Comienzan los trabajos para la extracción del pecio fenicio de Mazarrón

Comienzan los trabajos para la extracción del pecio fenicio de Mazarrón

Comienzan los trabajos para la extracción del pecio fenicio de Mazarrón

El primer paso es la fabricación de 40 soportes de material rígido, resistente y  ligero a la vez, que servirán para sacar del agua con garantías las porciones de madera del barco, y se prepararán durante los meses de julio y agosto

02.07.2024 La Consejería de Turismo, Cultura, Juventud y Deporte va a comenzar los trabajos previos a la extracción del pecio fenicio de Mazarrón, siguiendo las recomendaciones de los expertos vinculados a su proyecto de extracción y restauración, según anunció hoy la consejera Carmen Conesa.

El verano es la temporada adecuada para realizar la primera fase debido a que el clima y el estado del mar facilitan las labores y aseguran una mayor cantidad de horas efectivas de trabajo.

La consejera subrayó que “las recomendaciones señalan que los trabajos concretos de extracción deberían comenzar al inicio de septiembre, pues las mareas y el clima no marcan diferencias significativas respecto a los meses anteriores y la disminución de veraneantes hará más cómodas las tareas asociadas a la extracción y trabajo diario”.

Así, el primer paso, previo a la extracción, es el diseño tridimensional y fabricación de 40 soportes -de material rígido, resistente y a la vez ligero, inerte químicamente y con flotabilidad neutra o negativa- que servirán para sacar del agua con garantías las porciones de madera del barco, y se prepararán durante julio y agosto.

A finales de agosto se llevará a cabo el montaje del laboratorio de campaña, con tres áreas: almacén de material de buceo y vestuarios; oficina de trabajo; y zona de investigación. Contará también con una zona al aire libre.

Tras los debates metodológicos del equipo de trabajo y considerando los antecedentes de documentación disponibles, se tiene por mejor alternativa la extracción del pecio en porciones, aprovechando las fisuras, grietas y separaciones ya existentes y minimizando el número de secciones. Se ha realizado un estudio previo de las secciones que se van a extraer y se trabaja sobre la base de contar con 20 porciones.

Teniendo esto en cuenta, la extracción contará con las siguientes fases: apertura de la caja que protege actualmente el pecio Mazarrón II; desenterrado por sectores de la zona a trabajar; marcado y etiquetaje identificativo de las porciones de madera a extraer; fijación y anclaje de la porción de madera a extraer a su soporte estructural; traslado de las porciones embaladas al laboratorio de campaña; apertura del embalaje y limpieza mecánica de las porciones; tareas de registro para inventario y trazabilidad de cada una de las piezas; y documentación gráfica exhaustiva mediante escáner láser; nuevo embalaje de la porción con film plástico para evitar pérdidas de humedad; y transporte al laboratorio ‘Arquatec’ de  Cartagena.

Conesa recordó que el Gobierno regional “lleva a cabo desde un principio un seguimiento minucioso y riguroso de todos los pasos que se han dado en la extracción y posterior conservación del pecio, cuya última fase de tratamiento y conservación se alargará, como mínimo, durante los próximos cuatro años”. En este sentido, reiteró “nuestra disposición a que su exposición, concluido el proceso, se lleve a cabo donde se considere adecuado, atendiendo siempre a que se cumplan todas las condiciones y garantías de preservación que requerirá el pecio”.

Por su parte, el director general de Patrimonio Cultural y Bellas Artes del Ministerio de Cultura, Isaac Sastre, manifestó que “este es un proyecto que destaca por la colaboración entre las distintas administraciones y en el que, además, la participación de la comunidad científica ha sido fundamental para poder llevarlo a cabo con todas las garantías”.

La dirección arqueológica y el proyecto han sido coordinados por el arqueólogo subacuático y especialista en arquitectura naval antigua Carlos de Juan, y ha sido elaborado por un amplio equipo formado por arqueólogos, restauradores e ingenieros procedentes de varias instituciones. Del mismo modo, en el proceso que ahora se inicia participará un equipo con experiencia contrastada.

Valor científico

La importancia científica y patrimonial del pecio fenicio de Mazarrón es de alcance internacional ya que se trata de uno de los barcos antiguos más completos descubiertos en el mundo hasta la fecha, pues se conserva casi entero desde la proa hasta la popa. Es un ejemplo único de la navegación y arquitectura naval fenicia. Además, el estudio futuro de las embarcaciones y su contenido serán de gran utilidad para estudiar la presencia fenicia en la zona.

El pecio fenicio Mazarrón II fue descubierto en 1994, a escasos dos metros de profundidad y a unos 40/50 metros de distancia de la playa de la Isla, del Puerto de Mazarrón. Se trata de una embarcación de más de 2.000 años de antigüedad, cuya importancia viene acreditada por su consideración como Bien de Interés Cultural de la Región de Murcia.

Desde 2018, la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad promueve, en colaboración con el Museo Nacional de Arqueología Subacuática ARQVA, museo estatal dependiente del Ministerio de Cultura, ubicado en Cartagena, una serie de intervenciones arqueológicas de seguimiento y control del estado de conservación del pecio.

En 2021, con el fin de garantizar su protección, salvaguarda y disfrute para las generaciones futuras, se acordó su extracción y posterior tratamiento de conservación en las dependencias de Arquatech, el laboratorio especializado del Museo Nacional de Arqueología Subacuática ARQVA, incluido por la UNESCO en el Registro de Buenas Prácticas relativas al Patrimonio Cultural Subacuático, decisión adoptada según el criterio técnico del grupo de trabajo constituido por especialistas en la materia y representantes de todas las administraciones.

En 2023 se formalizó un protocolo general de actuación entre la Comunidad y el Ministerio de Cultura, a través del Museo Nacional de Arqueología Subacuática ARQVA, que fue autorizado por Consejo de Gobierno el 9 de marzo.