MARES DE PAPEL EN PUERTO DE MAZARRÓN, CINCO AÑOS ACERCÁNDONOS A LA CULTURA

Eva, Mares de Papel
Eva, Mares de Papel
MARES DE PAPEL EN PUERTO DE MAZARRÓN, CINCO AÑOS ACERCÁNDONOS A LA CULTURA

MARES DE PAPEL EN PUERTO DE MAZARRÓN, CINCO AÑOS ACERCÁNDONOS A LA CULTURA

 

El verano empieza cuando el mar azul del Puerto de Mazarrón, en Murcia, se convierte en un mar surcado por barcos de papel. Esos barcos de papel que hacíamos de niños, y que hoy llegan cargados de sonrisas en forma de notas musicales, de poesía, baile, teatro, encuentros, abrazos… CULTURA CON VISTAS AL MAR.

Este año es el quinto, el quinto regalo que el Ayuntamiento de Mazarrón hace a cada una de las personas que quiera acudir al nuevo emplazamiento de este FESTIVAL DE FESTIVALES, MARES DE PAPEL. El espacio escénico El Castellar se abre a la cultura gratuita para TODOS.

 

Son las nueve y cuarto de la noche del viernes 5 de julio, y Jorge Durán me recibe para aplacar mis ganas de saber mucho más sobre este festival. Y saber ya sé mucho. Los que leéis mis andanzas por la vida cultural de la región, ya sois conocedores de que he abierto La ventana de Eva a personas que me han hecho crecer mi ilusión de manera infinita. Porque en los últimos años de Mares de Papel, he podido entrevistar a Neus Sanz, Rafael Álvarez el Brujo, Carmen Mola Premio Planeta, Carmen Posadas, Benjamín Prado y un sinfín de personas extraordinarias que este equipo increíble ha traído a este trocito del mediterráneo para el deleite de todos.

Jorge Durán es el concejal de Cultura de Mazarrón. Pocos minutos me han hecho falta para palpar su ilusión al hablar de este proyecto. La ilusión es contagiosa, y todo sale bonito cuando se trabaja creyendo en lo que haces. Así que ha sido un placer charlar un ratito con él, porque ya sabéis que yo soy otra ilusionada de la vida.

Me cuenta Jorge que Ginés Campillo, Alcalde de Mazarrón, es el padre de Mares de Papel. En la anterior legislatura fue concejal de cultura, y apostó por aquella primera edición en tiempos de Covid, con las restricciones que suponía y el miedo que se palpaba entonces.

Pero,¿ sabéis lo que pienso?, que hay que dar gracias a las personas que se crecen ante las adversidades, y Ginés Campillo lo hizo. ¿Y sabéis qué consiguió? Pues cambió el color gris de los días de desconfianza, el miedo a volver a cantar o bailar, aunque fuera sentados y sin poder rozarnos con los demás, por sonrisas, esperanza y vivir esos instantes de cultura con olor a sal, como si fueran nuestras nuevas primeras veces.

Claro, así que ahora es el Alcalde de este municipio donde me cuenta Jorge Durán, que trabajan con toda la libertad que él les da, para que los proyectos no se frenen, hagan sueños realidad y transmitan a todos que este es el lugar al que siempre querrán volver.

Le pregunto a Jorge por su día a día, cómo organiza una agenda como esta, las personas que hay detrás, esa parte humana que no se ve pero que es imprescindible para que un festival así trascienda y vaya siendo cada vez más el referente cultural que todos anhelan.

En septiembre, justo al terminar MARES DE PAPEL, ya me puse a gestionar con los proveedores, me dice.

No me extraña que Ginés Campillo lo haya querido en su equipo. Jorge es resolutivo, trabajador y lleva adherida la pasión por lo que hace.

Por eso el resultado es un abanico cultural amplio, extenso y de mucha calidad, me comenta.

Habla con orgullo de las personas que llevan trabajando codo con codo en Mares de Papel. María Juliana, Juan y Lucía son otros imprescindibles. Y luego está el equipo que lleva a cabo el tema administrativo.

Pocas personas para un festival de esta envergadura veo yo, aunque conociéndolos… Son unos profesionales y capaces de todo lo que se propongan.

Juliana fue la persona con la que yo contacté hace tres años, curiosa como siempre, y con un ojo crítico para saber cuando algo era muy bueno.

Tengo que decir que me abrieron las puertas desde el minuto uno. Ya les advertí que yo hacía las cosas a la manera de Eva. Nada de entrevistas al uso. Una conversación amena, disfrutar del espectáculo e inhalar la esencia. Porque mirando bonito, lo puedes contar bonito.

Así que aunque pequeñito, me siento uno de esos barquitos, el más pequeño que surca en esos mares de papel, porque son cercanos y te hacen sentir especial a su lado.

Hablo con Jorge y le pregunto si son conscientes del crecimiento desmesurado que lleva MARES DE PAPEL y qué será lo próximo, porque viendo el programa de este año…

Jorque sonríe, sabe que Mazarrón ha ido sumándose a la cultura, por eso ellos han estado arriesgando siempre, dentro y  fuera de Mares de Papel, sumando experiencias que han conseguido que  Mazarrón siempre quiera más.

Me comenta que apuestan por la continuidad, que no pueden perder la cabeza porque hay que ceñirse a los presupuestos, pero que este año ya tienen regulado para la siguiente edición la posibilidad de patrocinio. Un patrocinio que apuesto que ya está llamando a las puertas del Ayuntamiento, porque será un lujo estar en ese escaparate cultural proyectado por todo el país.

No dejéis de ver el programa de este año. Miguel Ríos, Elefantes 30 aniversario, Miguel Ángel Revilla, Albert Rivera, el doctor Cabrera, Irene Villa…

Y no quiero dejar nada en el tintero, porque he dicho que miro bonito siempre, pero lo veo todo, y no sería yo si no aprovechara para reivindicar lo que me parece justo.

Estamos ante un festival sin precedentes, GRATUÍTO. Que hace felices a muchas personas.

Gobierno Regional, este equipo se apaña bien con su presupuesto, aunque a nadie le amarga un dulce, pero, ¿no creen que un poco de calorcito, venir un día y reconocer lo que están haciendo, darles la visibilidad que merecen…?

No sé, digo yo. Que regalan sonrisas en un mundo de caos. Que, como decía Bécquer, por una mirada un mundo, por una sonrisa un cielo…

NO OS LO PERDÁIS, MARES DE PAPEL EN PUERTO DE MAZARRÓN.

Y ahora os dejo, que tengo preparado mi barquito de papel, a ver si llego hasta la Isla de Adentro y consigo ver ese pecio que todavía sigue en las profundidades, luego daré un paseo por las calas de Bolnuevo, me asomaré a ver el manto de la Virgen en la Torre de los Caballos, igual me acerco a Mazarrón, su paisaje lunar me encanta, agudizar el oído y escuchar a los mineros, y ya que estoy por allí, subir a las Casas Consistoriales que siempre es un lujo.

Vaya, pues ya la hora que se me ha hecho, me da tiempo a degustar el pescado fresco de la bahía y subir a tomar un mojito a la cafetería El Faro, donde es fácil perderse en la línea infinita que une el cielo con el mar.

Eso sí, un MAR DE PAPEL

 

http://https:/www.maresdepapel.es

EVA GARCÍA AGUILERA

LA VENTANA DE EVA