Desde la Barrera

Cabrera roza la Puerta Grande en Calasparra / Pepe Castillo Abreu

El almeriense José Cabrera, ”dejó trofeos en la espada”, dio dos clamorosas vueltas al ruedo en la novillada de Miura en Calasparra.

Fuente : www. torosnoticiasmurcia.com

La novillada del mítico hierro de Miura que cerró la Feria del Arroz llenó el coso de La Caverina.

CALASPARRA (Murcia). Domingo, 8 de septiembre de 2019. Última de Feria del Arroz. Crónica: PEPE CASTILLO ABREU/ Fotos: Sotomayor-Toromedia – Taquillas colapsadas y fenomenal ambiente en el Dia de la Patrona la Virgen de la Esperanza, la novillada de Miura despertó gran expectación, ya en el encierro matinal, y por la tarde, por primera vez, se llenó La Caverina en esta feria. La tarde pintó bien desde el inicio, acertaron el Presidente del Palco y Alcalde de Calasparra, José Vélez, y el alguacilillo, Román, para que las llaves de toriles lanzadas desde el Palco fueran a parar al sombrero de ala ancha del joven y muy responsable alguacillo que a caballo las espera en el ruedo.

Citar que en cada novillada, y como viene siendo tradicional, abrieron los paseíllosdistintas parejas de bellisimos caballos Pura Raza Española, fenomenalmente montados por la habitual pareja de jóvenes alguacillos Támara y Román. También, resaltar la sensacional Banda de Música de Calasparra que cada tarde amenizó extraordinariamente cada una de las novilladas. Lamentar que esta última tarde de feria no pudiera redondearse con el triunfo de la terna y se abriera, al fin, la Puerta Grande de La Caverina, que este año ha tenido todos los cerrojos echados a cal y canto; si bien, los novilleros Lavado, Cabrera y Ferrer tuvieron una muy digna y meritoria actuación.

José Antonio Lavado, en su primero, ”Sobaquero” de nombre, terciado, se salvaba por la cara, abierto de pitones y con largo cuello, lo recibió por pintureros delantales y personal media. Blandeó de salida y no se pegó en el caballo. El quite por navarras fue vistoso y lucido. La faena de muleta no levantó vuelo con un novillo que blandeó y tuvo que cuidar Lavado las embestidas con la muleta a media altura para mantenerlo en pie. Al natural fue complicado, punteaba y soltaba la cara, los enganchones eran inevitables. Al final acabó derrumbándose espatarrado. Estocada en suerte contraria arriba. Ovación con saludos y pitos en el arrastre.

Con genio salío el cuarto al que Lavado recibió con larga cambiada en discreto recibo, al derrotar en un burladero perdió la punta del pitón derecho. Tercio de varas y banderillas fueron desafortnados. La faena de muleta la comenzó sometiendo por bajo, y la fijeza del novillo permitió muletazos sueltos por ambos pitones, pero se puso a peor y la voluntad de Lavado se aplaudió. Tras pasar en falso, pinchazo y media tendida escuchando un aviso. Ovación con saludos.

José Cabrera, mereció mejor suerte en una tarde en la que destacó por ambición, actitud, capacidad, recursos y entrega. Espectacular en banderillas puso La Caverina en pie en sus dos novillos con cerradas ovaciones. Su primer novillo salió abanto y tremendo susto dio cuando a punto estuvo de meterse en el callejón. Cabrerarecibió a este primero de su lote con larga cambiada, se gustó en ajustados lances y abrochó con impecable llamativa serpentina. Quiso agradar a la parroquia dejando al novillo de largo en tres ocasiones, pero el picador estuvo muy desafortunado; me sorpendieron los aplausos al del castoreño cuando se retiró. El almeriense cogió los palos resuelto, se lució en el primer par, soberbio fue el segundo de poder a poder asomándose al balcón, y tras recorte con ajuste rubricó con un tercer par de banderillas que calentó los tendidos, le tributaron en pie una gran ovación. En la muleta el novillo sacó lo malo que tenía desde el comienzo de faena. Le plantó cara con mando Cabrera en unas embestidas de alto riesgo, la decisión y mando de cabrera acabó por someter a su complicado oponente. En la corta distancia no se tragaba el segundo muletazo, y la exposición, pisando terrenos de cogida, acabó siendo prendido de la chaquetilla y derribado, perdió una zapatilla y salió visiblemente dolorido de un pie con la media rota. El novillo no admitía más, cogió la espada cobrando media lagartijera con rectitud, de haber sido efectiva habría cortado, al menos, una oreja, pero volvió con la espada con dos pinchazos y entera caída. Hubo petición de oreja, con La Caverina en pie dio una merecida vuelta al ruedo.

