política de otras, nos tranquiliza constatar que nuestra autoridad municipal ha respetado siempre el imperio de la ley y la objetividad en la autorización del ejercicio de derechos como la libertad religiosa que reclamamos. La libertad religiosa, derecho constitucional tan importante como para contar con el amparo de la protección jurisdiccional de derechos fundamentales, de tramitación urgente, está garantizada. Queden todos tranquilos, estamos convencidos de que se resolverá en Derecho.

                   En Cartagena, a 27 de marzo de 2019.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba