Actualidad

Refuerzo en la desinsectación de la Marina del Carmolí, las Salinas de Marchamalo y Lo Poyo.

La concejalía de Sanidad del Ayuntamiento de Cartagena ha iniciado el refuerzo de los trabajos para la desinsectación de las zonas afectadas por los encharcamientos producidos en la Marina del Carmolí, las Salinas de Marchamalo y los terrenos de Lo Poyo. El cierre de pozos de riego tiene como consecuencia el aumento del nivel freático de la zona del municipio colindante al Mar Menor, lo que ha ocasionado que los humedales protegidos, además de la zona de campo colindante a Los Urrutias hacia la Carretera del Algar, tengan agua permanente y desarrollen larvas con las temperaturas cálidas que existen en la Región.

La dificultad de actuar en estos espacios radica en que estos tres focos se encuentran catalogados como zonas protegidas, por lo que los tratamientos deben hacerse de manera manual. El principal problema se encuentra en la gran cantidad de maleza que hay en los caminos y canales y que dificulta el acceso a las zonas de tratamiento. Por ello, desde la Concejalía de Sanidad se ha solicitado la colaboración de la Dirección General de Medio Natural en dos sentidos: por un lado, para conceder los permisos necesarios para la realización de este trabajo en estas zonas protegidas; y por otro, para requerir a la Comunidad Autónoma que lleve a cabo el desbroce de las mismas.

A estos tratamientos se unen los que el Ayuntamiento de Cartagena realiza en las zonas urbanas afectadas por dichos humedales. Estos trabajos consisten en refuerzo de vehículos de tratamientos y de personal asignado a los trabajos de control de mosquitos (priorizando el control larvicida en las zonas encharcadas con productos biológicos). A pesar de que muchas de estas zonas no son competencia municipal, el Ayuntamiento ha decidido asumir el coste de dichos tratamientos en beneficio de los vecinos de la zona, reforzando los tratamientos en los tres humedales antes descritos. En cuanto al resto del término municipal, las actuaciones prosiguen y se realizan los tratamientos programados que vienen haciéndose todos los años, sin descuidar ninguna diputación y atendiendo el cien por cien de los avisos ciudadanos recogidos en la Concejalía.

El teniente de alcalde y concejal del área, Manuel Padín, ha recordado que estos trabajos se desarrollan durante todo el año y, ahora, se han visto reforzados con el plan de choque extraordinario puesto en marcha por su Concejalía y el área de Descentralización para abarcar más territorio municipal en menor tiempo ante la llegada de las altas temperaturas.

La acción contra los mosquitos es constante cada día y así se demuestra dando respuesta a todos los avisos que nos llegan a la Concejalía”, ha indicado el edil, quien ha añadido que “sabemos el malestar que ocasionan estos insectos en los ciudadanos y por eso no hemos parado ni un segundo y seguiremos trabajando para tratar de paliar esta situación”. “Eso sí, requerimos la colaboración de todos los ciudadanos para que nos ayuden en los mantenimientos de sus parcelas privadas y sus jardines”, ha añadido el teniente de alcalde.

Sobre el plan de choque extraordinario, el concejal de Sanidad ha explicado que la primera de las cinco actuaciones previstas en las diputaciones ha concluido de manera satisfactoria, aunque hubo que posponer los trabajos unos días a causa del viento. Quedan aún pendientes otras cuatro tandas de fumigacionesque se llevarán a cabo este mismo mes de junio, en julio y en agosto.

Notificación a propietarios

Entre otras actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento dentro del plan general de choque se encuentra el notificar a los propietarios de los terrenos para que adecuen y traten las zonas con aguas estancadas de titularidad privada, en concreto y muy especialmente a los propietarios de las Salinas de Marchamalo, que, debido al estado de abandono de los últimos años, la acumulación de agua dulce en sus charcas hace que se desarrollen larvas de mosquitos con la consiguiente molestia a las zonas limítrofes. También se ha instado a la Dirección General del Medio Natural para que realice los trabajos de control biológico de mosquitos en las antiguas Salinas del Rasall de Calblanque, ya que ese foco está ocasionando que esos mosquitos, lleguen a poblaciones cercanas como Cala Reona, Cala Flores, Los Belones o La Manga Club; y que proceda a su tratamiento con productos biológicos y adecuación del entorno.

Servicio puerta a puerta

Las actuaciones también se centran en el mosquito tigre con un servicio puerta a puerta, localizando zonas de desarrollo en zonas privadas y asesorando a los vecinos los pasos que deben de seguir para eliminar dichos focos. Desde la entrada de la Región de Murcia en la Fase 2 de la desescalada se recomienda a los vecinos cuya segunda residencia se encuentre en las playas cartageneras, que abran sus casas y desequen piscinas y aguas estancadas, así como limpiar maleza y adecentar parcelas y jardines. Y es que, los mosquitos ponen sus huevos en el agua, donde trascurre su estado larvario, eclosionando a altas temperaturas propias de esta época del año y cuando llegan a estado adulto se camuflan en la maleza y la vegetación.

Se recuerda que el teléfono de avisos es el 968128957, aunque el ciudadano también puede colaborar en gran medida, por ejemplo, vaciando semanalmente o poniendo boca abajo recipientes que acumulen agua, platos de macetas, jarrones o bebederos de animales. Además, se puede prevenir la proliferación de mosquitos tapando herméticamente lo que no se pueda vaciar, como depósitos, aljibes o bidones y cubriendo los respiradores con mosquiteras ajustadas, deshacerse de basuras o residuos que puedan acumular agua de lluvia; así como aplicar lejía para desinfectar sumideros y canaletas, y mantener las piscinas y balsas limpias y perfectamente cloradas.

Asimismo, desde Sanidad destacan que se continúa con el sistema de vigilancia entomológica del mosquito tigre que realiza la empresa concesionaria del Ayuntamiento junto al servicio de Sanidad Ambiental de la Dirección General de Salud Pública. Con estos trabajos se han colocado 86 ovitrampas para detectar lugares de cría en 43 puntos de muestreo. Las trampas se colocan a la sombra, escondidas bajo vegetación, y consisten en unos recipientes oscuros con una tablilla en su interior donde las hembras ponen sus huevos. Estas tablillas se recogen cada 15 días para su estudio, siendo sustituidas por otras nuevas, y son analizadas quincenalmente en el laboratorio de Biología de la Universidad de Murcia (UMU).

 

Galería de Imágenes.

Desinsectación de la Marina del Carmolí, las Salinas de Marchamalo y Lo Poyo
Desinsectación de la Marina del Carmolí, las Salinas de Marchamalo y Lo Poyo
Desinsectación de la Marina del Carmolí, las Salinas de Marchamalo y Lo Poyo

Volver al listado

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba