El Ayuntamiento apoya a la Comisión Casa del Niño en sus iniciativas para solicitar su rehabilitación

IMG_5057
IMG_5057
El Ayuntamiento apoya a la Comisión Casa del Niño en sus iniciativas para solicitar su rehabilitación

La concejal Delegada de Turismo, Beatriz Sánchez del Álamo, clausuró el concierto ofrecido en el centenario edificio y recogió el galardón que reconoce el apoyo del Consistorio

En la noche de pasado viernes, la Casa del Niño se abarrotó con más de trescientas personas que asistieron a un concierto que ha puesto fin al programa de actividades que ha desarrollado la 'Comisión Casa del Niño' con la finalidad de dar a conocer la historia del edificio y solicitar su rehabilitación.

La concejal Delegada de Turismo, Beatriz Sánchez del Álamo, clausuró el concierto informando que “aunque la Casa del Niño es propiedad de la Comunidad Autónoma, desde el ayuntamiento vamos a hacer y ya estamos haciendo todo lo posible para conseguir que se rehabilite, como es patrocinando las actividades que ha realizado la Comisión”.

Dichas actividades han consistido en varios actos culturales realizados durante los meses de mayo y junio como fueron un abrazo colectivo alrededor del edificio, una exposición fotográfica, tres conferencias y, para finalizar, este concierto ofrecido por la Unión Musical Cartagonova.

La orquesta, dirigida por Jaime Belda, interpretó conocidas composiciones de música pero, sin lugar a dudas, el mejor momento del concierto fue la participación en el mismo del joven tenor Pablo Martínez, antiguo alumno del colegio Hermanos San Isidoro y Santa Florentina, quien sorprendió a todos los asistentes con su increíble talento y voz.

En el intermedio, se proyectó el documental "La Casa del Niño: un valor desconocido", en el cual el reputado periodista radiofónico Pepe Castillo expuso la historia del edificio y las obras caritativas y educativas que se han desarrollado en el mismo desde hace más de un siglo. También intervinieron antiguos profesores y alumnos que contaron los entrañables recuerdos que tienen de su paso por él.

Igualmente, en el evento se entregaron una seria de distinciones a personas e instituciones que están colaborando para que la rehabilitación de la Casa del Niño se haga realidad. Por ello, uno de los galardonados fue el Ayuntamiento de Cartagena, recogiendo la distinción Sánchez del Álamo.

Según expuso la concejal Delegada de Turismo “la Casa del Niño se construyó en 1918 y, actualmente, está declarada Bien de Interés Cultural (BIC). Desde sus inicios, ha realizado una intensa labor caritativa y educativa en favor de la infancia de la ciudad. Muchos de nuestros bisabuelos, abuelos y papás y mamás han crecido en su interior. Y todavía, dentro de sus muros, se continúan impartiendo clases. Por ello, todos los cartageneros tenemos la obligación moral de luchar para que su rehabilitación se haga realidad”.

En el acto, también tomó la palabra la directora del colegio Hermanos San Isidoro y Santa Florentina, Marien Hernández, para agradecer a todos los presentes su asistencia al concierto y su apoyo a la iniciativa. Asimismo, intervino Tomás Martínez Pagán quien hizo una firme defensa de la Casa del Niño y de la necesidad de conservarla y de que no se venga abajo. “Esta es una institución centenaria en la ciudad y tenemos la imperiosa obligación de conseguir que se rehabilite. Por lo tanto, la Comisión volverá a realizar actividades el año que viene para continuar reivindicando su recuperación”.

Al concierto asistieron diversas personalidades como el Almirante del Arsenal, Alejandro Cuerda; el Director de la Escuela de Seguridad Pública del Ayuntamiento de Cartagena (ESPAC) y antiguo alumno de la Casa del Niño, Manuel Asensio; el presidente de la Asociación Benéfica Cartagena por la Caridad, Matías Barco; la presidenta en Cartagena de la Asociación Internacional de Caridad 'San Vicente de Paul' (A.I.C.), Paqui Bueno; y el presidente de la Cruz Roja de Cartagena, Andrés Ros, entre otros. Al finalizar el concierto, se ofreció un ágape por cortesía de El Corte Inglés donde los asistentes aprovecharon para intercambiar impresiones.