El Gobierno regional destina más de un millón de euros a 36 proyectos científicos para ayudar a su comercialización

El Gobierno regional destina más de un millón de euros a 36 proyectos científicos para ayudar a su comercialización

El Gobierno regional destina más de un millón de euros a 36 proyectos científicos para ayudar a su comercialización

 

La Comunidad, a través de la Fundación Séneca, ya ha impulsado desde 2017 un total de 112 proyectos

 

El Gobierno regional ha destinado 1.127.302 euros a un total de 36 proyectos científicos para que puedan llegar al mercado y ser comercializados. La Comunidad, a través de la Fundación Séneca, ha ayudado en las cuatro ediciones de este programa a que 112 ideas científicas y técnicas ya desarrolladas en la Región de Murcia puedan salir del laboratorio y se conviertan en empresas, productos o servicios.

Así lo comunicó el consejero de Medio Ambiente, Universidades, Investigación y Mar Menor, Juan María Vázquez, junto con la alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, y la rectora de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), Beatriz Miguel, durante su visita al laboratorio donde la investigadora Nieves Pavón desarrolla con éxito una ‘prueba de concepto’, concretamente del Departamento de Neurotecnología, Control y Robótica de la UPCT.

“El objetivo es hacer pleno uso del conocimiento científico y tecnológico relevante que se produce y garantizar una transferencia más eficaz de los resultados de los proyectos de I+i a la sociedad y la industria con el fin de maximizar la repercusión de la inversión en esta partida”, dijo el consejero.

Además, el IV Programa de Ayudas a grupos de investigación para la comercialización y la explotación industrial de resultados bajo el modelo ‘prueba de concepto’ “trata de acelerar la circulación del conocimiento ayudando a superar barreras y generar en las universidades y organismos de investigación de la Región entornos propicios para mejorar la transferencia de resultados de la investigación y la creación de nuevas empresas”, añadió Vázquez.

De los proyectos que se desarrollarán, 17 se llevarán a cabo en la Universidad de Murcia (UMU), 10 en la UPCT, 6 en la Fundación para la Formación e Investigación Sanitaria de la Región de Murcia (FFIS), 2 en el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CEBAS-CSIC) y 1 en la Universidad Católica de San Antonio (UCAM).

Las áreas más demandadas son las del ámbito de las ciencias de la vida y la salud y las ingenierías y tecnologías.

En concreto, 15 de los proyectos de valorización del conocimiento están apoyados por empresas que aplicarán sus resultados y colaboran financieramente con los distintos proyectos. En los 36 proyectos financiados están implicados 209 investigadores de organismos e instituciones de la Región, de los que el 58 por ciento son hombres y 42 mujeres, la cifra más alta hasta ahora.

‘Juno’, prototipo de robot asistencial

 

El consejero visitó en la UPCT uno de los resultados de una ‘prueba de concepto’. Se trata de Juno (JUNO), una plataforma en la nube que integra un prototipo de robot asistencial inteligente para mejorar las capacidades cognitivas de los mayores mediante estimulación cognitiva personalizada, considerando la perspectiva de género.

“El robot puede usarse para ayudar a personas mayores a realizar ejercicios de estimulación cognitiva con el fin de mejorar su salud física y emocional”, mencionó Juan María Vázquez.

Asimismo, el equipo del Departamento de Neurotecnología, Control y Robótica ha sido financiado en esta última edición de las ayudas con un nuevo proyecto que consistirá en un prototipo de dispositivo inteligente de bajo coste, capaz de analizar automáticamente los gestos corporales y el estado de la marcha del usuario-paciente, para ayudar a profesionales de la salud y terapeutas a mejorar las estrategias de prevención de caídas en personas mayores, mejorando la capacidad de diagnóstico y la supervisión.

La empresa de base tecnológica JUNO Smart Digital Solutions S.L. surge como resultado directo de la ‘prueba de concepto’ y se centra en explotar el software que permitirá el funcionamiento de la plataforma comercial. La arquitectura software se ha protegido mediante el correspondiente Registro de Propiedad Intelectual.