Alejandro Esplá, «El daño que no me hizo el toro me lo ha hecho la moto / Informa: Pepe Castillo Abreu

IMG_1408
IMG_1408
Alejandro Esplá, «El daño que no me hizo el toro me lo ha hecho la moto / Informa: Pepe Castillo Abreu

El dinástico torero alicantino sufrió un serio accidente cuando practicaba trail en moto en las inmediaciones de Mazarrón. Sufre fractura de tibia y peroné de la pierna izquierda.

Ayer fue operado satisfactoriamente por el Doctor Reyes – Jefe del Servicio de Trauma del Hospital de Santa Lucia, en Cartagena-. 

CARTAGENA. Viernes, 01 marzo 2024. Información y foto: Pepe Castillo Abreu. Lo peor ha pasado y ahora todo queda en la «desesperante» espera para el joven Esplá del proceso de recuperación y rehabilitación; aunque, como se sabe, los toreros rompen, acortando, todos los plazos médicos.

Todo como consecuencia del serio accidente que sufrió el pasado 14 de febrero en las inmediaciones de Mazarrón, cuando practicaba en su Yamaha «Tenere» de 700 c.c. uno de sus deportes favoritos, el trail campo a través; ciertamente el percance sucedió en unas condiciones de total vulnerabilidad al ir solo, en pleno campo y montaña, muy alejado del lugar más recurrente para encontrar auxilio, que era la carretera nacional de Mazarrón. No hay explicación humana de como pudo, él solo, resolver una situación extrema de supervivencia, en la que para cualquier mortal podría haber tenido fatales consecuencias. Tan solo toreros y militares son capaces de una gesta semejante, superar la adversidad en la más extrema dureza.

En un lugar solitario en medio del campo y alejado de la carretera general, la moto le hizo un extraño, no sabe si por una piedra suelta o algún hoyo que hubiera, el caso es que sufrió una aparatosa caída con la fatalidad de que la pesada moto le cayó con violencia encima de la pierna izquierda. Comenta Alejandro: «En el desconcierto y caos del momento, con la adrenalina en grado álgido, pude incorporarme, no sé como lo hice, tomar conciencia de la situación y, ya me percaté de la gravedad al ver la pierna colgando. No sé como pude poner derecha la moto, volver a montar, arrancarla, con la mano pude ir cambiando de marchas, y pude alcanzar lo imposible, la carretera nacional, en aquellos terribles momentos, tanto por los insufribles dolores como por la preocupación de la soledad en la que me encontraba», y como si de un relato de guerra se tratara continuo: «Cuando al fin alcance la carretera, respiré hondo y sentí el alivio de sentirme a salvo. Me auxilió el primer coche que apareció, y ya todo fue tranquilidad, avisar al 112 y en ambulancia me trasladaron al Hospital de Santa Lucia, en Cartagena».

Para todos los toreros hay, entre otros, un especial «Angel de la Guarda» para ellos, en medicina y cirugía taurina en Murcia, de todos conocido el eminente Doctor Don Ricardo Robles, excelente persona, gran aficionado y amigo de todos los toreros; lo primero que me pidió Alejandro Esplá fue que informara al Doctor Robles, con quién, naturalmente, me puse en contacto, su respuesta y atención fue tan atenta como inmediata, la que en él es la habitual por norma. Robles se interesó de inmediato por la situación del torero herido, habló con el Jefe del Servicio de Trauma del Hospital de Santa Lucia, su amigo y colega el Doctor Reyes; ya lo siguiente fue que Robles llamó a Alejandro y a su padre, el maestro Luis Francisco Esplá, para tranquilizarlos de que estaban en las mejores manos y que todo iría bien.

Como así ha sido, alrededor de las cuatro de la tarde de ayer, jueves 29 de febrero, entraba a quirófano Alejandro Espláo como dice Alejandro, entre gestos de dolor, pero sin perder nunca esa genuina simpática sonrisa de Los Esplá«por fin entro al taller de reparaciones», cosas de toreros. Fue intervenido durante una hora y media de la doble fractura en pierna izquierda. En información facilitada por el Doctor Robles: «Todo ha ido bien, se ha colocado un clavo intramedular y la Rx de control está perfecta».

Hoy a 24 horas de la operación, decir que la pasada noche ha sido dura y de insomnio por los fuertes dolores, no se la ha escayolado, se le ha revisado el vendaje compresivo que parece ser la causa de los dolores y se le ha puesto otro más aligerado de presión. De todas formas, son naturales y lógicas las molestias. Ahora todo es cuestión de tiempo. Se cree estará un par de días en el hospital, recibirá el alta hospitalaria para continuar el proceso en su domicilio.

Alejandro y toda su familia quieren manifestar su agradecimiento por todas las atenciones y cariño recibidos, desde la persona que le auxilió en la carretera, al 112, al Dr. Reyes y su Equipo, personal sanitario y, desde luego, al Doctor Ricardo Robles.

CURIOSIDAD: En estos días he tenido tiempo de conversar y tratar de entretener al especial «herido de guerra», al admirado y querido amigo, hemos hablado de todo, y de ¡toros!, naturalmente; recordado dos de las más graves cornadas que sufrió en su etapa en los ruedos, la de Arnedo, fueron dos graves cornadas de una tarde, tras una completa faena de «Triunfador» de aquel certamen de 2008, ante un serio ejemplar, muy exigente y peligroso; pero, recuerda Alejandro con más dolor la «cornada envainada» que le infirió en el alma un presidente cicatero del palco de la autoridad, que le privó alzarse triunfador del Zapato de Oro, eso no lo olvida lo recuerda con herida tristeza e incomprensión, siguió en el ruedo regado con su sangre, y la estocada de ley mereció ser premiada como la «Mejor Estocada»; la otra grave cornada la sufrió en Iniesta ante un cuajado y dificil ejemplar de Peñajara. Definitivamente, manifiesta con media sonrisa, Alejandro: «Las cornadas de los toros me han dolido menos que esta de la moto». 

Y siempre que nos juntamos, es natural recordemos la bonita y mágica tarde de su alternativa en su Alicante natal, ante los suyos, donde salió por la puerta grande junto a su padrino, que ejerció su padre el Maestro Luis Francisco Esplá, fue testigo Morante de la Puebla. 

Animo torero, querido amigo, ¡¡¡PRONTA RECUPERACIÓN!!!