Polideportivo

El FC Cartagena – Algar Surmenor vuelve a las pistas

El FC Cartagena – Algar Surmenor vuelve a las pistas

 

30 de agosto. El FC Cartagena – Algar Surmenor ha comenzado este lunes los entrenamientos en la pista auxiliar del Palacio de los Deportes, su nueva casa para la temporada 22/23.

 

Las albinegras están inmersas en la preparación del nuevo curso. Primero, con varias semanas de entrenamiento físico. Y, desde este lunes, tienen por delante semanas de intenso trabajo táctico y técnico. Antes de pisar la pista del Palacio de los Deportes, las algareñas han superado el reconocimiento médico en el Centro Médico Virgen de la Caridad en Cartagena, de la mano del doctor Pedro Martínez Victorio.

 

Casi al completo

 

El FC Cartagena -Algar Surmenor ha retomado los entrenamientos casi al completo. Las cartageneras solo tienen la ausencia de la internacional Cristina Llorens y del técnico y seleccionador nacional, Pascual Saurín, ambos concentrados con la Selección Española Absoluta. Mientras dure la clasificación para el preeuropeo, será Alberto Aguilar, segundo entrenador, el encargado de dirigir al grupo.

 

Las algareñas encaran el nuevo curso con una plantilla renovada, joven y llena de calidad. «Es una plantilla nueva así que lo primero que tiene estar presente es la ilusión de hacer una gran temporada. Hemos intentado confeccionar un grupo de jugadoras que se identifican con la filosofía de un equipo que quiere aspirar a estar arriba así que eso es lo que tenemos que demostrar semana tras semana», explica Saurín.

 

El técnico cree que es una plantilla «equilibrada, en la que todo el mundo puede aportar».

 

Objetivos ambiciosos

 

Saurín es optimista de cara al nuevo curso: «Desde el principio, nuestros objetivos tienen que ser ambiciosos, pero siempre acordes al nivel que vayamos mostrando durante la competición. El resultado no debe ser un condicionante, así que nos centraremos en consolidar nuestro modelo de juego».

 

Trabajo no faltará: «Nuestro juego tiene que estar basado en la defensa, por lo que la exigencia debe ser máxima», concluye.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba