Región

Podemos acusa a López Miras de “convertirse en un sátrapa, dispuesto a comprar voluntades y cambiar las leyes con tal de seguir en el cargo”

Podemos acusa a López Miras de “convertirse en un sátrapa, dispuesto a comprar voluntades y cambiar las leyes con tal de seguir en el cargo”

María Marín asegura que el presidente “sigue arrastrando a la Región de Murcia hacia su estercolero” mientras su gobierno “destina 20 veces menos que otras comunidades en ayudas directas a pymes y trabajadores autónomos”

La Región de Murcia no tendrá desde hoy límite de mandatos para su presidente autonómico. Así lo han aprobado esta mañana los 16 diputados del Partido Popular junto a los 7 tránsfugas que López Miras “compró” para evitar perder el poder durante la moción de censura. Para la portavoz de Podemos en la cámara autonómica, lo vivido esta mañana es “el penúltimo acto de una farsa, una burda comedia que comenzó cuando López Miras decidió convertir en consejeros a diputados de que habían firmado 24 horas antes una moción de censura contra su presidencia”. La diputada ha asegurado que en la Región de Murcia “se ha revertido el resultado de las últimas elecciones, que López Miras perdió”, para “sin permiso de las urnas, haber conseguido tirando de la chequera de todos y todas, una mayoría absoluta ilegítima y antidemocrática, a pesar de tener menos de un tercio de los votos”. Marín ha considerado que el presidente regional es “un perdedor nato, sin ideas, sin carisma y sin ningún tipo de principios”, algo que queda demostrado con esta reforma “para autoperpetuarse en el poder, cuando hace sólo 7 años aprobaban el límite de mandatos”.  

La reforma para eliminar esta limitación convierte a López Miras, según Podemos, en “un sátrapa, un vulgar dictadorzuelo y un déspota” que sólo gobierna para su propio beneficio. Así, la diputada ha recordado que en abril de 2020, “en plena pandemia”, la Asamblea Regional aprobó unos presupuestos “con recortes en material sanitario, pero con una importante subida de sueldo para el presidente”, ya que, como el propio López Miras intentó justificar, “tenía que subirse el sueldo para ganar más que el resto de los cargos de su gobierno”. Esa era, tal y como indica la portavoz de Podemos, “en el peor momento de la historia reciente, la única preocupación del Gobierno regional”, mientras el personal sanitario luchaba frente a la covid sin medios humanos y materiales suficientes” y mientras las empresas, autónomos y trabajadores “seguían esperando a que el Gobierno regional se acordase de ellos y legislase para ayudarles con la misma celeridad con la que se sube el sueldo del Presidente, o con la que cambia las leyes para poder seguir aferrado al sillón”.

Para Marín, López Miras sigue arrastrando a la Región de Murcia “hacia un estercolero de indignidad y corrupción”, haciendo que la comunidad autónoma “sea noticia todos los días por sus escándalos”. La diputada ha recordado que los altos cargos del Partido Popular empezaron el año “robando vacunas a los sanitarios de primera línea y a los más vulnerables, en el peor momento de la tercera ola”, mientras que en marzo “con la compra de diputados tránsfugas llevaron a la Región de Murcia de nuevo a abrir informativos con las vergüenzas antodemocráticas de su presidente”. “El colofón de la falta de ética” llegó para la diputada morada, a principios de este mes “cuando todos los ciudadanos y ciudadanas descubrieron, gracias a una investigación periodística, que este presidente sátrapa se dedica a pedir favores para Teodoro García Egea y obligar a los médicos a colar a sus familiares”. “Las normas, los protocolos de vacunación y las listas de espera son para el resto de los mortales, pero no para ellos”, ha resumido Marín.

En cuanto a la comparación que el Gobierno regional establece con otras comunidades como Extremadura y Castilla La Mancha, Marín ha asegurado que “es acertado y consecuente que López Miras reconozca que su modelo es el de los barones”, a quienes considera “de lo más rancio y casposo de España”. Para la diputada, García Page y Fernández Vara son “dos señores que no representan ni a las bases de su partido, que en los últimos años han tomado afortunadamente otro rumbo”. Además, ha señalado como una farsa las “peleas de gallos por el agua y el trasvase” que López Miras y el presidente manchego montan en cuanto no hay focos de por medio, cuando en realidad son “dos espejos que se copian el uno al otro, sea por los indultos o sea para modificar las normas de juego para mantenerse en el poder a toda costa”. Sin embargo, Marín también ha señalado que existe “una pequeña diferencia entre los casos de esas comunidades autónomas y lo que hemos vivido en la Región de Murcia”, ya que “ni el presidente extremeño ni el presidente castellano-manchego se han comprado 7 diputados para tener mayoría y poder cambiar esas reglas”. Los dos tuvieron mayoría absoluta en las urnas, mientras López Miras, tal y como recuerda la diputada, “sacó menos de un tercio de los votos”.

La portavoz de Podemos ha advertido que puede que no sea “la última fechoría del Gobierno regional”, haciéndose eco del rumor que recorre la cámara y los medios de comunicación de la Región que aseguran que López Miras pretende cambiar otra ley fundamental, la Ley Electoral de la Región de Murcia, “para subir la barrera electoral del 3% al 5% de los votos”. Todo ello, “a sabiendas de que la reforma del Estatuto de Autonomía que ya se está tramitando en el Congreso establece una mayoría cualificada de dos tercios para cambiar esa Ley Electoral”.

Por último, Marín ha comparado la gestión de López Miras durante la pandemia con la de otras comunidades autónomas con gobiernos en los que está presente Podemos, como la Comunidad Valenciana. La diputada ha asegurado que mientras el presidente murciano “utiliza el poder para su propio beneficio, para subirse el sueldo, comprar diputados, colar a los suyos en el turno de vacunación y presionar a profesionales para que los familiares de los altos cargos del PP, como Teodoro García Egea, puedan saltarse las listas de espera y acceder a quirófano por la vía rápida”, el Gobierno de la Generalitat Valenciana “ha destinado 280 millones en ayudas directas para pymes, autónomos y trabajadores en ERTE con fondos propios”. Frente a estas medidas de apoyo a los sectores más afectados por la crisis que ha emprendido el gobierno del botánico (PSPV, Unidas Podemos y Compromís), la Región de Murcia sólo ha destinado 14,5 millones a este efecto, es decir, “20 veces menos que la inversión realizada en la comunidad vecina”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba