Rincón literario de Paco Marín

Rincón Literario de Paco Marín: “El secreto de Erna”

TÍTULO:     El secreto de Erna

AUTOR:      Alicia G. García

EDITA:       RBA (2022, junio)

Encuadernación: rústica con solapas. Tamaño: 14 x 21,3 cm. Número de páginas: 416. PVP: 20,00 €. ISBN: 978-84-9187-658-8

Se hace muy dura una lectura en la que la principal trama se centra en niños y niñas. Infantes que sufren de diferentes formas y maneras. Un misterio que nace en una carretera de Gijón con el asesinato de un conductor… y una niña que se encuentra en estado de shock y pánico.

Dos detectives, la inspectora Olivia Garrido y el subinspector Alejo Valladares -cada uno con sus propias ‘cuitas’ personales y familiares-. La tensión va aumentando capítulo a capítulo y el peso de la narración cae sobre una niña. Giros dramáticos y sorpresivos, página a página nacen preguntas y preguntas…

La prosa de Alicia es dura, porque dura es la relación entre los protagonistas. La autora tiene la habilidad de unir pasado y presente; unir dos historias distintas que confluyen en el presente.

Hay que leer si o si “El secreto de Erna”.

«La inspectora Olivia Garrido llega a Gijón huyendo de su anterior destino como policía y de problemas personales. En la nueva y aparentemente tranquila comisaría, le asignan como compañero a Alejo Verdalles, que está pasando un mal momento familiar, superado por haberse convertido en padre hace apenas ocho meses.

El primer caso del que se ocupan como pareja les va a estallar como una bomba de relojería. Han asesinado al conductor de un coche en una carretera apartada en las afueras de la ciudad. No lejos del lugar del crimen, aparece una niña con una herida en la mano. Días después de encontrarla, la criatura permanece callada y con la mirada puesta en el infinito. Y alguien parece interesado en que no se sepa la historia que oculta. Ésta cambiará las vidas de ambos policías».

Alicia G. García (Gijón, Asturias, 1972) es escritora que cultiva distintos géneros, pero, sobre todo, la novela negra. Aunque es diplomada en Ciencias Empresariales, sus inclinaciones profesionales se alejan de su titulación universitaria. Interesada en el mundo del asociacionismo, ha centrado su vida laboral en el trabajo como educadora de calle y directora de tiempo libre en programas de exclusión social con menores. Fruto de algunas experiencias vividas surge su primera novela, Buenos días (Premio Princesa Galiana 2008). Su segunda obra, Y por fin, el silencio, logra el apoyo de los lectores manteniéndose durante meses en los primeros puestos de venta de Amazon. En 2014 cambia su registro y publica en Chile su primera obra infantil, a la que seguirían otras. Con el cambio de década regresa al género policiaco con La cárcel (Premio Internacional de Narrativa Marta de Mont Marçal 2020), Susurros del pasado (Premio Princesa Galiana 2021) y El secreto de Erna.

Iniciamos agosto charlando con Alicia G. García… Un placer…

P.- Por favor, presente a Alicia G. García.

R.- Una junta letras que busca “señales” en el día a día para convertirlas en historias.

P.- ¿Desde cuándo escribe y por qué?

R.- Primero soy lectora, creo que eso desde siempre. El interés por escribir surgió hace años y comencé a tomármelo en serio en el 2008 que inicié un taller de escritura creativa “El desván de la memoria”. Esa decisión lo cambió todo. En el 2009 gané mi primer certamen de novela.

P.- ¿Cuándo, cómo y por qué nace «El secreto de Erna«?

R.- Como el resto de mis novelas de una casualidad. Es cierto que para que surja la idea de una historia hay que estar en un momento receptivo, buscando qué contar. Ese momento apareció un día durante una comida con mis hijas. La pequeña tenía una herida en la mano que se había hecho en un entrenamiento y de esa imagen surgió “El secreto de Erna.

P.- Su base documental ¿ha sido?

R.- Para la trama policial, investigación y demás cuento con la ayuda de amigos del cuerpo de policía, que aún después de no dejarles en paz y de hacerles mil preguntas siguen siendo mis amigos. Para la segunda trama que no se puede desvelar mucho, no quiero robarle la sorpresa a los lectores, recurrí a información bibliográfica y por supuesto a las ventajas de internet en cuanto a localizaciones geográficas.

P.- ¿Qué daña más: los actos físicos o las actitudes mentales?

R.- El dolor es duro de soportar, pero puedes llegar a integrarlo, por desgracia, en tus dinámicas de vida. El desprecio, la soledad, el vacío, esas sensaciones se te clavan dentro y te destruyen todavía más.

P.- ¿El pasado lastra el presente?

R.- El pasado nos marca. Cada uno de nosotros es y se comporta de una forma determinada fruto de su pasado y del aprendizaje que de esas experiencias extrae. El pasado puede explicar nuestro presente,pero nunca justificarlo. Todos podemos decidir en un momento dado qué rumbo queremos darle a nuestra vida. Cierto que para unos es más sencillo que para otros comportarse de manera correcta. No debemos usar de escudo los traumas de la infancia para justificar nuestras acciones erróneas.

P.- ¿Tiene referente en el género negro?

R.- Tengo varios, pero si tengo que destacar a uno me quedo con Pierre Lemaitre.  La forma en la que sus historias fluyen me engancha.

P.- ¿Cuáles son sus géneros y autores favoritos?

R.- Los géneros han cambiado con el paso de los años. Últimamente me atrae el género negro, supongo que escribo lo mismo que me gusta leer.

Más que autores me gustan libros o historias en concreto, pero como autores puedo citar: Peirre Lemaitre, Fred Vargas, Donna Leon, Don Winslow, Gómez Jurado, entre otros.

P.- Como lectora, prefiere ¿libro electrónico, papel o audio libro?

R.- En papel sin duda. El electrónico lo uso, es cómodo, aunque tengo la sensación que los libros que leo en este formato nunca me enganchan igual, es como que no termino de meterme en la trama.

P.- ¿Qué está leyendo ahora mismo? Recomiende, por favor, un par de títulos.

R.- Mis dos últimas lecturas han sido “La señora March” de Virginia Feito y “La buena letra” de Chirbes que hacía años que quería leer, me ha impresionado. 

P.- ¿Qué manías tiene a la hora de escribir?

R.- No vivo de la escritura así que cuando estoy metida en una novela tengo que robar tiempo al resto de mi vida para ir construyendo la historia. Eso supone que no me puedo permitir el lujo de tener manías. Escribo cuando puedo, donde puedo y a la hora que puedo. Ojalá algún día tenga esas manías.

P.- ¿Como ve el «panorama negro» en nuestro país?

R.- La novela negra era un género que se consideraba como de segunda. Novelas para entretener sin más pretensiones, cuyos lectores solo buscaban pasar el rato. Por suerte, y por el empeño de buenos autores ese concepto cambió y el género encontró su lugar y su respeto. Estos últimos años se ha puesto de moda y eso tiene una parte buena; las editoriales son receptivas a nuevos autores y nuevas propuestas. Y una parte negativa, las modas se exprimen, se apuran y luego pasan. Eso es peligroso.

P.- Relate alguna curiosidad literaria personal que le haya ocurrido y no ha desvelado hasta ahora…si la hubiere.

R.- Cuando me llamaron para comunicarme que había sido ganadora del Certamen de novela corta Princesa Galiana con mi primera novela, no se lo dije a nadie. Tampoco le había contado a nadie que había participado. Me daba pudor, sentía que no podía compararme con los escritores que yo leía. La palabra escritora me parecía un sueño. Aún ahora, ocho libros después y otros dos premios de novela me sigue pareciendo un sueño.

P.- Venda su libro ¿por qué hay que leer «El secreto de Erna«?

R.- Soy muy mala vendedora así que prefiero dejar las palabras de un lector:

“La autora sabe dotar de gran originalidad a la novela mediante una robusta construcción de personajes y las profundas interrelaciones entre ellos, no solo desde el punto de vista profesional sino ahondando en sus sentimientos personales; de esta manera los vuelve más cercanos, los humaniza y los sentimos como de la familia. Otra gran baza, sin duda, son los abundantes cambios de escenario que confieren un tono casi cinematográfico (Gijón, Salamanca, Málaga, Bonn, Basilea, Ghana…). Y la guinda del pastel la constituye una segunda historia que se va alternando con la trama detectivesca y que secuestra el aliento: un estilo seco, directo al mentón, con frases cortas que restallan como vergajo de cómitre y rodeadas de una atmósfera opresiva, claustrofóbica, de pesadilla. En los últimos capítulos todas las piezas del puzle encajarán en una explosión de emociones y que plantea un terrible dilema moral, una situación límite en la que será necesario escoger y sin tiempo para un razonamiento mesurado. Una obra, en definitiva, redonda, poderosa, sin fisuras, muy ágil en el tempo narrativo, abundante en sorpresas y giros de tuerca”

P.- Sus planes a corto y medio plazo ¿son?

R.- Seguir promocionando “El secreto de Erna para lograr mi sueño de llegar a los lectores. Y volver a escribir, como decía antes no vivo de la literatura y el tiempo que puedo dedicarle es mucho menor del que me gustaría. Por eso cuando promociono apenas me queda espacio para escribir, pero necesito ponerme a ello en breve. Escribir es una necesidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba