MC muestra la maquinaria rota y desgastada de las instalaciones del Pabellón Central para demostrar que se invierte poco allí

MC muestra la maquinaria rota y desgastada de las instalaciones del Pabellón Central para demostrar que se invierte poco allí
MC muestra la maquinaria rota y desgastada de las instalaciones del Pabellón Central para demostrar que se invierte poco allí

 

Ricardo Segado: “Muchos aparatos del gimnasio no pueden ser utilizados por el usuario, que sin embargo paga un precio público para acceder al servicio”

Ante las numerosas quejas de los usuarios de las instalaciones públicas del Pabellón Central, situado en la calle Wssell de Guimbarda, MC Cartagena va a solicitar, a través de una moción que presentará en el Pleno municipal correspondiente al mes de abril, que el gobierno de Noelia Arroyo (PP) proceda a reparar, sustituir y mantener la maquinaria y el material del gimnasio del mencionado pabellón, al encontrarse éstos muy deteriorados y bastante obsoletos.

Según el edil MC, Ricardo Segado, “continúan las quejas sobre el mal estado de las instalaciones públicas municipales en Cartagena, cuestión que debería sonrojar al concejal de Deportes del PP, José Martínez Hernández”.

Y añade que, “si en el pasado Pleno del mes de marzo volvimos a traer al Pleno las deficiencias que presentan las pistas exteriores del Pabellón Central, el interior de la instalación no se queda atrás. Un pabellón fundamental para los cartageneros que se encuentra relegado a un segundo plano, el mismo en el que están la mayoría de nuestros pabellones”.

Precio público para un servicio deficiente

Para el edil cartagenerista, “en concreto, nos referimos ahora a la sala de musculación de esta instalación. El estado de las máquinas y del material, en muchos casos, es lamentable. Maquinaria rota, desgastada y que no se puede utilizar por el usuario que paga un precio público para acceder al servicio”.

“Se trata de una situación que no se puede mantener en el tiempo, sin embargo pasan las semanas y no existe solución o mantenimiento”, concluye Ricardo Segado.