El desempleo en la industria alimentaria baja un 16,7 por ciento en el último año en la Región

IMG_5330
IMG_5330
El desempleo en la industria alimentaria baja un 16,7 por ciento en el último año en la Región

El desempleo en la industria alimentaria baja un 16,7 por ciento en el último año en la Región

El sector cuenta con 28.458 afiliados a la Seguridad Social, 1.329 personas más que hace un año, lo que supone un incremento del 4,9 por ciento

La directora general del SEF participa en la jornada ‘100 años alimentando el empleo regional’ organizada con motivo del centenario de la Agrupación de Industrias Alimentarias de Murcia, Alicante y Albacete (Agrupal)

23.06.2024 El desempleo en el sector de la industria alimentaría descendió en la Región de Murcia en el último año en 2.588 personas, lo que implica 519 personas menos, un 16,7 por ciento de bajada, que dobla la caída anua del paro general de la Región de Murcia (8,18 por ciento).

Los últimos datos disponibles de afiliados a la Seguridad Social reflejan que el sector está creando empleo. Así, en mayo, la industria alimentaria regional daba trabajo a 28.458 personas, 1.329 personas más que el mismo mes de 2023, lo que supone un crecimiento del 4,9 por ciento anual.

“Estos datos reflejan que tienen una mejor evolución que el conjunto general, que es del 2,44 por ciento, lo que significa que la industria alimentaria está ejerciendo como uno de los motores económicos en materia de generación de empleo de toda la Región”, señaló la directora general del Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF), Marisa López Aragón, quien participó en la mesa redonda ‘Claves del futuro del empleo en la Industria Alimentaria de la Región de Murcia’, incluida en la jornada ‘100 años alimentando el empleo regional’ , organizada con motivo de centenario de la Agrupación de Industrias Alimentarias de Murcia, Alicante y Albacete (Agrupal).

El sector se dirige hacia un modelo de producción más flexible, tecnológico e integrado que va a requerir un perfil ocupacional capaz de conjugar, por un lado, las destrezas específicas del área y, por otro, de constituirse como un perfil versátil con las habilidades transversales que le permitan ajustarse a la variabilidad del entorno. Además, las transformaciones están creando nuevos yacimientos de empleo que cada día son más demandados, entre los que destacan aquellos perfiles relacionados con el control de calidad o los supervisores.

“En el SEF se lleva a cabo una escucha activa y constante para adaptar y orientar los perfiles profesionales que permita anteceder la formación a las necesidades de la industria, de la forma más específica posible. Asimismo, es fundamental que los ocupados tengan una recualificación constante, por lo que ya se están implementando recursos como las microacreditaciones, que constituyen una herramienta ideal para la actualización continua de sus habilidades”, apuntó López Aragón.