En el quinto Cabrerá fue aplaudido en el recibo. En varas, más que el acierto del picador, se aplaudió el galope desde lejos de un novillo que acudió por tres veces con prontitud. Nada más coger el primer par ya volvió a ser aplaudido el almeriense, que nuevamente exhibió sus excepcionales condiciones con los rehiletes, volvió a levantar la tarde a los acordes del alegre pasodoble ”Joselito Bienvenida”, cuando clavó el segundo par y un tercero al violín en los medios. Con doblones comenzó la faena de muleta y torería tuvo el adorno. El novillo volvió a sacar genio, tuvo Cabrera que darle tiempos y espacio, al volver a atacar el Miura desarrolló feas embestidas y ni cruzándose hubo forma de hacer faena, se revolvía en media embestida, pero la entrega y esfuerzo merecieron la oreja que perdió con los aceros, sin llegar a atascarse. Tras petición de oreja dio la merecida segunda vuelta al ruedo montera en una mano y en la otra un ramillete de espigas de arroz. Agradó y mucho José Cabrera a la exigente afición de Calasparra siendo despedido con una última cerrada ovación.

Fran Ferrer, único representante de la novillería murciana en la feria, entró in extremis vía sustitución al caerse del cartel Parrita. Su primer novillo salió con pies y bruto dando violento derrotes en los burladeros. El recibo no pudo ser lucido al acabar su oponente acusando flojera. Mal tercio de varas. En banderillas se lució Antonio López ”El Charra” con dos buenos pares. El inicio de faena tuvo interés con un novillo bravo que acudia a los cites con prontitud y metiendo la cara, pero acabó por dar tornillazos y acuso la falta de clase. Fue a peor recortando el viaje y saliendo rebrincado. La faena resultó imposible. Tras entera caída fue silenciado.

En el sexto volvió el murciano a tener enfrente un novillo complicado, solo pudo dar buenos lances en el recibo pero que no tuvieron eco. En dos ocasiones lo puso de largo en el caballo sin acertar el picador. Se pidió el cambio de tercio y en banderillas fue aplaudido Carlos Pacheco. En la muleta el novillo sacó sus malas condiciones  y falta de clase, se defendía y revolvía con peligro y se paró. Tuvo que abreviar, cogió la espada y se le fue la mano con un feo bajonazo.

El colofón fin de festejo y de feria fue cuando tras despedirse novilleros y cuadrillas, sin abandonar la plaza el respetable, el ruedo de La Caverina se inundó de aficionados de todas las edades y dando capotazos al aire la Banda de Música acompañó el momento interpretando con jolgorio general el pasodoble Paquito ”El Chocolatero”.

Tras reunirse el Jurado deliberó dejar desierto el prestigioso Trofeo ”Espiga de Oro” de esta XXX Edición de la Feria Taurina del Arroz  

FICHA: Se lidiaron novillos de Miura, desiguales, distinto pelaje, bien presentados excepto el terciado primero, con distintas complicaciones. JOSE ANTONIO LAVADO, ovación y ovación (aviso). JOSÉ CABRERA, vuelta al ruedo y vuelta al ruedo (aviso). FRAN FERRER, silencio en ambos. CUADRILLAS: Destacaron en la brega y en banderillas Carlos Pacheco y Antonio López ”El Charra”Entrada:Lleno.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar