Opinion_Actualidad

Montanaro: Sánchez, Scrooge o el fantasma de la Navidad

Sánchez, Scrooge o el fantasma de la Navidad

 

Había una vez dos hermanos que un buen día tuvieron una discusión tan grande por uno de sus juguetes, que decidieron que, a partir de aquel día cada uno jugaría con sus cosas.

Como tenían tantas cosas y, tantos juguetes, se pusieron de acuerdo para aclarar de quién era cada cosa. Así lo hicieron, creando cada uno un montón con sus cosas, cuando acabaron con los juguetes grandes, tocaron pequeños, empezaron a repartirse los lugares de la casa, así que todo el tiempo andaban enfadados decidiendo quién tenía derecho a usar cada cosa que veían, ya fuera un animal, un árbol o incluso una piedra. Al final, habían acumulado dos montañas de cosas ante sus casas.

Con el paso de los años, no cambió nada: cada mañana se juntaban para dividirse el mundo entre discusiones. Así se fueron haciendo viejecitos, y todo el mundo los conocía como los viejos gruñones, porque siempre andaban enfadados y protestando, y nadie los había visto nunca sonreír…

Sin entrar en cuestiones mundanas en el ejercicio de la miserable política pasada, presente y futura, algo así pasa en esta España de pandereta, y curiosamente, siempre incluso, con el régimen de Franco o con las dictaduras de Espartero, Serrano y Primo de Rivera, además de las dictatoriales y absolutistas repúblicas de izquierdas, donde un tímido halo de esperanza procuraba cierto candor nostálgico antes, ahora y después ante la desfachatez política e ideológica, y eso era la Monarquía, no muy acertada hasta el siglo XX y fue con la llegada de Juan Carlos I a una sociedad siempre dividida, hoy el Emérito, con una difícil tarea la encomendada y la resolvió con sobresaliente. Así fue la época de mayor quietud en España y mayor progreso, fue bajo su reinado, solamente alterado por al cobarde tiro en la nuca y la bomba lapa de los hoy miserables socios del gobierno de Sánchez e Iglesias y no por arrepentimiento y subordinación constitucional, sino por soberbia y acoso al Estado y así, la relativa igualdad del soberbio “papismo” español ha hecho que parte de la familia, incluido el Emérito estén en tela de juicio pero no más que cualquier “politicucho de mierda” como Echenique o Monedero, miembros entre otros de un contingente político que, desde su llegada podemita a la política española como salvaguarda social han reventado todo el código penal, desde el robo hasta el proxenetismo pasando por la corrupción y la droga implementado incluso nuevos delitos y que, se permiten desde su condición de delincuentes censurar al monarca, esto es España y estas son las dos Españas que siempre es tarea jugosa para tahúres de la política y miserables de la templanza social. Decía Tatcher, envidiada política europea que, el socialismo procede del pueblo es una doctrina de intelectuales que tienen la arrogancia de creer que pueden planificar mejor la vida de todos. Claro que, cuando yo veo en el Congreso a Echenique dar lecciones sociales y velar por nuestro bienestar o a la Lastra en circunloquios absurdos entiendo lo de la arrogancia, y no son más que un atajo de imbéciles genéticos.

En plena pandemia seguimos en dos bandos, nuestra naturaleza es así, unos se mueren y otros se aburren y parece no afectarles mucho, nos engañan con 40.000 muertos escondidos y nos da igual a unos y nos quejamos y denunciamos otros. Negro o blanco. Facha o rojo de mierda. Confinamiento voluntario y medidas de contención o fiesta y verbena. Día o noche. No nos ponemos de acuerdo nunca y menos ahora en qué hacer ante la pandemia. Cada uno hace la guerra por su cuenta.

Están los que no quieren salir de casa con miedo extremo y en los otros, que no quieren entrar, la limitación de libertad es cruel y nada legal, pero es el primer mandamiento social-comunista impuesto. Están los que teletrabajan y echan más horas que un tonto y los que se aprovechan del anonimato y la distancia para vaguear y veranear, y luego, los que siguen en el atasco y el tumulto descontrolado de la mañana. Los que van en el autobús con dos mascarillas y pantalla frente a los que llevan el bozal colgando. Los que no quieren juntarse en Navidad y los que matan por ver a sus hijos y a la familia. Triste y tétricos los abuelos, desde marzo sin abrazar a nietos e hijos, también, los solitarios sin perro que le ladre ni familiar que les recuerde, luego los que han de seguir asumiendo la precariedad y no han dejado ni un solo día de ir a la guardería para ayudar a sus hijos trabajadores. De fondo una ley exprés de la Eutanasias para condenar a 60.000 ancianos en exclusión al ostracismo mortal, cosas de estos progres, en lugar de revisar la de cuidados paliativos que establece un digno final. Pero como en la Ley Celaá, ellos, los progres de carnet y mariscada saben más que educadores pedagogos, médicos y sanitarios.

Fuera de la Pandemia y en la realidad diaria española, EEUU empobrece la Base de Rota aniquilando puestos de trabajo, o CASA en Sevilla agoniza, pero al Norte les importa una mierda como está el Sur, ellos a su autodeterminación, exprimir al país económicamente y el chantaje social proterrorista, que no falta con el aplauso de los podemitas y sánchistas. A Cataluña le importa menos pues, piensan gracias al “proces” que los andaluces les roban y son vagos, el Pujol y el Puigdemont o Torra son honorables…, pero canallas. A los del Este nos importa un bledo que no haya transporte decente en Extremadura y a los extremeños les da igual que Almería, Alicante y Cartagena sufran las sequias y pierdan cosechas, esto es España, las siempre tétricas dos Españas.

Mientras el Banco de España avisa de que el impulso de los fondos europeos se quedará en la mitad como mucho de lo que el Gobierno prometió en el Congreso, más mentiras, los mamarrachos con sueldo Nescafe que habitan el hemiciclo nos tachan de golpistas y fascistas a los que no comulgamos con los asesinos, con los podemitas y separatistas sánchistas, y el monarca socialista chuleándonos como un claro vacilón de playa, con turbo bañador y paquete de Winston al cinto.

No tengo dudas de que este gobierno nos está llevando al ridículo internacional, somos los que más hemos crecido en pobreza en seis meses, la separación entre clases es ya un hecho, más del 25% de familias de las que trabajaban están en la indigencia desde marzo y sobreviviendo de la caridad, no sería nada extraordinario si no fuera una manera de menospreciar a los españoles y a su vez, sin vergüenza ni honor, poder iniciar un ataque ya nada velado contra la Monarquía y el Poder Judicial en claro intento de golpe de estado.

Decía Rufián y el explotador social Echenique que, hoy los golpes de estado se dan con los periodistas no adictos a su régimen y lo digital, pero además, con gobiernos social comunistas bolivarianos explotadores y oportunistas como esta coalición de gentuza amontonada, como la basura, son los únicos escollos para deslegitimar la Constitución del 78 y culminar un sesgado golpe de estado, el ataque al CGPJ está en marcha, descontextuarlo con el trasvase a la fiscalía hoy gobernada y manipulada por el gobierno es una realidad, y de fondo la miseria gubernamental. La situación geopolítica con Marruecos era conocida por este gobierno y sin duda ha sido provocada, no se puede ser más imbécil, perder la hegemonía en el Estrecho es condenar a ESPAÑA a la leprosería de Europa o la más cercano a una república bananera como la venezolana, pero en Europa. El triángulo Washington, Tel-Aviv y Rabat nos termina de hundir, Marruecos ha comprado armamento a EEUU por 1.000 millones de $ y el asedio a Canarias, Ceuta y Melilla está servido, pero nosotros les damos billete, pasaporte, hotel y dinero a los ilegales. El Sahara español se va a convertir en un paraíso turístico y mientras, se sigue atacando a La Corona como corrupta para acosar y secuestrar a la democracia española y precisamente lo hacen los delincuentes, los pro asesinos etarras, la herrumbre socialista y comunista y los golpistas, si hay algo claro es que el PSOE naufragó en aguas de Marruecos y el nuevo partido de Sánchez no es un partido de Estado. Ya no contamos para nadie, la mendicidad de Sánchez en Europa es de cómic de Mortadelo, somos comunistas sin la vitola rusa o la divisa china.

El gobierno está secuestrando la monarquía con un grado de intervencionismo mayúsculo en una estrategia de sabotaje a la democracia española y gracias a una “amontonada” coalición y a la fiscalía, gobernada por la negra Lola, son como polizones en un barco que van a hundir en un motín naval, dice el felón presidente del gobierno, que sus padres le enseñaron a “sostener la palabra”, la miseria es la cuna del alma. No igual que a él, a algunos de nosotros nuestros padres también nos enseñaron a sostener la palabra, aprendimos la lealtad y el honor humilde y sincero y la dignidad a la familia, al país y a la sociedad y no todos pueden decir lo mismo, y menos él. Lo cierto es que este “amontonamiento” de delincuentes de la coalición de gobierno de Sánchez es significado de miseria y delincuencia y la Monarquía, joda a quien le joda, es solo quietud y prosperidad.

Termino el cuento…Fue entonces, muchos, muchos años después, cuando los dos viejos gruñones o metáfora de las dos Españas se dieron cuenta de la tontería que habían hecho: ¡habían dejado de jugar toda la vida por soberbia y ruindad!, manipulados, dirigidos, se sintieron muy tristes, dejaron pasar su vida enfadados y sin jugar y separados, entonces se dedicaron a jugar a quererse y respetarse (como en el 78), y a compartir y empatizar. No sé si será el epilogo de las dos Españas, lo dudo, un cuento nada más.

“Asinque”. Muy Feliz Navidad en permanente tensión y mejor año 2021, que, seguro que lo será, o no…, todo puede empeorar, que Dios Bendiga a las personas de buen corazón. No dejéis que este fantasma os arruine estas fiestas, los que hemos pasado muchísimas fechas señaladas fuera de casa sabemos que el espíritu de la Navidad se lleva dentro del alma y del corazón y dura todo un año, no dos semanas. A la vuelta paso lista. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba