La Policía Nacional ha detenido a tres personas que formaban parte de un grupo criminal dedicado a robos con fuerza en comercios, domicilios y naves industriales

MESA OPYOTA
MESA OPYOTA
La Policía Nacional ha detenido a tres personas que formaban parte de un grupo criminal dedicado a robos con fuerza en comercios, domicilios y naves industriales

De limpiadora a informante sobre objetivos donde cometer robos

La Policía Nacional ha detenido a tres personas que formaban parte de un grupo criminal dedicado a robos con fuerza en comercios, domicilios y naves industriales

§  Uno de los arrestados aprovechaba su trabajo como limpiadora en viviendas y comercios para obtener información y las claves de las alarmas y transmitírselas a los otros miembros del entramado criminal

 

§  Los detenidos aprovechaban la información para desvalijar tranquilamente las viviendas en las que no se encontraban los propietarios y los comercios en los que previamente habían desactivado las alarmas

 

§  En los tres registros domiciliarios practicados por los agentes fueron intervenidos numerosos efectos provenientes de los robos cometidos, en viviendas, establecimientos, comercios e incluso en una iglesia

 

08-marzo-2024.-Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres personas pertenecientes a un activo grupo criminal dedicado a los robos con fuerza en viviendas, comercios y naves industriales de los que previamente obtenían información e incluso conseguían las claves de las alarmas para actuar durante los robos con total tranquilidad.

 

La investigación policial tuvo su inicio tras la denuncia del representante de un conocido concesionario de coches de la ciudad de Alicante que manifestó a los agentes haber sufrido un robo en su empresa en el que los autores sustrajeron 6.900 euros y causaron unos daños de unos 13.000 euros. El perjudicado remarcó en su denuncia que le resultaba muy extraño que el sistema de alarma del concesionario no se había activado, y que cuando fue a comprobarlo no había sido dañado ni desactivado mediante la fuerza.

 

Ante estos hechos los agentes de la Policía Nacional adscritos al Grupo de Investigación de la Comisaría de Distrito Centro de Alicante en colaboración con el Grupo de Delincuencia Especializada de la Comisaría Provincial de Alicante, iniciaron una investigación con el objetivo de identificar, localizar y detener a los autores de los hechos, comenzando con la recopilación de datos sobre los mismos.

 

Los asaltantes contaban con información de primera mano

 

Tras comprobar las imágenes del circuito de cámaras de vigilancia del concesionario, los agentes pudieron comprobar que, efectivamente, los asaltantes, tras acceder al recinto rompiendo el candado de la puerta de entrada y un cristal de la fachada, se dirigieron rápidamente a la centralita de la alarma y la desactivaron, por lo que sin duda contaban con información sobre las claves de desactivación de la alarma.

 

Este hecho, nada baladí en la investigación, fue clave para establecer la principal línea de investigación y posterior hipótesis sobre la autoría del robo, centrándose en las personas que conocían el código o clave de desactivación del sistema de alarma.

 

Tras diversas comprobaciones policiales los agentes centraron todas sus sospechas en una mujer que había estado trabajando en una empresa de limpieza que daba servicio al concesionario y que casualmente, o no, contaba con múltiples antecedentes por hurtos y robos en comercios, establecimientos de hostelería y viviendas en las que había trabajado como limpiadora.

 

Los agentes les relacionan con otros robos

 

Además de su implicación en este robo, los agentes también pudieron atribuir a los implicados otro robo cometido en un comercio de la zona centro de Alicante, habiendo aportado de nuevo la limpiadora información sobre las medidas de seguridad con las que contaba el establecimiento.

 

La limpiadora aportaba gran cantidad de información a los otros miembros del grupo criminal para llevar a cabo los robos de manera más eficaz y buscando el máximo de recaudación en los comercios. Por si esto fuera poco, esta mujer también proporcionaba información sobre las viviendas en las que limpiaba y acerca de sus moradores.

 

Los detenidos controlaban a sus víctimas a través de redes sociales

 

Por su parte, los dos varones que cometían los robos realizaban vigilancias a los propietarios de los domicilios que tenían como objetivo, e incluso hacían un seguimiento a sus víctimas a través de redes sociales con el objetivo de comprobar si estaban de viaje y así poder perpetrar los robos con mayor tranquilidad dada su ausencia.

 

Finalmente, los agentes identificaron a un total de tres personas como miembros de este grupo criminal, siendo localizados y detenidos tras una larga y minuciosa investigación por la presunta comisión de los delitos de robo con fuerza en establecimiento y grupo criminal.

 

La fase de explotación de la investigación policial se llevó a cabo mediante la entrada y registro de los tres domicilios de los presuntos autores de los robos, realizadas dichas entradas por los agentes de la Policía Nacional adscritos al Grupo Operativo de Respuesta de la Comisaría de Distrito Centro de Alicante.

 

También se les relaciona con el robo de una iglesia en Murcia

 

En los registros los agentes intervinieron diversos efectos de valor provenientes de diferentes robos cometidos por los investigados, entre estos; el robo cometido en un establecimiento de repostería de la zona centro de Alicante, en una iglesia de una localidad de la Región de Murcia de la que sustrajeron un cáliz de plata bañado en oro, mandos de garajes y las llaves de varias viviendas y de un estanco en los que los detenidos planeaban entrar a robar como así han determinado los agentes durante la investigación. También fueron intervenidas múltiples herramientas y útiles para acceder a los comercios y las viviendas mediante la manipulación y la rotura de cerraduras.

 

El cáliz intervenido por los investigadores fue sustraído en el mes de diciembre de 2022 en una iglesia del municipio de Cobatillas (Murcia) y según denuncia de su párroco, los autores golpearon repetidamente la puerta principal del sagrado lugar hasta que consiguieron acceder a su interior. Una vez dentro forzaron la cerradura del despacho donde se encontraba el preciado cáliz ya que se trataba del cáliz utilizado en la proclamación como sacerdote del párroco. El cáliz fue entregado a su legítimo propietario por el Jefe del grupo de Investigación de la Comisaría de Distrito centro como así se puede observar en imagen que se adjunta a la presente nota.

Los agentes pudieron comprobar durante la investigación el claro reparto de funciones entre los miembros del grupo criminal que actuaban con gran sincronización y perpetrando en el menor tiempo posible los robos que cometían, lo que sin duda demuestra el alto nivel de especialidad de los autores.

 

Los detenidos, dos varones y una mujer, de entre 30 y 37 años de edad y de nacionalidad española, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Alicante.

 

Los agentes continúan con las investigaciones mediante los objetos intervenidos en los registros por lo que no se descartan nuevas imputaciones de robos o nuevas detenciones