Salud

EL GEN DORMIDO

EL GEN DORMIDO

Una dosis diaria de vitamina C de liberación lenta de tan solo 500 miligramos redujo la constricción de los vasos sanguíneos (medida por la Endotelina-1) tanto como las personas con sobrepeso u obesidad que caminaron a diario. Cuando la actividad de la Endotelina-1 es mayor ocasiona que los capilares se compriman lo que incrementa el riesgo de problemas cardiovasculares (de ahí el probado efecto protector resultante del hábito de andar para cerebro y corazón).”La suplementación con Vitamina C representa una estrategia de estilo de vida particularmente efectiva para reducir la constricción de los vasos sanguíneos en adultos con sobrepeso u obesidad, ya que muchas personas no realizan la actividad física recomendada (consultar guía de salud 5×20). La capacidad de los vasos sanguíneos para dilatarse o relajarse está comprometida en las personas con arterioesclerosis, el daño al músculo cardíaco y al cerebro están en parte relacionados con la capacidad de los vasos para realizar está función y permitir el flujo de sangre. Está conclusión se deriva del estudio presentado en la decimocuarta conferencia internacional sobre Endotelina-1 de la Sociedad Americana de Fisiología.

Según el Instituto Linus Paulin en los EEUU, las personas que padecen enfermedad coronaria, angina de pecho, insuficiente cardíaca, diabetes, tensión arterial alta, o colesterol alto se beneficiarán de una dosis diaria de al menos 500mg de vitamina C.

El American Heart Journal (Revista Americana del Corazón) reveló que cada 20 micromoles por litro de vitamina C en plasma obtuvo un 9%menos de mortalidad por insuficiencia cardiaca. Una dosis mínima de 500mg al día en la población general alcanzaría unos 80micromoles por litro de plasma de vitamina C y con ello se estima que podrían salvarse 216.000 vidas cada año en los EEUU.

Nada de esto ha trascendido ni la estrategia de salud pública tan colosal que esto supondría con el estimado de muertes potencialmente evitadas, ni mucho menos el ridículo coste de unos TRES céntimos por persona y día, dato éste último que lo explica todo. Además la vitamina C tiene otras muchas funciones no menos importantes más conocidas como antioxidante general, inclusive del ADN, o de potenciar las defensas naturales.

No podemos confiar solo en los fármacos y menospreciar el caudal que nos ofrecen los llamados farmanutrientes, vitanutrientes o nutraceuticos, esto que Linus Paulin bautizó como Nutrición Ortomolecular.

Todos tenemos un gen inactivo desde hace miles de años que nos facultaba para convertir la glucosa en Vitamina C dentro de nuestro hígado, solo algunos primates y conejillos de indias silenciaron también este gen durante su evolución, los mamíferos siguen produciendo ácido ascórbico en su hígado y eso los protege de muchas dolencias y del estrés. La producción de ácido ascórbico y las reservas en los tejidos son muy elevadas en los mamíferos, las reservas en humanos equivalen a la décima parte. Se ha comprobado en estudios de laboratorio que las cobayas y ratones que no producen vitamina c padecen problemas cardiovasculares cuando se les restringe la vitamina C en la dieta. También contraen enfermedades cardiovasculares los ratones que no pueden producir vitamina C porque se les ha inactivado el gen previamente para su investigación.

Un tercio de los pacientes que han pasado por una angioplastia para reconducir el flujo de sangre coronario deben volver a repetirla pasado un año, mientras que los que tomaron diariamente 500mg de vitamina C tras la intervención volvieron la mitad de las veces a revascularizar según un estudio japonés.

                         

Los que dicen que la vita mina c se elimina por la orina (cosa que comparten todas las moléculas vengan de lo natural o artificial)deben saber que los estudios realizados revelan que las personas que están padeciendo enfermedades agudas no orinan nada de vitamina C, según los expertos se debe a la gran demanda del momento y naturalmente al elevado gasto que las funciones inmunitarias hacen de ella.

Se requiere grandes cantidades de ácido fólico o vitaminaB9 para prevenir la espina bífida, díganle a las embarazadas que no la tomen porque es hidrosoluble y se elimina por la orina, o que se obtiene suficiente cantidad de los alimentos. En los momentos de enfermedad grave donde la vida está comprometida las inyecciones de grandes dosis de vitamina C intravenosa puede salvar la vida, esto se sabe desde hace décadas porque hay tratados que así lo afirman, ahora durante la pandemia los primeros en utilizarla fuero los médicos chinos dejando constancia de ello en un protocolo (urgente) difundido por correo electrónico para las autoridades sanitarias y profesionales.

El asunto de la vitamina C requiere un buen libro completo (que los hay) pero como se dice en mi pueblo, “de muestra bien vale un botón”.

                          Don Hidalgo caballero

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba