Opinion_Actualidad

Amistades peligrosas, por Ramón Galindo

Y con esto poco a poco y con una hora más de pandemia, empieza el nuevo estado de alarma, que aunque tenga que ser renovado quincenalmente, Sánchez su pareja de hechos con sus nuevas y peligrosas amistades no tendrá problema alguno para restablecer cada dos semanas, y así decretar sin impedimento alguno, cuanto les parezca.

Y se acabó la moción de censura. Nadie parecía saber exactamente hacia quien iba dirigido el espolón de proa de la nave de VOX, pero lo que ha quedado claro es, que Casado –él solito- le ha mostrado tentando toda su amura de estribor (derecha) contra el puntiagudo pivote delantero, quedándose clavado el buque pepero como un michirón en un palillo. Todo esto bajo el regocijo de Sánchez e Iglesias, que con poco trapo y casi sin arrancada, permanecían en Stan by sin necesidad de fondeo. Pablo Casado no solo que no se ha abstenido, sino que se ha ido a acoger al vocablo favorito del hasta hora su máximo adversario “NO es NO” sacrificando de antemano al único que en un futuro lo podría haber ascendido a Almirante de la flota. Si bien lo que pudimos ver, es al líder de un Partido Popular dando satisfacción a socialistas y comunistas, que excepto en Galicia “el Popular menos Popular de todos los populares” pues allí de todos es sabido que por herencia de Fraga, son más de Núñez Feijóo que de otra cosa, los últimos buques que le quedan a flote a Casado son Murcia, Andalucía y Madrid, compartidos con Ciudadanos y reflotados por VOX que loablemente a cambio no pidieron ningún sillón abordo.

Si bien es cierto que las portadas de los periódicos del día siguiente daban como vencedor al líder Popular, no es menos cierto que a las puertas de los locales de VOX se formaron colas para afiliarse, teniendo que ampliar los horarios hasta ayer mismo y bastante tarde.

Esto no denota nada más claro, que la estrategia de Casado era recuperar los votos perdidos, pero no podían ser los de las dos bandas, por lo que decidió sacrificar estribor (derecha) a sabiendas que por su inanición y su ambigüedad en materias de emigración ilegal, “okupación”, su tibia postura opositora más el arrastre del pesado lastre de la corrupción, se le inundaban las sentinas y le han hecho zozobrar por estribor (derecha) y ceñir a babor (izquierda) con objeto de intentar arrebatarle a Arrimadas, los despojos del naufragio de Ciudadanos, pues ella, aún a flote pero agarrada a una tabla se dejará llevar por la corriente, a la espera de ver quien la rescata y la sube a bordo.

También es posible que el líder Popular, al que tantos al principio creyeron ser buen navegante, pese a su dudoso máster y su pasado al mando de la fotocopiadora y la cafetera de Génova se haya mirado en el espejo de Adolfo Suarez (González, no Illana por supuesto) y su viraje al centro le haya hecho posicionar “la caña a la vía” (centrar timón) sin disparar ni una sola andanada por las baterías de la banda de babor (izquierda) y con el costado de estribor (derecha) haciéndole aguas, sin municiones en su artillería diestra, quizá para pactos secretos como el que pudiera haber hecho a Sánchez arriar las velas de la reforma judicial y quedarse al pairo como allí mismo ratificó, incluyendo las descargas que le alcanzaban desde Bruselas.

Pero desarbolado y con vías de agua en la “obra viva” (por debajo de la línea de flotación) aunque en política siempre se ha dicho que dos más dos nunca son cuatro ¿Quién sabe si los futuros pactos de gobierno podrán ser PP-PSOE? De Sánchez no cabría la menor duda aunque mil veces lo negara con tal de seguir navegando en Falcon, y de Casado visto lo visto tampoco. Quizá el plan sea recuperar el bipartismo y la alternancia para sacudirse a los molestos advenedizos y mantener los chiringuitos, las agencias de colocación de ineptos e iletrados y el “chupi mami” para viciosillos como los de los EREs, que durante tantos años les ha venido tan bien.

Mientras tanto seguimos batiendo records por número de habitantes en muertos, contagiados y hospitalizados en UCIs. Y lo que también es cierto es, que el virus vino de China y que aún sin vacuna, ya han dado por cerrada la pandemia, Wuhan incluido. A ver si algo de razón va a tener en todo esto Donald Trump.

Y así acaba esta nueva fatídica semana, en la que aún no se si encender el puro de los domingos y creo que me voy a conformar con el café y la compañía, pero que sí y como de costumbre aprovecho la ocasión para enviar un fuerte abrazo y en esta ocasión, muchos ánimos a amigos y familiares.

RAMON GALINDO

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar