DestacadasOpinion_Actualidad

Montanaro: “UN PAÍS ENFERMO“

UN PAÍS ENFERMO

“Si alguien desea una buena salud, primero debe preguntarse si está listo para eliminar las razones de su enfermedad. Solo entonces es posible ayudarlo”. Hipócrates.

No tengo ninguna duda de que este país tras 41 años de democracia constitucional esta cada día más enfermo, esta semana gracias al virus progresista de la izquierda más chabacana que ha habido y además, atormenta este país, presenciamos un espectáculo que dice poco del talante irrespetuoso de este país macerado a lo largo de su historia, al más facineroso estilo progresista que no es otro que, la cobarde y ruin venganza contra los restos de un Jefe de Estado como fue Franco, ni a favor ni en contra, quería pensar que la rivalidad estaba superada tras los graves acontecimientos ocurridos en estos cuarenta años, destacando los asesinatos de los terroristas de ETA, GRAPO o FRAP, los intentos de desunión golpista en Vascongadas y Cataluña o la corrupción de esta mediocre clase política que ha destruido la esperanza, eso sí, después de 44 años criticado y censurado por estos retrógrados, ya hijos de la democracia que se permiten glosar la historia con la música de la “internacional” como si esa fuera la buena, basándose en su propia historia y en una legislación de plástico donde se pretende ganar una guerra que perdieron y perdimos todos los españoles y donde una anarquía mediática se instaura en el país y así, desde Zapatero, no voy a decir un “tonto útil”, porque de tonto tiene poco, de la nada llegó a Presidente y se ha granjeado un estado de bienestar inmenso, los tontos hemos sido los españoles y, como esto es España, la historia tétrica se repite, ahora con un indecente Sánchez que le sigue aguas, ya ha colocado a esposa y amigotes principal premisa de la progresía, y para aderezar esta desconsolada ensalada de despropósitos que este país hoy está sufriendo siguiendo su estrella de Belén en resucitar el enfrentamiento entre las dos Españas que cantara Machado; “Españolito que vienes al mundo te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Y este data de 1909, ojo, entonces no existía ni el franquismo ni nada parecido, está en nuestro ADN, convertir una profanación absurda y mediática en un espectáculo kafkiano como ha hecho este gobierno dice mucho de la mediocridad de quien gobierna, obviamente en funciones y de su poca catadura moral, ¿era necesario un espectáculo que solo el sentido común de la derecha española ha llenado de dignidad?

Cuando un país permite que se secuestren los hogares con okupaciones permitidas por los que legislan, que las viviendas sufran sustracción por delincuentes con moral progresista y encima, los culpables sean los propietarios, es un país enfermo. No digo ya, cuando la defensa de tu hogar y tu familia se transforma en una ecuación con incógnitas mayúsculas de difícil solución con riesgo de acabar entre rejas en beneficio de esos delincuentes, algo no funciona en el entramado interno de este cuerpo llamado España, si a eso le sumamos las cantamañanas desvergonzadas podemitas defendiendo las dictaduras comunistas de Cuba, Venezuela o la propia fracasada URSS exigiendo al resto lo que les exculpa a ellos de pesadillas nocturnas arropados en el marquesado de Galapagar, pues tenemos sinvergüenzas convergentes  adinerados con los impuestos españoles y haciendo gala de un comunismo de plástico, charlatanes  de mercadillo barato.

Cuando los que deben velar por la integridad de la nación y la de sus habitantes se alían con los asesinos terroristas que además justifican los asesinatos de un millar de víctimas, se unen con los ideólogos del libertinaje como tardo-comunistas de alcantarilla o sociatas aburguesados además con los golpistas que pretenden segregar la unidad del país tanto vascos como catalanes, la temperatura es clara indicación de la infección que estamos sufriendo.

Cuando hay imbéciles integrales en los medios de comunicación que, consciente de su poder actúan manipulando la información, claramente idealizando con venganzas manifiestas la resurrección de la rivalidad entre españoles en lugar de velar por la unidad y máxime, cuando el 65% es fruto de una democracia alejados de conflictos pasados, de hace 80 años y de hace 200 en Cuba o 300 contra los franceses, o 400 en Flandes…, también. No pueden quitar 40 años de la historia de España por mucho que quieran, a ignorantes en este país no hay quien nos gane, y entonces, es un país manipulado por canallas.

Cuando se permite que una región como Cataluña, muy mimada en detrimento del resto de las otras españolas, además de la suavidad de las sentencias a los golpistas y la convivencia se ve amenazada y dañada, cuando Cataluña y su principal ciudad Barcelona, se convierte en un campo de batalla abatida por el terrorismo callejero más ingente y se evita desterrar la normalidad social con milongas y chabacanerías adulterando la verdadera historia desde hace décadas y aborregando a los menos despiertos, es porque tenemos una cardiopatía profunda en el corazón de nuestro estado y eso es el gobierno, indecentemente infectado.

Cuando un gobierno en funciones que, con engaño, usa en su beneficio al Estado para hacer campaña electoral permanente a expensas de una profanación emanada de una ley partidista y parcial, de una revuelta salvaje como la catalana y casi impune, donde su máxima es abandonar la seguridad de una ciudadanía como hemos visto en Cataluña donde se ignora el batacazo que ha dado la EPA con el paro, donde la economía se está resintiendo, hace falta vancomicina o espabilinapara los tontos.

Sin embargo y para esperanza de este país, esta España se auto medica permanentemente, de hecho, mientras en Madrid se realiza la exhumación del anterior Jefe del Estado, en la actual Monarquía Constitucional, en el Reino de España, no quiero imaginar a un Zapatero o a un Sánchez de Jefe del Estado…, en Cartagena, última ciudad republicana en el 39, se rinde homenaje al honor, al sacrificio y al orgullo de ser español, se celebra el día del Veterano rindiendo honores a la honestidad y a la abnegación, sin distinciones, grandeza del alma guerrera que riega los corazones españoles.

Santa Teresa nos iluminó; “Nada te turbe, Nada te espante, Todo se pasa, Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza”. Podemos eliminar otra vez la progresía como razón de nuestra enfermedad según Hipócrates en su incansable misión de repartir la miseria entre todos excepto entre ellos, el próximo 10 de noviembre, otra vez, a pesar de que los culpables somos nosotros según Sánchez y sus socios progres, quizás hay que echarlos totalmente en las urnas, y máxime cuando amenaza en el aire tras las profanaciones la maldición del Caudillo como la de Tutankamón…, como dice el anuncio, ahí lo dejo…

Andrés Hernández Martínez

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar