Economia

Las reparaciones habituales de tu secadora al alcance de su mano

Las reparaciones habituales de tu secadora al alcance de su mano

Si consultaran cuál es el electrodoméstico más importante de la casa, las personas nombrarían varios de ellos, pero no creo que uno clave: la secadora.

En los días de humedad, lluvia y escasos de sol, es cuando más queda visible que es uno de los artefactos eléctricos más indispensables en el hogar. Es la que permite que nos podamos vestir, que las prendas estén secas y con olor a limpio, no a humedad.

Así como es de necesario este electrodoméstico, es propenso a sufrir averías. Te vamos a señalar a continuación algunos consejos para que tu secadora se deteriore lo menos posible con el uso cotidiano, e incluso para poder sacarle jugo y beneficiar hasta tu bolsillo.

El mantenimiento de los electrodomésticos es fundamental. Con eso nos referimos que no siempre hay que acudir al servicio técnico ante una dificultad o avería, sino que una revisación de la secadora cada determinado periodo de tiempo, dependiendo el uso al cual se exponga, esto es altamente recomendable. Pero, si logramos tener un uso consciente y cuidado de nuestra secadora, extenderemos su vida útil y la disfrutaremos por más tiempo.

Una tarea obviada por muchos y no solo en la secadora, sino en lavadoras y campanas extractoras de aire, es la de quitar las pelusas que van quedando luego de los procesos. Tanto en los filtros como en las zonas de alrededor de las puertas de cierre. Parece insulso y sin importancia, pero si los filtros se encuentran obstruidos por residuos, la secadora trabajará exigida, forzando cada pieza para lograr finalizar con el ciclo de secado indicado, y esto traerá a futuro problemas eléctricos.

Una avería muy común se hace sentir cuando la secadora hace ruido al girar. Muchas veces, las personas interrumpen el proceso de secado, y tienden a abrir la puerta o tapa, lo que genera automáticamente que frene de 3000 revoluciones por minuto a cero. De más está decir que esto daña por completo el artefacto, y deja una sensibilidad y propensión a nuevos ruidos. A su vez, los ruidos también pueden provenir de otro sector, como ser que el electrodoméstico no este uniformemente alineado, es decir, en su correcta posición.

Otra forma de sobrecargar la secadora es incorporándole mucha ropa. El tambor debe estar entre el 60% y 75% completo, si tuviera menos o más que esa cantidad, le llevará más tiempo en terminar con su proceso de secado, y por ende, mayor consumo de energía. Y se debe recordar que las prendas están mojadas, y por ende, pesan más. Lo ideal es que ingresen lo más secas posible a las secadoras, sobre todo las que trabajan con calor. Es interesante saber leer las nuevas etiquetas de consumo eléctrico para no gastar de más. Recomendamos que se tengan en cuenta las etiquetas de las prendas, respecto de los tejidos y las temperaturas adecuadas para su lavado y secado, para mantenerlas como nuevas, y evitar que se estropeen y achiquen.

Muchas veces, suele suceder que se sobrecaliente el motor producido por las sobrecargas que detallábamos. Pero las secadoras vienen con un sistema en el que dejan de funcionar automáticamente cuando esto ocurre, con el fin de aguardar a que baje la temperatura del motor. Recomendamos que se contacte de inmediato con empresas que se dedican a la reparación de electrodomésticos. Cuentan con técnicos especializados y se encuentran en cada rincón de España, con amplios horarios de atención.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba