Sociedad y Cultura

La ayuda de Cáritas llega a 95.046 personas en 2020, acompañando de forma especial a las familias y a la infancia en exclusión social

La ayuda de Cáritas llega a 95.046 personas en 2020, acompañando de forma especial a las familias y a la infancia en exclusión social

Cáritas Diócesis de Cartagena ha presentado en el palacio episcopal su memoria de actividadescorrespondiente al ejercicio 2020, un año marcado por la pandemia y la crisis económica y social que ha generado. Las cifras de inversiones e ingresos han sido explicadas por el equipo directivo de Cáritas en la Región de Murcia.

Este año, 30.660 personas acudieron de forma directa a Cáritas para participar en sus programas de acción social en la Región de Murcia. Esta cifra se traduce en 95.046 personas beneficiarias. El director de Cáritas, José Antonio Planes, señala que en el 62,48% de los hogares atendidos por Cáritas hay niños y jóvenes menores de edad”.

El fenómeno de la transmisión intergeneracional de la pobreza corrobora que 8 de cada 10 personas que han vivido situaciones de pobreza siendo niños, se encuentran en situación de pobreza y exclusión social en la etapa adulta. Para romper la herencia de la pobreza, Cáritas ha destinado el 16,39% de su presupuesto de 2020, 1.795719,63 €, y ha atendiendo a 2.168 menores en su programa de Infancia y familia que recoge proyectos de refuerzo educativo, ocio inclusivo, talleres familiares, centros de conciliación familiar y escuelas infantiles.

La implantación territorial se ha consolidado con 169 centros de Cáritas en la comunidad autónoma, con equipos permanentes de acogida y acompañamiento en los 45 municipios, que muestra la proximidad y cercanía de Caritas a las personas en riesgo o exclusión social de nuestra Región de Murcia.

El secretario general de Cáritas, Juan Antonio Illán, destaca que “desde el inicio de la pandemia y hasta la fecha, hemos apostado por redoblar esfuerzos para estar más cerca de los más vulnerables, acompañando la realidad de pobreza, dolor y fragilidad de las personas que tratan de salir adelante en esta crisis sanitaria, social y económica provocada por el Covid-19”

La campaña #LaCaridadNoCierra, supuso la apertura de forma permanente de los centros de Cáritas en los barrios y municipios para informar, orientar y atender a las personas. Las Cáritas parroquiales han demostrado ser los ojos, el corazón y los brazos tendidos de Cáritas.

Las respuestas de Cáritas en el 2020 han sido posibles gracias a la movilización social y a la explosión de solidaridad que la sociedad murciana mostró desde el inicio de la pandemia. Los donantes de Cáritas suben de 16.537 a 18.226 personas. Además, se duplican los socios, pasando de 1.011 a 2.162 personas en la Región de Murcia.

Los fondos propios de Cáritas han permitido a la institución mantener los proyectos de atención y promoción social, y emprender iniciativas encaminadas a crear nuevas oportunidades en colectivos como la infancia, las personas sin hogar y las personas desempleadas.

Empleo y Formación es el segundo gran programa de Cáritas en la Región de Murcia. La red diocesana para la mejora de la empleabilidad se ha extendido por barrios y pedanías de los municipios murcianos, destinando 1.635.192,40 € del presupuesto anual.

Se han ofrecido planes personalizados de búsqueda de empleo y mejora de su formación a 1.848 personas vulnerables. “Los proyectos de orientación e intermediación sociolaboral de Cáritas han contado con el apoyo del tejido empresarial de la Región de Murcia”, como apunta el director de Cáritas, José Antonio Planes. Se ha priorizado la inversión en orientación laboral y en acciones formativas como fórmulas para que las personas en riesgo de exclusión social puedan estar preparadas y acceder con éxito al mercado laboral, una vez que se produzca la reactivación económica.

Las dificultades en el acceso y mantenimiento de la Vivienda han centrado gran parte de los esfuerzos de Cáritas en el último año, atendiendo a un total de 1.554 personas. Coincidiendo con el Estado de Alarma, Cáritas gestionó tres centros para personas sin hogar, que se sumaban a la red de casas de acogida, albergues y centro de baja exigencia que mantenía de forma previa. El confinamiento sirvió para visibilizar el drama y la especial gravedad de las personas sin hogarque carecen de un hogar donde poder refugiarse, cuidarse o pasar el confinamiento inicial.

Una carencia que, si ya aumenta su vulnerabilidad de forma general, se vio agravada durante la pandemia alimposibilitarse espacios de higiene y/o aislamiento, así como la posibilidad de emprender proyectos individuales de recuperación personal y social, que han continuado posteriormente en otros recursos habitacionales de Cáritas.

En 2020 han sido muchas las personas que se han ofrecido a Cáritas para colaborar como voluntarios, siendo 3.048 personas voluntarias en las CáritasParroquiales y Proyectos Territoriales de Cáritas, respetando las medidas de higiene y distanciamiento social, atendiendo con seguridad y a la vez calidez y cercanía a todos los que se han acercado a Cáritas buscando ayuda.

En este sentido, el presidente de Cáritas y obispo de la Diócesis de Cartagena, Mons. Lorca Planes, señala “la sensibilidad, el compromiso y el alto grado de vinculación de las personas voluntarias con las desigualdades sociales que sufren sus vecinos, aportando soluciones transformadoras llenas esperanza”.

Datos Memoria 2020 de Cáritas en la Región de Murcia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba