Actualidad

La Asociación Memoria Histórica de Cartagena denuncia ¿Libertad de expresión o apología del franquismo?, en un acto en El Batel

LIBERTAD DE EXPRESIÓN O APOLOGÍA DE LA DICTADURA? FRANQUISMO EN EL BATEL

 

Con el vergonzoso acto público realizado en el día de hoy, 12 de diciembre, en El Batel, espacio público municipal, en el que se veneró la figura de Franco y se hizo de manera ostensible apología del franquismo, se estaba conculcando flagrantemente cuatro de los artículos de la Ley 52/2007, más conocida como “De la Memoria Histórica”.
Nos referimos, en concreto, a los siguientes:
Art. 1, que nos habla del fomento de los valores, principios democráticos y libertades constitucionales.
Art. 2, que declara el carácter radicalmente injusto de las condenas, sanciones o cualquier otra persecución de violencia personal por razones políticas, ideológicas, creencia religiosa, raciales, culturales, lingüísticas, orientación sexual o pertenencia a sociedades secretas (masonería).
Art. 3, que declara ilegítimas todas las instituciones represivas provenientes del franquismo y sus condenas contra aquellos que pretendieron defender la legalidad institucional anterior al franquismo o restablecer un régimen democrático en España.
Art. 15, el cual dice que las AAPP tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil o de la represión de la dictadura.

Si ya de por sí es grave la vulneración de la ley que supone la exaltación del dictador llevada a cabo en este acto, más denigrante aún resulta,  algo que debiera sonrojar a más de un responsable municipal, que haya sido llevado a cabo en un edificio de propiedad municipal, pagado por todos los cartageneros y cartageneras, y que, con la excusa de que la gestión de las instalaciones se encuentra en manos privadas, haya sido permitido por el Ayuntamiento de Cartagena, una institución democrática a la que le corresponde velar por los  valores de libertad, democracia y justicia, por el cumplimiento de la ley y de los principios constitucionales. Por el contrario, el gobierno municipal, al no tomar medidas para prohibir la celebración de un acto que, en sí, supone un atentado a los valores democráticos, está atentando, de facto, contra los mismos.
Algo así no se lo merece la ciudadanía de Cartagena; algo así supone una ofensa, una agresión hacia los sentimientos de las personas demócratas de nuestro municipio; un atentado contra nuestras libertades que debemos combatir y denunciar con todas las fuerzas que seamos capaces.
Exigimos al Ayuntamiento de Cartagena que tome las medidas necesarias para evitar que una agresión de este tipo contra los valores democráticos se repita, que vuelvan a darse exaltaciones del franquismo o de cualquier otra dictadura. Lo que tuvo lugar en las instalaciones del Batel, no fue un ejercicio de la libertad de expresión, sino una agresión a la democracia, a la decencia, a la dignidad. Y este tipo de acciones no deben de consentirse porque para eso están las instituciones democráticas, para defender a la ciudadanía de las agresiones franquistas y fascistas, para defendernos de las agresiones a la libertad, para librarnos de la ignominia.

Cartagena, 12 de diciembre de 2019.
ASOCIACIÓN MEMORIA HISTÓRICA DE CARTAGENA

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar