Opinion_Actualidad

“El almanaque zaragozano” por Ramón Galindo

Y con esto poco a poco, casi se puede decir que se ha dado por terminado el verano. Antes era la pertinente campaña de ciertos grandes almacenes con nombre británico, la que planificaba cuando empezaba tal o cual temporada, cuando había que comprarse el traje de baño o el chubasquero y por supuesto cuando empezaba el colegio; este año no se han atrevido. Como tampoco parecen atreverse los presidentes de las Comunidades Autónomas, dubitando (o sea, mareando la perdiz) si esta semana o la otra, sabiendo que no han podido acabar con los piojos (que por cierto en mi época escolar no existían) ¡Como van a evitar contagios de un agresivo coronavirus!

Ya tampoco es el el método gregoriano, ni zaragozano el que rige las predicciones de planificaciones futuras. Ahora todo pasa por la improvisación, y así de esta forma van capeando, tanto el gobierno central como los autonómicos esta tormenta en la que estamos inmersos.
Y no sólo no tienen ni idea, ni planifican, ni solucionan en el tema del coronavirus, sino del resto de pandemias que también nos están dañando: El movimiento «okupa» y la inmigración ilegal. Y mira por donde, ambas tienen varios denominadores comunes: Las mafias y el apoyo del gobierno. Las primeras, son las que controlan, ocupan, alquilan o ceden ilegalmente las viviendas y el vicepresidente y varios ministros no sólo no hacen nada por evitarlo sino que animan y estimulan a que ocupen, siempre y cuando no sea en sus propiedades ¡Claro está!
Las segundas, aún más si cabe, que juega con las desgracias humanitarias, también deposita en manos de las despiadadas mafias, el control, la explotación e incluso con el riesgo de sus vidas de cometer actos ilícitos como es el de promover la inmigración ilegal, y esta también cuenta con el beneplácito implícito del gobierno -tampoco hemos visto a nadie del gobierno, que los acoja en sus lujosas residencias, o que cree puestos de trabajo- y para más inri con el aliciente del efecto llamada que la política de Sánchez (que pronto alcanzará el récord histórico de paro, luego) está llevando a cabo, siempre con la inestimable ayuda de terroristas y separatistas disfrazados de diputados.

Permisibilidad para que esto ocurriera, que les alcanzó gracias también a las otrora mayorías del PP e incluso pactos con el PNV que también otorgaron para que esto ahora sea así.

Pero aún hoy podemos leer en la prensa, las declaraciones que en desesperada situación hace ,café asiático en mano, Teodoro García Egea, viendo que ahora el barco le hace aguas, echándole la culpa a VOX de querer hacer lo que ellos no hicieron, o quizá apoyando el golpe de timón hacia el centro de Casado, no vaya a ser que a él le también le hagan una «operación Cayetana». ¡A ver si nos aclaramos! ¿Viramos a la izquierda en busca de los votos de Ciudadanos, o a la derecha tratando de recuperar los «in crescendo» de VOX?

¿Otros sin agenda ni calendario?

Dice el refrán: “Mientes más que un almanaque zaragozano” en referencia a una antigua publicación anual que trataba de predecir las inclemencias del tiempo, y evidentemente difícilmente acertaba.

Y así, desde esta sobremesa dominical, que ya va muy larga la costumbre que tengo, que entre los aromas del café y el humo del puro de los domingos, escribo unas letras diciendo lo que pienso, sin precisar en lo que es o no políticamente correcto, con la única intención de tener la excusa de enviar un fuerte abrazo a amigos y familiares.

Ramón Galindo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar