Sociedad y Cultura

Una tesis del Hospital Santa Lucía demuestra la seguridad del Sugammadex para restaurar la función muscular después de las cirugías

Una tesis del Hospital Santa Lucía demuestra la seguridad del Sugammadex para restaurar la función muscular después de las cirugías

Estas conclusiones forman parte del trabajo de la facultativa especialista del servicio de Anestesia y Reanimación del recinto hospitalario, Beatriz Aguilera Alcaraz

Una tesis realizada en el Hospital General Universitario Santa Lucía demuestra que la cirugía mayor ambulatoria es segura cuando se utiliza Sugammadex, un reversor específico del bloqueo neuromuscular, y que a los pacientes a los que se administró este fármaco sufrieron menos complicaciones respiratorias postoperatorias y tuvieron mayores niveles de oxígeno en sangre que aquellos pacientes en los que no se utilizó dicho fármaco.

Estas conclusiones forman parte del trabajo de la facultativa especialista del servicio de Anestesia y Reanimación del recinto hospitalario, Beatriz Aguilera Alcaraz en su tesis ‘Seguridad en el Uso de Bloqueantes Neuromusculares y su Reversión con Sugammadex en Pacientes Sometidos a Cirugía Mayor Ambulatoria’ realizada dentro de los programas de Doctorado de la UMU y dirigida por el doctor Javier Orozco Montes, Jefe de Servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital Santa Lucía, y por el doctora Gloria Veiga Ruiz.

Así, el objetivo principal ha sido evaluar si el Sugammadex era seguro en la cirugía mayor ambulatoria puesto que hasta la fecha no se había demostrado su seguridad en aquellos pacientes que son dados de alta del hospital el mismo día de la cirugía.

Para ello, se revisaron los casi 2000 pacientes intervenidos bajo anestesia general en el Hospital Santa María del Rosell desde 2013 hasta 2016. Aunque este hospital cuenta con una planta de hospitalización para pacientes postquirúrgicos, la inmensa mayoría de los pacientes son intervenidos en régimen de cirugía mayor ambulatoria, permitiendo de este modo que se opere un alto volumen de pacientes sin que se merme la seguridad.

Se requiere de relajación muscular para facilitar algunos procedimientos quirúrgicos. Si no se revierten completamente después de la cirugía, los efectos de la relajación muscular quizá provocaran debilidad muscular permanente, problemas respiratorios, infección pulmonar y recuperación retardada. En la actualidad, se utilizan fármacos de la misma familia para restaurar la función muscular después de la cirugía. Sin embargo, estos fármacos no son efectivos en todas las situaciones.

Los relajantes musculares son unos fármacos que mejoran las condiciones quirúrgicas en determinadas intervenciones y facilitan el manejo de la vía aérea, pero que también se asocian a una mayor incidencia complicaciones respiratorias postoperatorias, por lo que muchos anestesiólogos trataban de evitarlos en cirugía mayor ambulatoria. Según los resultados de esta tesis, revertir el efecto de un relajante neuromuscular con sugammadex es tan seguro como no utilizar relajación neuromuscular, por lo que podría favorecer que se adoptase dicha técnica anestésica entre los anestesiólogos, ya que administrar relajantes musculares durante la anestesia general tiene otras ventajas que aumentan la seguridad de la cirugía.

Los resultados obtenidos por la doctora Aguilera también mostraron que los pacientes en los que se utilizó Sugammadex tenían una menor incidencia de desaturación (descenso de oxígeno en sangre) tras la cirugía que cuando no se administraba, y en el que caso de que ocurriera era de menor gravedad. Durante ese periodo de tiempo, ningún paciente en los que se administró Sugammadex tuvo que quedarse ingresado por complicaciones respiratorias. Por último, se identificaron otros factores de riesgo de complicaciones respiratorias, como la obesidad y el uso de opioides para el tratamiento del dolor.

En la actualidad, más de la mitad de las intervenciones quirúrgicas se realizan de manera ambulatoria, siendo el Hospital del Rosell un referente regional en este tipo de cirugía por el alto volumen de intervenciones que se realizan dentro de esta modalidad quirúrgica. Este hospital cuenta con un área quirúrgica dotada con 10 quirófanos utilizados por todas las especialidades quirúrgicas del Área de Salud de Cartagena y la Unidad del Dolor, una unidad de recuperación postanestésica,  una zona de CMA y una planta de hospitalización quirúrgica. Además, la reciente apertura de una nueva Unidad dependiente del servicio de Medicina Intensiva por la pandemia Covid podría, en un futuro próximo, posibilitar que se intervengan pacientes de mayor complejidad en este centro hospitalario.

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba