Universidad e innovación

La Región, pionera en la implantación de tecnología de bioelectrogénesis en una planta depuradora

La Región, pionera en la implantación de tecnología de bioelectrogénesis en una planta depuradora

 

La Comunidad ha invertido 461.603 euros en la estación experimental de Otos (Moratalla) 

Incorpora un innovador sistema basado en la utilización de bacterias electrogénicas y un lecho conductor para eliminar los contaminantes del agua 

 

La Región de Murcia es pionera en el ámbito internacional en la implantación de tecnología de bioelectrogénesis en una planta depuradora de aguas residuales. Este innovador sistema se basa en la utilización de bacterias para eliminar los contaminantes, sin necesidad de aportes externos de energía eléctrica. 

 

Para desarrollar esta planta experimental, ubicada en Otos (Moratalla), la Comunidad invirtió 461.603 euros, a través de la Entidad Regional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales (Esamur), encargada del diseño y gestión de dicha instalación. 

 

El director gerente de Esamur, Ignacio Díaz, señaló que “al no necesitar aporte externo de energía eléctrica para la degradación de la materia orgánica, lo convierte en un sistema idóneo para las pequeñas poblaciones aisladas, lo cual permite ahorrar en el proceso y convertirlo en más eficiente”. 

 

Díaz destacó que al ser un proceso basado en la naturaleza para depurar contaminantes y eliminar nutrientes, el impacto medioambiental es muy reducido o prácticamente nulo, “por lo que logramos otro de los objetivos que marcan nuestra actividad”. 

 

En su funcionamiento, esta planta utiliza microorganismos electroactivos capaces de producir electricidad a partir de contaminantes. Cuando depuran el agua, las bacterias eliminan los residuos, ya que son su fuente de carbono y energía. Para ello, establecen comunidades microbianas donde comparten recursos y productos, por lo que, al estar interconectadas, se pueden comer de forma más eficiente los contaminantes.  

 

Este sistema presenta, además, la singularidad de su capacidad de autorregulación, adecuando sus condiciones operativas a las necesidades de cada momento, mediante la instrumentación y el software de control con los que está dotado, que permiten que el sistema opere con total autonomía, lo que reduce considerablemente los costes de operación y mantenimiento. Además, se pueden observar y controlar las condiciones a través de un sistema con conexión wifi o por telefonía móvil. 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar