Opinion_Actualidad

PENSANDO EN VOZ ALTA: HERMANDAD FÁLICA

PENSANDO EN VOZ ALTA

HERMANDAD FÁLICA

“Sorpresas te da la vida. La vida te da sorpresas”. No acabaré nunca de asombrarme con los hechos que diariamente nos depara el fluir de la vida. Reitero, no acabaré nunca de asombrarme con las “¿modas?” y modos de hacer por parte de distintas tribus urbanitas.

No se si ustedes ya lo sabían, yo acabo de enterarme -inocente yo- que existen clubes de masturbación grupal. Si, tal y como lo han leído, lo que vienen a ser “hermandades fálicas”.

Por lo que he podido descubrir, y documentarme, estas asociaciones nacen en el año 1990 en los Estados Unidos, donde ya se han fundado 18 clubes. En Australia, dos. En Canadá, dos. Y en Reino Unido, uno. Esto es teniendo noticias oficiales. Posiblemente existan muchos más. Ahora bien, como toda moda llega, en la Comunidad de Madrid se ha abierto recientemente el primer club de masturbación, en España, para hombres heterosexuales y homosexuales, en el que se reúnen para darse placer, o bien en solitario o mutuamente.

«Pajas entre colegas» es el nombre de la primera “hermandad fálica” española. Según el fundador de este club, la condición sexual no se mira: ‘Hay hombres heterosexuales, que son felices con sus parejas, pero que vienen a liberarse’. Entre las normas, hay una muy clara: nada de sexo anal u oral entre los socios. Los besos si están permitidos.

Todo tiene un precio. La cuota va desde los 20 € por mes a los 235 € al año. La actitud es muy clara: entre orgasmo y orgasmo siempre se charla, como si fueran viejos amigos, sin malos rollos.

A medida que me he ido adentrando ente este mundillo y he ido tomando notas más ojiplático me he ido quedando. Debe ser que soy un antiguo y no me adapto a las nuevas corrientes sexuales. Igual no son tan modernas; pudiera ser que ahora estén saliendo a la luz y antes estuviesen, de alguna manera restringidas. Hay quien apunta que:«Los hombres se han estado reuniendo para masturbarse en grupos, grandes y pequeños, desde mucho antes de que comenzara la historia escrita».

Cada evento masturbatorio dura tres horas, pudiéndose repetir las sesiones masturbatorias tantas veces como se quiera o pueda. El local es muy cómodo, dispone de sillones amplios y dos pantallas gigantes que transmiten solo videos de hombres masturbándose. Local de 100 metros cuadrados. La música ambiente suele ser jazz suave, bajo una iluminación tenue e indirecta. Un “detalle” a tener en cuenta es que no se evalúa a los posibles miembros del club en función de la edad, la raza, origen étnico, tipo de cuerpo, condición física u orientación sexual.

Resumiendo. La filosofía es que hombres adultos de todos los rangos de edad se reúnen para masturbarse, o bien en solitario o mutuamente. Sin alcohol, sin drogas, sin búsquedas infructuosas, sin juegos de poder, sin negociaciones de quien sería activo o pasivo, sin miedo del sida.

A pesar de esta filosofía, no me va este tipo de club. Llámenme antiguo o retrógrado, pero si siempre digo que sólo tengo como carnet el DNI, porque es obligatorio, tampoco tendré el de una hermandad fálica.      

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba