Universidad e innovación

Las empresas familiares crecen en 2022 pero caen sus expectativas para el año que viene

Las empresas familiares crecen en 2022 pero caen sus expectativas para el año que viene

Durante este ejercicio han aumentado ventas y han creado empleo,  pero su confianza cae 17 puntos según el barómetro que elabora anualmente la Cátedra de Empresa Familiar Mare NostrumUniversidad de Murcia-Universidad Politécnica de Cartagena, promovida AMEFMUR con la colaboración de CaixaBank y la Fundación Cajamurcia

La principal preocupación es la escasez de personal cualificado. Para 2023 los principales desafíos se relacionan con la energía y la incertidumbre derivada de los acontecimientos internacionales

Las empresas familiares de la Región de Murcia van a cerrar 2022 con resultados positivos, creciendo las ventas y creando más empleo. Sin embargo, sus expectativas para el próximo ejercicio señalan un cambio de tendencia. Estas son algunas de las principales conclusiones del barómetro que elabora anualmente la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum Universidad de Murcia-Universidad Politécnica de Cartagena con la colaboración de la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (AMEFMUR) y el apoyo de CaixaBank y la Fundación Cajamurcia.

Ese estudio, realizado durante el mes de octubre y en el que han participado 126 compañías, muestra saldos netos positivos en todas las variables excepto en las exportaciones durante este año, lo que confirma recuperación de la actividad empresarial respecto a la crisis originada por la pandemia.

La mayor subida y el mayor saldo de la serie se produce en el precio de venta. En 2022, el 65,9% de las empresas ha aumentado el precio de sus productos/servicios. También ha crecido el empleo, el 52% de las empresas ha mantenido el empleo durante 2022 y el 31,7% lo ha aumentado. La cifra de negocio presenta saldos netos positivos, el 41,5% ha mejorado sus ventas en 2022.

Sin embargo, las expectativas para el futuro se dirigen en dirección contraria: señalan una reducción de las ventas y empleo para 2023. De hecho, el Índice de Confianza de las Empresas Familiares de la Región de Murcia, pasa de 16,9 (2021) a 1 (2022), aunque los resultados mejoran 6,8 puntos, las expectativas empeoran 38,4 puntos.

Estos datos han sido presentados por la rectora de la Universidad Politécnica de Cartagena, Beatriz Miguel Hernández; la vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Murcia, Alicia Rubio; por la consejera de Empresa, Empleo, Universidades y Portavocía, Valle Miguélez; la directora territorial CaixaBank de la Región de Murcia, Olga García; y por el coordinador del estudio y director de la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum UM-UPCT, Ángel Meroño.

Situación económica y empresarial

Estas expectativas están directamente relacionadas con la situación económica derivada de la invasión rusa de Ucrania, las históricas cifras de inflación o el endurecimiento de las condiciones monetarias, que amenazan a las principales economías.

Las previsiones de crecimiento de la Región de Murcia en 2022 se sitúan entre el 3,8% y el 4,6%. De cara al ejercicio 2023, “la desaceleración también es patente y mayor a la prevista en el conjunto de España. La especialización industrial de la Región de Murcia, su elevada propensión exportadora y la relevancia de las importaciones de fertilizantes y combustibles pueden hacerla más vulnerable ante la guerra de Ucrania”, ha explicado Ángel Meroño.

Estrategia y preocupaciones

En este contexto, el barómetro señala que, a la hora de competir, las empresas familiares siguen orientadas principalmente a ofrecer servicio por lo que un 66% apuestan por la calidad. Le sigue en importancia la eficiencia incrementando 7 puntos la apuesta por el control de costes.

Respecto a las preocupaciones durante 2022, la escasez de personal cualificado (46%) con una subida de 4 puntos respecto a 2021 pasa a ser el principal limitador de la actividad de las empresas familiares. La debilidad de la demanda (43%) con un descenso de 3 puntos se sitúa en segundo lugar. A continuación, aparece la presión competitiva (36%) y los aspectos legales (30%).

Para 2023, los factores externos que más preocupan son, en primer lugar, la cuestión energética (10% de las menciones) y la incertidumbre provocada por los acontecimientos que sacuden el panorama internacional (10% de las menciones), principalmente por la invasión de Ucrania. En un segundo escalón sigue preocupando el acceso a las materias primas (7%) y la inflación (7%). Los siguientes elementos son la confianza en la economía (5%), la presión fiscal (4%), la debilidad de la demanda (3%) y la desconfianza política (3%). En lo referente al modelo de negocio, la principal preocupación son el control de costes (7%). Le sigue conservar o aumentar las ventas de la empresa (5%), la gestión de la dimensión familiar (4%) y la calidad (3%).

Dimensión familiar

Los objetivos empresariales continúan siendo más importantes que los familiares, aunque en 2022 experimentan un leve descenso. La reputación empresarial ocupa el primer lugar (8 sobre 10), y este año pasa a ocupar el segundo lugar la supervivencia (7,3 sobre 10), le sigue la independencia financiera (7,1). El principal objetivo familiar es conseguir la implicación de la familia propietaria (7,9 sobre 10); también destaca el interés por mantener el control familiar de la empresa (6,9 sobre 10).

En cuanto al gobierno corporativo, la opción de no realizar cambios sigue siendo mayoritaria (63%) pero con una caída de 3 puntos. El 22% de las empresas se plantea transmitir la empresa a la siguiente generación, alcanzado el 42% de empresas en primera generación. Con referencia a la planificación y gobierno, aumenta hasta 48% las empresas con Consejo de Administración, sin embargo, disminuyen 10 puntos hasta 39% las empresas con plan estratégico.

Universidad y Empresa

Más allá de los estudios de grado, la Universidad proporciona una serie de servicios orientados a mejorar la innovación y profesionalización de las empresas. La formación continua es el servicio más conocido (72%), siendo usado por el 22% de las empresas. El más usado (40%) son las prácticas de alumnos y las bolsas de empleo.

A la vista de los resultados, los autores proponen: por un lado, mejorar la oferta de formación continua (contenidos, orientación, flexibilidad…) para alcanzar los dos tercios de empresas que la conocen, pero no la usan; y, por otro lado, siendo muy elevada la satisfacción de los servicios de transferencia de conocimiento y tecnología, se deben potenciar las vías para que las empresas conozcan y puedan beneficiarse del conocimiento e investigación que atesora la Universidad.

 

BarometroEmpresaFamiliar

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba