La Comunidad destina cerca de 5 millones para mejorar los equipamientos y los servicios de los centros de discapacidad

La Comunidad destina cerca de 5 millones para mejorar los equipamientos y los servicios de los centros de discapacidad

La Comunidad destina cerca de 5 millones para mejorar los equipamientos y los servicios de los centros de discapacidad 

 

Más de 4.200 personas se beneficiarán del plan de mejora de las instalaciones y los servicios impulsado desde la Consejería de Política Social, Familias e Igualdad  

 

La Comunidad ha destinado un total de 4.877.912 euros para mejorar los equipamientos y los servicios que se prestan en los centros para personas con discapacidad, de atención residencial, centros de día y servicios de promoción de la autonomía personal, desde los que se atiende a más de 4.200 personas en la Región de Murcia. 

En concreto, 64 entidades prestadoras de servicios han recibido esta financiación destinada, por un lado, a la adaptación de espacios al nuevo modelo de cuidados de larga duración y, por otro, a formación específica de los profesionales de los centros. 

La consejera de Política Social, Familias e Igualdad, Conchita Ruiz, ofreció estos detalles durante su visita hoy al centro residencial y centro de día para personas con discapacidad ‘Reina Sofía’ de Fortuna, acompañada por la alcaldesa de la localidad, Catalina Herrero. Este centro recibirá un total 82.147 euros para acometer las mejoras. Asimismo, desde el IMAS se ha incrementado en un 9 por ciento la aportación económica del convenio suscrito con el Ayuntamiento de Fortuna para la prestación del servicio de residencia y centro de día para personas con discapacidad en este municipio. 

“Con estas subvenciones avanzamos hacia un modelo de cuidados de larga duración donde se presta una atención integral más individualizada y personal, y centrada en dar cobertura a sus necesidades físicas y emocionales”, expuso Ruiz.  

  

Con este fin se apuesta por la creación de espacios más accesibles y equipamientos que permitan mejorar la calidad de vida de los usuarios, como también la de sus familiares. Además, se trabaja por una mayor especialización por parte de los cuidadores profesionales que prestan servicio en los distintos centros a través del desarrollo de una red de formación centrada en el ámbito asistencial de alta calidad que favorezca la inclusión y la autonomía de las personas con discapacidad.