Región

VERDES-EQUO RM RECLAMA UNA REVISIÓN DE LA LEGISLACIÓN RELATIVA AL TRANSPORTE DE ANIMALES VIVOS

VERDES-EQUO RM RECLAMA UNA REVISIÓN DE LA LEGISLACIÓN RELATIVA AL TRANSPORTE DE ANIMALES VIVOS

La situación sanitaria de las 900 reses que están a bordo del buque de ganado Karim Allah, en el puerto de Cartagena, tras dos meses de estar a la deriva por el Mediterráneo, con la muerte de 15 ejemplares durante el trayecto, y la necesidad del sacrificio de las reses restantes, pone en evidencia el maltrato y el sufrimiento al que es sometido el ganado durante su transporte, según el partido Verdes-EQUO de la Región de Murcia.

Las condiciones en las que se encuentran los animales durante su traslado, sobre todo en trayectos de larga duración, a menudo contravienen lo establecido por el Código Sanitario de Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal. Hacinamiento, imposibilidad de movimiento por parte de los animales, alimentación deficiente, son algunos de los males que afectan al ganado a la hora del transporte.

Cada vez más organismos internacionales contemplan el reconocimiento de los derechos de los animales como un derecho a tener en cuenta, y no solo verlos como simples organismos que almacenan carne para el consumo. Muchas son las voces que consideran a los animales como seres sintientes. Así, en el Tratado del Funcionamiento de la Unión Europea, de 2010, en su artículo 13, se afirma que los Estados miembros tendrán plenamente en cuenta las exigencias en materia de bienestar de los animales como seres sensibles. En 2012, en la Declaración de Cambridge sobre la Conciencia, firmado por 13 destacados neurocientíficos, se ha demostrado la capacidad de los organismos del reino animal para percibir su propia existencia y el mundo a su alrededor.

En base a estas conclusiones, desde Verdes-EQUO RM reclamamos que la legislación española y europea tenga en cuenta estos postulados, y que el mercado internacional de transporte de animales vivos sea mucho más restrictivo. Desde el partido verde apostamos, por un lado, por la reducción en el consumo de carne, ya que la industria cárnica es responsable del 14,5% de las emisiones de CO2, agravando así el cambio climático. Y, por otro, se debe consumir localmente la carne producida, asegurando una vida sana y en libertad de los animales, por medio de la ganadería extensiva, evitando el transporte de larga distancia que acrecienta el sufrimiento animal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba