Actualidad

Urbanismo da luz verde a las zonas de bajas emisiones en El Casco y en El Ensanche

La ordenanza que regulará estos entornos urbanos pretende incentivar el uso de medios de transporte alternativos al coche para mejorar la salud medioambiental y reducir las emisiones de los contaminantes de los vehículos de motor en un 30%

La Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente, reunida esta mañana bajo la presidencia de la concejal del área, la vicealcaldesa Ana Belén Castejón, ha dictaminado favorablemente la propuesta de aprobación inicial de la ordenanza que regulará el establecimiento de las Zonas de Bajas Emisiones en Cartagena, una normativa que busca principalmenteincentivar el uso de medios de transporte alternativos al coche para mejorar la salud medioambiental y reducir las emisiones de los contaminantes de los vehículos de motor en un 30%.

El dictamen ha contado con las abstenciones de los concejales de MC Cartagena y de Unidas Podemos Izquierda Unida Verdes Equo; mientras que los de Vox, han votado en contra.

Cartagena será el tercer Ayuntamiento de España, tras Madrid y Barcelona, en contar con una ordenanza de este tipo, tal y como marca la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética para municipios de más de 50.000 habitantes.

Como ya explicó la alcaldesa, Noelia Arroyo, cuando el proyecto de ordenanza salió de la Junta de Gobierno municipal, con ella «se persigue, entre otras medidas, reducir el tráfico, impulsar el transporte público y los vehículos eléctricos, la construcción de más carriles bici y zonas semipeatonales, o reducir la circulación en áreas urbanas concretas y en horarios específicos, estableciendo límites de velocidad inferiores a 50 km/h

«Nuestro objetivo es reducir las emisiones de CO2 de los vehículos un 30% en la próxima década para hacer de la ciudad un lugar más amable y menos contaminado«, señaló la alcaldesa; quien puntualizó que la ordenanza no plantea restricciones de acceso a las calles de la ciudad ni prohibiciones a los usuarios del vehículo privado, aunque sí fomentará el uso de alternativas más sostenibles con estrategias para reducir de manera considerable el tráfico rodado,” algo que vamos a desarrollar en colaboración con la Universidad Politécnica de Cartagena”.

En Cartagena, la situación es diferente a otras grandes ciudades como Madrid o Barcelona, al tener buena parte del centro histórico está peatonalizado y por tanto limitado al acceso de vehículos, por lo que para reducir los contaminantes y mejorar la calidad del aire habrá intervenciones urbanísticas y de fomento del uso del autobús urbano y de la bicicleta«.

Por otro lado  se prevé el desarrollo en el Ensanche de la primera ‘súper manzana’ de la Región, de manera gradual y consensuada con vecinos y comerciantes y el resto de colectivos implicados, a través de un proyecto piloto que se extenderá en función de los resultados.

La norma pretende además incrementar la seguridad vial y la convivencia de los distintos modos de transporte, protegiendo la salud de las personas a través de la mejora sustancial de la calidad del aire, y fomentando el transporte público y su intermodalidad así como la movilidad peatonal y ciclista, el desarrollo de la movilidad eléctrica y la movilidad menos contaminante y los vehículos de uso compartido.

Para ello se plantea armonizar y ordenar los distintos usos de las vías y espacios públicos urbanos y la racionalización del espacio de estacionamiento tanto en superficie Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) y las Zonas de Aparcamiento Vecinal (ZAV), reservas para personas con movilidad reducida, distribución de bienes y otras funciones) como de los aparcamientos municipales.

La normativa municipal también contempla nuevas realidades como los vehículos de movilidad urbana y el desarrollo de hábitos ciudadanos que ayuden en la lucha contra el cambio climático y la mitigación de sus efectos en las ciudades.

En su elaboración se ha tenido en cuenta la jurisprudencia establecida por los distintos estamentos judiciales para los casos de Madrid y Barcelona, donde se restringieron derechos e impusieron obligaciones que generaron un perjuicio económico a los ciudadanos.

Por ello su planteamiento se basa en la corresponsabilidad ciudadana incidiendo en el fomento de la movilidad sostenible, la incentivación de las alternativas menos contaminantes para el desarrollo de la movilidad urbana y la educación ciudadana como ejes principales de su articulado.

ZONAS DE BAJAS EMISIONES

La zona de bajas emisiones (ZBE) de la ciudad de Cartagena será el área delimitada por dos conjuntos distintos sobre los que se regula. De un lado, la zona del Casco Histórico que comprende el perímetro creado por la calle Real, calle Carlos III, calle capitanes Ripoll, Avenida trovero Marín, la cuesta del Batel y el Paseo Alfonso XII.

En el interior de este perímetro se fomentará la progresiva peatonalización del espacio público permitiendo el tráfico rodado de acceso a las viviendas de los vecinos y el transporte de mercancía de los comerciantes, y monitorizando los niveles de contaminación.
El otro conjunto será el del Ensanche delimitado por el perímetro que forman el Paseo de Alfonso XIII, La Alameda de San Antón, la Avenida Reina Victoria y la calle Juan de la Cosa.

En esta zona se fomentará el calmado del tráfico mediante la implementación de supermanzanas que conjuguen la mejora del espacio público con la desincentivación del tráfico rodado motorizado de transición urbana, pudiendo estar el Ayuntamiento facultado a establecer restricciones de uso y acceso en determinados casos.

DESESTIMACIÓN DE RECURSOS

Con los votos favorables del Gobierno municipal y las abstenciones de los tres grupos de la oposición, MC Cartagena, Vox y Unidas Podemos Izquierda Verdes Equo, la Comisión ha dado luz verde a la desestimación del recurso de reposición interpuesto por la mercantil CONSPROCON, SL. contra el acuerdo del pleno del Ayuntamiento del pasado mes de abril por el que se suspendía la tramitación de la Modificación puntual estructural del Plan General de Cartagena en el Sector CP2 de Cabo de Palos.

La desestimación permite no obstante a la empresa seguir adelante con todos los trámites de carácter ambiental previos a la aprobación inicial de la modificación, que no podrá llevarse a cabo mientras siga vigente la actual Ley del Mar Menor.


Volver al listado

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba