Sociedad y Cultura

La Enfermería del Hospital Santa Lucía valida herramientas para medir el dolor de los pacientes pediátricos

La Enfermería del Hospital Santa Lucía valida herramientas para medir el dolor de los pacientes pediátricos

Más de un 70 por ciento de estos pacientes pueden tener dolor durante la hospitalización y su correcta valoración depende de la disponibilidad de las herramientas adecuadas

El trabajo de análisis ha obtenido el premio al mejor poster en el congreso de SOMUCA 2022 que se ha celebrado a nivel regional a finales del mes de junio

Un grupo de profesionales de enfermería del Hospital General Universitario Santa Lucía, Mª Teresa Roldán Chicano, Pedro José López Saura, Cristina Gómez Fernández, Cristina Gamboa Gil de Sola, José Martín Rodríguez y Mª Dolores Meroño Rivera, han realizado un proceso de selección de herramientas de valoración del dolor para los diferentes perfiles de población pediátrica.

Más de un 70% de los pacientes pediátricos pueden tener dolor durante la hospitalización, y su correcta valoración depende de la disponibilidad de las herramientas adecuadas.

Este trabajo en los diferentes procesos relacionados con la valoración y manejo del dolor en el ámbito pediátrico y neonatal ha obtenido el premio al mejor poster en el XIII congreso de Calidad Asistencial SOMUCA 2022 que se ha celebrado recientemente a nivel regional.

El trabajo explica el proceso de selección de herramientas de valoración del dolor para diferentes perfiles de población pediátrica: prematuro, neonato, etapa preverbal, niño a partir de 3 años y tiene en cuenta la presencia o no de procedimientos quirúrgicos o de deterioro cognitivo.

La elección de las escalas más adecuadas, que ha partido del método Delphi para definir los objetivos, seleccionar los participantes y la elaboración de los cuestionarios, ha integrado las características psicométricas de las herramientas, las preferencias del profesional y las opciones y continuidad en los registros de la historia clínica digital.

Para neonatos y prematuros se ha consensuado el uso de la escala de dolor neonatal, agitación y sedación (N-PASS) que es un método de evaluación para bebés.

Para niños en etapa preverbal la escala FLACC y para el niño con deterioro cognitivo escala r-FLACC en la que el especialista valora el dolor que está sufriendo el paciente en una escala que va de cero al diez, considerándose el cero un estado de felicidad en el que el dolor está completamente ausente y el diez un estado insoportable en el que paciente sufre el peor dolor imaginable.

Se llama FLACC porque el especialista debe fijarse en los siguientes elementos: “face” (F), expresión facial; “legs” (L), piernas; “activity” (A), actividad; “cry” (C), llanto; “consolability” (C), consolabilidad. El especialista valora cada una de estas categorías

En la Etapa verbal se ha consensuado el uso de las escalas Wong Baker y EVA. Estas herramientas muestran una serie de caras que van desde una cara feliz en 0 , o «sin dolor», hasta una cara de llanto en 10, que representa «duele como el peor dolor imaginable». Según las caras y las descripciones escritas, el paciente elige la cara que mejor describe su nivel de dolor.

Centro Comprometido con la Excelencia en Cuidados
Esta actuación es una de las estrategias que forman parte de implantación de la guía valoración y manejo del dolor en la que los profesionales del Hospital General Universitario Santa Lucia de Cartagena, acreditado como Centro Comprometido con la Excelencia en Cuidados, están desarrollando.

Los profesionales implicados en la mejora de los cuidados al paciente con dolor, además, enfocan sus actividades a la formación, difusión, investigación y el rediseño de procesos, procedimientos y formularios.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba