El portal de PaulaSociedad y Cultura

Ya huele a verano en el Puerto de Mazarrón

Ya huele a verano en el Puerto de Mazarrón

 

Hola lectores, gracias por leerme un jueves más.

Por fin ha llegado el verano y con eso el comienzo de pasarlo  a lo grande en nuestro sitio favorito.

El mío es el Puerto de Mazarrón, ya que llevo veraneando en este trocito de Mediterráneo desde que tenía sólo 15 días, y además ya soy la tercera generación en mi familia que veranea aquí.

¿Sabíais que mis padres se conocieron en éstas playas? ¿Y que este es el lugar donde di mis primeros pasos y mi primer baño en el mar?

Solo con esto ya imaginaréis que es un sitio especial para míDesde pequeña me ha encantado caminar por su paseo lleno de grandes y verdes palmeras al lado del mar. Y una cosas graciosas que hacía, era coger los dátiles de las palmeras y hacer una batalla con mi hermana.

Pero siempre acababa con mi madre separándonos para no mancharnos la ropa, jaja.

Todavía recuerdo cuando veía los títeres. Sí, esas marionetas tan graciosas que contaban una historia a los mas peques. Me las sabía todas, desde la Bruja Basurilla, hasta el rebelde de Trapalón .¡Y es que eran una fantasíaEs una pena, ya no las hacen, pero si volvieran iría igual de contenta como de pequeña.

Unos de los sitios que más me gustan es la Pantera Rosa. Es un lugar lleno de color iluminado por las  luces de las atracciones, en el que pierdes la noción del tiempo jugando al mini golf, encestando pelotas de baloncesto, intentando conseguir un peluche de Pepa Pig y tomando una coca cola.

Lo raro es que de pequeña iba pocoporque al estar al lado del cine de verano pensaba que era un lugar en el que los padres dejaban a sus hijos mientras disfrutaban de una película, y me daba miedo por si me dejaban allí para siempre.

Pero el año pasado me apeteció entrar y no puedo describir las buenas vibras que da aquel lugar, donde esa pantera rosa te espera al llegar. Allí he pasado tardes interminables con mi madre jugando al mini golf, y siempre ganaba jeje.

Siguiendo con los sitios que me encantan está el cine de verano. Allí vi mi primera película, acababa de cumplir tres años. UP fue mi primera experiencia cinematográfica, a la que mi madre me llevó pensando que era alegre por todos esos globos de colores. No fue así, yo notaba que era algo triste, pero mi madre consiguió, como siempre, que en mis recuerdos quedara ese chico scout tan gracioso y esa casa que volaba tirada por globos. Así que me encantó.