Universidad e innovación

La UMU visibiliza a una científica murciana pionera

 

La UMU visibiliza a una científica murciana pionera

El miércoles 1 de junio se celebra la conferencia ‘Una científica pionera: Piedad de la Cierva (1913-2007)’ impartida por Inmaculada Alva, a las 18:30 horas, en la Sala de Medios Audiovisuales del campus de La Merced.

Esta charla, que da continuidad al ciclo ‘Murcianospara el Recuerdo’, será impartida por una de las principales estudiosas a nivel nacional de la figura de Piedad de la Cierva, la doctora en Historia por la Universidad de Córdoba y en Teología por la Universidad de Navarra, Inmaculada Alva.

La Universidad de Murcia (UMU), a través de su Unidad de Cultura Científica y de la Innovación, y la Fundación Centro de Estudios Históricos e Investigaciones Locales de la Región de Murcia organizan este ciclo ‘Murcianos para el recuerdo’.

Siguientes ponencias

El ciclo se completará con otras dos charlas divulgativas. En la primera de ellas, Giovanni Zen, de la Universidad Camilo José Cela, dará a conocer la labor de Piedad de la Cierva en el Instituto de Óptica Daza de Valdés. Esta tendrá lugar el 8 de junio a las 18:30 horas en el Centro Cultural Las Claras.

Cerrará la actividad Carmen Magallón Portoles, catedrática de Física y Química de la Universidad de Zaragoza, con la charla ‘Mujeres y ciencia en el pasado: Instituto Rockefeller y Residencia de Señoritas’ el día 15 de junio a las 18:30 horas en la Sala Mariano Baquero, dentro del campus de La Merced.

Un total de cuatro conferencias con las que se pondrá en relieve la vida profesional de esta científica murciana, pionera en los estudios de radiación e industrialización del vidrio óptico. De la Cierva comenzó sus estudios en la UMU, convirtiéndose en la única mujer que cursaba formación universitaria en la institución durante su primer año. Pronto se trasladaría a la Universidad de Valencia, donde recibió el Premio Extraordinario de Licenciatura. Comenzó su labor investigadora en el Instituto de Física Teórica Niels Bohr en Dinamarca, y pronto, en 1936, volvería a España. Aquí obtendría sus principales aportaciones al mundo académico. De la Cierva inventó unas lentes antirreflectoras que permitían la visión nocturna y contribuyó a la industrialización del vidrio óptico, empleado años después en la creación de la fibra óptica.

“Que el legado de esta pionera española caiga en el olvido, como lo hizo su memoria, sería injusto y contraproducente, por ello, rescatar su historia sigue siendo a día de hoy una tarea pendiente. No se trata de reescribir la historia, sino de contarla bien, y de continuarla entre todas y todos, mujeres y hombres, como iguales”, resalta la responsable de la UCC+i, Delfina Roca.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba