Rincón Literario de Paco Marín: "Caso resuelto"

Caso resuelto
Caso resuelto
Rincón Literario de Paco Marín: "Caso resuelto"

TÍTULO:     Caso resuelto

AUTOR:      Antonio Albalá

EDITA:       Círculo Rojo (2023, octubre)

Encuadernación: Rústica con solapas. Tamaño: 15 x 21 cm. Número de páginas: 276. PVP: 18,00 €. ISBN: 978-84-1189-000-7

Lectura muy dinámica y creíble. Personajes activos, muy naturales y próximos a cada uno de nosotros. Cuando se lee “Caso resuelto” nace la necesidad de pisar y visitar aquellos lugares por los que deambulan Rohan y sus compañeros y amigos.

Felicito a Antonio Albalá por esta, su primera, novela. 

Esta novela arranca, por supuesto, con un asesinato. La muerte violenta del presidente de una conocida farmacéutica, en el sitio de su recreo, dará comienzo a una ardua investigación cuyo desenlace nos tendrá en vilo hasta el final.

Antonio Albalá nos conduce por los entresijos y secretos que rodean a esta empresa y al mundo que envuelve a sus víctimas colaterales. Una historia ambientada en un Madrid que mezcla diversión y ocio con amores fugaces, desde los delincuentes sin escrúpulos andan al acecho de su presa. Una ciudad donde conviven personas y lugares tan heterogéneos como necesaria es la interdependencia de unos sobre otros. No siempre le falta al que menos tiene.  

«Rohan se instala en la ciudad y abre su agencia de detectives. Contratado por la familia del difunto empresario tratará de descubrir al asesino. De forma paralela, investigará las extrañas desapariciones de dos jóvenes. Aparecerán conexiones que vincularán mundos diferentes; los ambientes opulentos se alternarán con entornos populares del sur de la capital. Una historia llena de imprevistos, giros y contratiempos que serán resueltos gracias a la colaboración entre Rohan y el inspector encargado de la investigación de estos sucesos».
 

La construcción del suspense y el trepidante ritmo que construye el autor nos trasladará a descubrir unas vidas entrelazadas en un Caso resuelto.

Antonio Albalá es un escritor cordobés que se ha dedicado al género del relato, publicando en una docena de antologías y libros colectivos en España, México y Argentina. Con ocasión del bicentenario de la publicación del primer relato de ‘Frankenstein’, de Mary Shelley, en 2018, la editorial Círculo Rojo organizó un certamen internacional de relatos de terror, siendo elegido como finalista su relato ‘La Llamada’.
 

En 2020 fue uno de los ganadores, con ‘El Hospital’, de la convocatoria de relatos de terror organizada por la editorial mejicana Librerío.
En 2022 participó y fue finalista del V Premio Internacional Café Español de relato corto, con ‘Marzo’, una historia sobre el terrible atentado del 11-M en la estación madrileña de Atocha.
 

“Caso resuelto” es su primera novela. En algunos capítulos y fragmentos ha desarrollado sus conocimientos y su amplia experiencia en el mundo de la criminalística. Es experto en ciencias forenses y en grafopatología forense, por la Universidad Europea Miguel de Cervantes; así como en grafología aplicada, por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Ha participado, como profesor y ponente, en numerosos cursos y ciclos formativos organizados por distintas instituciones y administraciones públicas.

Bienvenido, Antonio Albalá, a este maravilloso mundo… Un placer…

P.- Por favor, presente a Antonio Albalá.

R.- Antonio Albalá es un cordobés de nacimiento que ha vivido, además, en Barcelona y Madrid. Nació un caluroso lunes, de principio de verano, en el valle del Guadalquivir. Quizás por fastidiar vino a este mundo el mejor día para hacerlo, un lunes, el azar suele jugar esas malas pasadas. Es experto en Ciencias Forenses y en Grafopatología por la Universidad Europea Miguel de Cervantes y experto en Grafología Aplicada por la UNED. En la actualidad compagina su actividad profesional con la escritura, lectura, familia y alguna que otra afición más. Todo ello sin morir en el intento.

P.- ¿Desde cuándo escribe y por qué?

R.- He escrito desde siempre, aunque no puedo datar con exactitud desde que lo hago con cierta disciplina y continuidad. Puede que sea desde hace unos diez años aproximadamente. Creo que escribo porque tengo cosas que contar. Me inicié en varios talleres de escritura y continué con otros más avanzados y especializados. Comencé escribiendo relatos e intenté seguir con una empresa que en un principio me pareció algo más complicada, escribir una novela.

P.- ¿Cuándo, cómo y por qué nace "Caso resuelto"?

R.- Allá por finales de verano del 2021 tenía una planificación y una trama argumental preparada. La mayoría de los personajes figuraban en mis fichas, muchos no han llegado a esta novela porque aparecieron otros que el propio desarrollo de la novela hizo que encajaran mejor. Añadí algunas subtramas y algunos giros que tuve que situar estratégicamente en la historia. Me estaba divirtiendo de lo lindo. Esta novela nace como un homenaje a Madrid, la ciudad en la que viví una década y en la que la he ambientado.

P.- ¿Se ha documentado de alguna forma?

R.- Sí, me he documentado en los procedimientos de investigación que se utilizan en España y en mi propia experiencia en el mundo de la criminalística. La ambientación me ha resultado algo más fácil puesto que todos los lugares que aparecen los conozco. Solo he tenido que buscar algún dato, que tenía olvidado, para tenerlo todo al día.

P.- ¿Quién ha diseñado la portada?

R.- La portada la ha diseñado el equipo de Círculo Rojo, pero yo decidí que fuesen los edificios que aparecen, ubicados en la plaza de Canalejas de Madrid. Son la Casa Allende y el edificio Meneses, lugar donde se ubica, en la novela, la agencia de detectives.

P.- ¿Personajes muy activos? ¿Continuarán trabajando?

R.- Si, continuarán trabajando. Lo harán al mismo ritmo y con el deseo de ser conocidos por un público más amplio. Necesitan lectores para hacerles pasar unos buenos y divertidos momentos. Intentarán no defraudarles y prometen esclarecer nuevos casos. Yo me encargaré personalmente de que así sea.

P.- Relate alguna curiosidad literaria personal que le haya ocurrido y no ha desvelado hasta ahora...si la hubiere.

R.- Hay varias, pero solo me entretendré en dos. La primera es cuando ubiqué el laboratorio de la empresa farmacéutica, de «Caso resuelto», lo hice en un lugar cercano a un tanatorio. La persona que me corregía el texto se puso en contacto conmigo para preguntarme el por qué había puesto el laboratorio en ese lugar. A esta persona no la conocía de nada. Le respondí que estratégicamente era el lugar ideal, ya que tenía preparada la acción de un capítulo en las inmediaciones a ese lugar. En él existía un hueco, junto a un conocido parque del sur de Madrid, sin construir. Ella, perpleja, me dijo que al lado había un colegio donde el curso anterior había dado clase como profesora de inglés. La segunda responde a la pregunta que un amigo actor me realizó hace unos días. Me preguntó si conocía a algún Lope García, como el inspector de policía que aparece en la novela. Le respondí que no, busqué un nombre castellano y un apellido común cuando creé el personaje. Él tenía un amigo que vive en la misma ciudad que yo, se llama igual y pensaba que podía conocerle. No es el caso.

P.- ¿Cuáles son sus géneros y autores favoritos?

R.- Me gusta el género negro, thriller y el terror. Aunque no desprecio ningún otro. Mis autores favoritos son los clásicos del género, como Raymond Chandler, Poe o Arthur Conan Doyle. También leo mucho autor español y aquí quiero destacar a Dolores Redondo, Juan Gómez Jurado, Mikel Santiago, entre otros. De Mikel Santiago me he leído todo lo que ha publicado, menos su última novela que está en la recámara.

P.- Como lector, prefiere ¿libro electrónico, papel o audio libro?

R.- Prefiero el libro en papel, aunque también leo en libro electrónico. Durante los viajes y vacaciones suelo leer en libro electrónico, es mucho más práctico sobre todo teniendo en cuenta que esos periodos mi cadencia lectora es mucho mayor. Recuerdo un mes de verano en el que me releí la tetralogía de «El Cementerio de los Libros Olvidados», de Carlos Ruiz Zafón. Si no me lo hubiese leído en formato electrónico hubiese necesitado una maleta para transportar los cuatro libros.

P.- ¿Qué está leyendo ahora mismo?

R.- Acabo de terminar «Malasanta» de Antonio Tocornal y «Plataforma» de Michel Houellebecq y preparo la relectura de «El cuento de la criada» de Margaret Atwood.

P.- Recomiende un par de títulos, por favor.

R.- Si alguien, en este país, aún no conoce los personajes de Antonia Scott y de Jon Gutiérrez, recomiendo «Reina Roja» de Juan Gómez Jurado. También recomiendo «Malasanta» de Antonio Tocornal. Ha sido una de mis últimas lecturas.

P.- ¿Qué manías tiene a la hora de escribir?

R.- Necesito aislarme con música de fondo, que no vulneren mi espacio. Suelo escuchar mucho jazz y también música clásica. Hay un sonido que detesto, el del timbre de un teléfono.

P.- ¿Qué opinión le merece los festivales de novela negra?

R.- Creo que son el espacio ideal para congregar a una amplia parroquia de amantes del género. No solo del género literario, también cinematográfico. De momento solo he asistido para participar en algún taller y como público.

P.- Venda su libro ¿por qué hay que leer "Caso resuelto"?

R.- Creo que es una buena opción para pasar un buen rato y divertirse con la lectura. Hay muchos guiños musicales que identifican a una generación. Poco a poco te irá atrapando y no podrás dejar de leerlo, si lo haces estarás deseando retomar la lectura. Las descripciones de los lugares son tan reales que desearás conocerlos. Es una lectura fácil y muy envolvente, se lee muy bien. Retrato, ambientes distintos de Madrid que se entrelazan para depender unos de otros. No siempre necesita el que menos tiene. Hay lectores que les gustó la novela y organizaron una ruta por los lugares que aparecen en la misma.

P.- Sus planes a corto y medio plazo ¿son?

R.- Continuar escribiendo, aprendiendo y conociendo a gente de este mundo. Deseo que mi obra llegue a la mayor parte del público lector posible. Me siento muy feliz cuando me dicen que se lo han pasado bien leyendo «Caso resuelto», esa es mi mejor gratificación. Seguiré escribiendo historias porque me hacen sentir bien y creo que eso lo traslado al lector, al menos es mi intención. Me gusta ir poco a poco, pero con disciplina, constancia y perseverancia. Así me defino.