DestacadasOpinion_Actualidad

Montanaro: “Pacto entre caballeros”

PACTO ENTRE CABALLEROS

No, no es otro pacto de la trinca de PP y Psoe en Cartagena para repartirse el damero, tampoco de la secta de MC y más trinca que han sido, son y serán, y de esto las hemerotecas son claros notarios y los juzgados implacables celadores. Tampoco me refiero a los de la asamblea murciana, primero, porque lo de caballeros y damas les vine largo y vergonzosamente solo saben repartirse sillones y nuestro dinero y da igual el partido que se suma, PP y Ciudadanos, el vergonzoso y apátrida PSOE estalinista de Sánchez o los comunistas podemitas que tienen más siglas unidas que representantes de ellas, que ya hay que ser ridículo. “Asinque”, como decía Sabina y estableciendo las pertinentes distancias, que no son pocas, tanto con el personaje como con el contexto; “Era un mañana cualquiera. Puede ser que fuera cuatro. ¿Qué más da?, pudiera ser que fuera domingo. Sólo sé que algunas veces, cuando menos te lo esperas, el diablo va y se pone de tu parte, y eso pasó recientemente, a lomos de una bicicleta y por caminos de servicio, con unos cuantos kilómetros en mente por recorrer mientras sonaba en los auriculares de forma fortuita, pero no existen las casualidades…, “Season in the sun” de Terry Jack como irreverente pero tácito notario, es más importante de lo que parece esta letra, la sombra del siniestro que trunca la más abyecta felicidad hizo de las suyas con la paloma negra de los excesos de Urquijo como testigo, solo un palpito salvador y el refugio en la morada cercana de un amigo de la infancia, más que eso…, mucho más que eso…, y tampoco es casual, porque no es casual la suerte de contar hoy como ayer con amigos longevos en el tiempo pero no en la edad, decía que puso remedio a tan denostada circunstancia.

Curiosamente advertía en mi último artículo, allá en la última semana de junio a las nuevas ninfas…, del consistorio tras el pacto anti natural pero necesario para desterrar soberbias y virus políticos letales en la tres veces milenaria tierra de Cartagena sobre los problemas de salud convergentes con el estío y, sobre todo, con la incompetencia de los sinvergüenzas que gobiernan esta región, discípulos de la corrupción de Pedro Antonio Sánchez como López Miras y sus acólitos y concubinas y del contubernio autotirario del PP de Valcárcel y nada más lejos, pensar que sería víctima no muy anónima de esta desvergüenza en la falta de gestión por el SMS.

Una ambulancia del SUAP basada en La Unión inició el traslado con una profesionalidad natural que llegaba a asustar, sin descartar en ningún momento la sensibilidad humana al respecto, una coordinación con el equipo de emergencias y su doctora del Hospital de Santa Lucia que acostumbrados a penurias humanas y blanquear a sus jefes gestores con su profesionalidad volvieron a hacer grande el malogrado Servicio Murciano de Salud, la coordinación fue perfecta y ahí entra la UME 4 de Cartagena, una ambulancia nueva, de trinca, diseñada sin duda en una oficina y no por los ocupantes, hicieron un trabajo increíblemente humano y profesional, el equipo singular  de cojones pero preparados para intervenir y con un bagaje que ni el Quijote alcanzaría, camino de Murcia, siempre Murcia, estamos hasta los huevos de Murcia, que no de los murcianos, sí de Murcia y de sus politicuchos de pacotilla, cada vez más mediocres y más cantamañanas que con su gestión inocua son capaces de jugar, digo literalmente, juguetear con la vida de los cartageneros, de juzgado de guardia cuando la irreverente gestión y la manifiesta incompetencia afecta a problemas cardiovasculares críticos y directamente a hemodinámica. Todo acabo bien, pero, ¿cuántos acaban mal?, ¿soportan esas pérdidas en su conciencia?, en una empresa normal serian despedidos por inútiles.

El trabajo sanador en Murcia en la Arrixaca ese domingo 4 de agosto fue increíblemente efectivo, un equipo granado y curtido en la experiencia y en la sapiencia, al cual les quiero agradecer desde el Mar Menor, con las salinas de Marchámalo de fondo su trabajo semanas después.

A la vuelta, y tras conversación terapéutica con el equipo de la UME 4 y ya en trasiego a la UCI cartagenera, al técnico de la UME quiere sonarle mi cara, quizás por comentario habitual y coloquial y como la vanidad esta presente en todo momento, incluido en los momentos críticos y yo soy muy vanidoso, haciendo abuso de ese engreimiento que da 25 años asomándome a estos balcones informativos opinando y denunciando como articulista, les prometí brindarles un artículo dignificando su trabajo y sobre todo, ese trabajo exitoso que, diariamente esconde la incompetencia de los sinvergüenzas que nos mal gestionan y mal gobiernan, lo que se llama blanquear a inútiles impresentables y esto, visto lo visto con los últimos pactos del sillón es un hecho, no una opinión, y así nació este pacto entre Caballeros y Damas, de amarillo reflectante, de blanco o de verde, tristemente pero afortunadamente pude comprobar el trabajo de los sanitarios en carretera, de las que dan su trozo de alma en una UCI dejando fuera sus vidas para favorecer a la de los enfermos, y todos, sin discriminación de competencias, desde los médicos hasta los celadores pasando por enfermeras y auxiliares, la nómina seria extensa.

El mensaje esta claro, el Servicio Murciano de Salud goza de una incompetencia manifiesta y esto hay que denunciarlo incluso en el juzgado por abandono y dejación de funciones de la Consejería de Sanidad y el SMS y no poner remedio a las deficiencias sanitarias críticas que son una constante en Cartagena en verano es motivo de censura donde hasta la propia dirección del Santa Lucia es culpable por complicidad tácita. Una comarca con un cuarto de millón de almas mas medio millón en verano no puede soportar este descarado abandono, para eso les pagamos y no para hacer una de Gila, “infartos de 9 a 15 de lunes a viernes, resto sin servicio” y a la vez quiero desde la ironía cartagenera emanada desde la “Repla” remarcar el trabajo y rendir un humilde homenaje a esas personas que, anónimas, actúan más allá de sus recursos por velar y paliar la salud de los enfermos. Imagino que en estas dos semanas los éxitos habrán sido tan sustanciosos como anónimos. Que Dios os bendiga. A pesar de que a veces hasta el diablo se pone de nuestra parte, si no, imposible esta batalla.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar