Opinion_Actualidad

Montanaro: “SOLO MENTIRAS SON VUESTRAS FALSAS SONRISAS”

SOLO MENTIRAS SON VUESTRAS FALSAS SONRISAS

La pseudología fantástica, también denominada mitomanía, hace referencia a un trastorno psicológico, por el cual, la persona afectada, denominada mitómano o mentiroso patológico, tiene una conducta repetitiva del acto de mentir, lo que le proporciona una serie de beneficios inmediatos, como admiración o atención. Claro que, esa admiración no proviene de lo más granado ni inteligente de la sociedad, ejemplo claro es el presidente Sánchez, un embustero mitómano, y esto son hechos tangibles como la ciencia; verificables, repetibles y demostrables, no son opiniones y el lastre de la Lastra adorándolo, por lo de la admiración de seres de escasa inteligencia y cultura y, por el contrario, la atención que reclama se la prestan, además de los mendigos intelectuales y fracasados políticos como aborregados fieles seguidores, los cabreados como víctimas, que somos la mayoría.

Para aderezar el pastel de la mediocridad social comunista que mora en la Moncloa haré una reflexión sobre el Síndrome de Procusto. “Asinque”. En la mitología griega, Procusto, también llamado Damastes por lo de avasallador y controlador, era un bandido y a la vez un posadero de Ática. Se le consideraba hijo de Poseidón y con su esposa Silea fueron mitológicamente un problema.

Procusto tenía su casa en las colinas, a modo de mansión donde ofrecía posada al viajero solitario, mentira. Allí lo invitaba a tumbarse en una cama de hierro donde, mientras el viajero dormía, lo amordazaba y ataba a las cuatro esquinas del lecho. Si la víctima era alta y su cuerpo era más largo que la cama, procedía a serrar las partes del cuerpo que sobresalían: los pies y las manos o la cabeza. Si, por el contrario, era de menor longitud que la cama, lo descoyuntaba a martillazos hasta estirarlo y de ahí su nombre. Según otras versiones, nadie coincidía jamás con el tamaño de la cama porque Procusto poseía dos, una muy larga y otra demasiado corta, o bien una de longitud ajustable, a su interés, hoy blanco y mañana negro.

Procusto continuó con su reinado de terror, ¿les va sonando? hasta que se encontró con el héroe Teseo, quien invirtió el juego, retando a Procusto a comprobar si su propio cuerpo encajaba con el tamaño de la cama. Cuando el posadero se hubo tumbado, Teseo lo amordazó y ató a la cama y, allí, lo torturó para «ajustarlo» como él venía haciendo, cortándole a hachazos los pies y la cabeza. Matar a Procusto fue la última aventura de Teseo en su viaje desde Trecén hasta Atenas.

“Asinque”, hablamos de la incapacidad para reconocer como válidas ideas de otros, el miedo a ser superado profesional o personalmente por otros, la envidia… todo ello nos puede llevar a eludir responsabilidades, tomar malas decisiones y frenar las iniciativas, aportaciones e ideas de aquellos que pueden dejarnos en evidencia, o como en este caso culpar de todas las miserias social comunistas a la de la oposición. Y aquí buscamos un TESEO más desesperadamente que con urgencia.

¿Es tan fácil cambiar en un año una Constitución como la española, ahorcar la libertad, cercenar los derechos fundamentales contaminando las instituciones?, algo que a los comunistas siempre se les ha dado bien, ¿Se puede engañar y manipular a idiotas de nacimiento como deporte?, entonces, la transición y la Constitución del 78 no era tan fuerte como creíamos, ni nuestra Democracia, si pueden dos sectarios unirse sin mayorías y romper la armonía política tras 40 años, eso sí, arropados por delincuentes golpistas y los terroristas asesinos de sus propios compañeros, vivíamos en un fútil e inane  sueño y hemos caído de bruces, de morros en la puta realidad, en la mordaza de las dictaduras comunistas.

Uno, inocente, ilustrado por frustración con cierto grado de inteligencia, perdón…, por momentos se me pega la soberbia del Presidente, veía, mientas educaba a la descendencia con exacerbado orgullo, trabajando y luchando, como la sociedad iba adaptando conocimientos y mantenía los valores inculcados, imbécil de mí, la sociedad en la que me manejaba, nos manejábamos, era como una burbuja, fuera de ella, de esos valores, de ese esfuerzo, de ese sacrifico, de ese mundo adueñado de pseudo felicidad y a veces de frustración, había otro más numeroso, el de la vagancia, la ignorancia y la inmoralidad, era un mundo donde la tele basura mandaba y las mentes frágiles eran manipuladas por nefastos sectarios, en la sociedad y en la política, identificados sus vómitos de odio con anarquistas y  comunistas disfrazados de progres que, barajaban y manipulaban las absentistas y acomodadas mentes en universidades con el patrocinio desconocido por la sabiduría juvenil de personajes cono el Che, Chávez, Castro o el mismo Lenin, patricios indecentes de la dictadura más ruin, la de la pobreza, la de la miseria y la de la inmoralidad, y con esos lodos, estos barros, delincuentes domésticos aborregados, perroflautas sin oficio ni futuro más que el la limosna comunista o podemita y la okupación, en este caso, confirman las maniobras de Iglesias y su secta, cuarta fuerza política tras VOX con una diferencia de 17 diputados que han destrozado el corazón de la democracia, solo necesitaban al narcisista ególatra, el cínico progre de turno, al mitómano, el enfermo patológico que, anidando en su enfermedad, la idolatría a la mentira convergiera España en lo ruin de los asesinos terroristas y delincuentes golpistas sediciosos, la vieja guardia fracasada comunista encabezada por un indigente mental y su círculo para acabar, aprovechando la tétrica casualidad del virus de la crueldad y adornándose de 56.000 muertos, con nuestra endeble Constitución.

La mentira es la bandera de estos indecentes miserables, no es la extrema derecha VOX por mucho que lo repitan, es y junto al PP, a pesar de su corrupción, mínima comparada con la social comunista de PSOE y Podemos, son la antítesis a ellos. Es la verdad ante la mentira, es la dignidad ante la indecencia, es la moral ante la falacia, es la dignidad ante la mediocridad. Es esta derecha española un antagónico enemigo de la violencia que encarnan los dictadores comunistas de la verdadera extrema izquierda sangrientamente anarquista que representan los perroflautas tardo burgueses de Podemos y este desconocido y sedentario PSOE radical guerra civilista.

Es cierto que, en cada ciclo temporal aparecen seres miserables emanados del propio sistema y no los más despejados, se amparan en viejas y caducas consigna y resucitan viejas contiendas para aprovechar como parásitos el cuerpo donde pacer y fagocitar, esos miserables nada oníricos ni ficticios son hoy Podemos y el PSOE del mitómano, el cuerpo es España y los españoles de bien, han resucitado a Franco y la Guerra Civil, hubieran hecho lo mismo con Primo de Rivera o con la Constitución de Cádiz, da igual, se apoyan en fracasados políticos y delincuentes blanqueados y sobre todo en una minoría de indigentes. Ahora, todos contra Madrid, toca atacar Madrid de una u otra manera cobardemente, hay mesura para sus socios, terroristas y sediciosos, independentistas y poligoneras de esquina como PNV, pero no contra Madrid. En Madrid se han convulsionado traidores, sediciosos y fatuos conquistadores. Madrid es la capital de esta gran Nación y como hicieran en el Dos de Mayo Manuela Malasaña o Velarde contra los franceses. En 1766 la rebelión contra Esquilache, o los propios Héroes de Cuba como Eloy Gonzalo, más allá de la traición del Frente Popular al General Oswaldo Capaz por dirigir soldados y no alborotadores asesinos, por esto de la memoria histérica de estos rojos de piscina y chalet.  Y por muchos actos heroicos más, como el 11M, aquel oscuro día permanece en la memoria por la ejemplar actuación de los sanitarios, de las fuerzas de seguridad, de los bomberos y de cientos de voluntarios y héroes anónimos madrileños que, sin pensarlo dos veces, plantaron cara al terror y acudieron en socorro de las víctimas. Recientemente la lección de dignidad y sacrificio, hoy olvidada ya, de estos profesionales en este marzo, 16 años después y por toda la nación. Ojo idiotas, ojo con Madrid.

Decía el exitoso magnate y empresario estadounidense Andrew Carnegie que; “El secreto de mi éxito fue el de rodearme de personas mejores que yo”. Si un mendigo intelectual como yo lo puede hacer y conseguir un limitado éxito rodeándome siempre de mejores personas que yo, en mi trabajo, en mi casa, con mis amigos, en mi vida. Sí, mi mujer que supongo me encontró en la calle y con ella, mis dos hijas, me hicieron grande porque son mejores que yo. Mis amigos que mantengo, me soportan y enseñan, son mejores que yo y, mis compañeros más directos en el trabajo, cúmulo de sabiduría y mesura son mucho mejores que yo, yo alcanzo el éxito, y así cualquiera. ¿Por qué no lo hacen los que se suponen que nos han de dirigir y además sin estafarnos, mentirnos y engañarnos con sus falsas sonrisas que reflejan sus suntuosas mentiras, dónde estás TESEO?

 

Andres Hernández

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar