El PPRM solicita que se inicie el procedimiento administrativo para declarar Bien de Interés Cultural a la Alfarería de Totana, como patrimonio etnográfico regional

Isabel Mª Saìnchez Ruiz Comisioìn
Isabel Mª Saìnchez Ruiz Comisioìn
El PPRM solicita que se inicie el procedimiento administrativo para declarar Bien de Interés Cultural a la Alfarería de Totana, como patrimonio etnográfico regional

El PPRM solicita que se inicie el procedimiento administrativo para declarar Bien de Interés Cultural a la Alfarería de Totana, como patrimonio etnográfico regional

 

  1. “La competitividad que existe hoy con la producción industrial y la invasión del mercado asiático en el sector cerámico, hace mucho más difícil el mantenimiento de este oficio en vía de extinción”, ha lamentado la diputada Isabel María Sánchez Ruiz

 

  1. “Hoy más que nunca se quiere y se debe mantener viva esta añeja tradición e imprimir el sello alfarero en los jóvenes totaneros y a los murcianos en general”, ha asegurado

 

24 de marzo de 2024. El Grupo Parlamentario Popular, a través de una moción en la Asamblea Regional, ha solicitado que se inicie el procedimiento administrativo para declarar Bien de Interés Cultural a la Alfarería de Totana, como patrimonio etnográfico regional.

La diputada del GPP Isabel María Sánchez Ruiz, precursora de esta iniciativa, ha señalado que “la actividad artesanal tradicional por excelencia en la ciudad de Totana ha sido y es la alfarería, tal y como se observa en numerosos detalles existentes a lo largo del pueblo”.

Entre ellos, se encuentra la presencia de hornos alfareros datados desde los siglos XVI al XX y catalogados y protegidos por su valor cultural; esculturas con motivos cerámicos a lo largo del pueblo; decoración de la Rambla de la Santa; en el Polígono El Saladar o en la salida de la Autovía A7; e incluso el nombre de sus calles, como el Paseo de las Ollerías o la calle Tinajerías.

La producción alfarera de Totana se ha mantenido hasta el día de hoy, “conservando el buen hacer de las más puras técnicas artesanales”, ha destacado la diputada.

En la actualidad, continúa elaborándose un amplio repertorio de piezas, en el que las formas tradicionales no han variado sustancialmente desde época medieval ya que es un oficio generacional, transmitido de padres a hijos, algunas de cuyas familias parecen remontarse a la mitad del siglo XVIII.

Por otro lado, la Sánchez Ruiz ha lamentado que “la competitividad que existe hoy con la producción industrial y la invasión del mercado asiático en el sector cerámico, hace mucho más difícil el mantenimiento de este oficio en vía de extinción”, así como la venta de las piezas moldeadas con las manos, “piezas únicas por su belleza, pero también por su variedad de formas y colores”.

“La producción alfarera fue en Totana una de las actividades empresariales más importantes del municipio, pero actualmente se encuentra en un proceso de peligro de desaparición, debido al auge de nuevos sistemas industriales, dejando de lado la creación artesanal”, ha denunciado la diputada, para añadir que “la alfarería en nuestra localidad se ha entendido como un modo de vida característico y una cultura peculiar de los barrios de Sevilla y Triana, particularmente, y de Totana en general”.

“Hoy más que nunca se quiere y se debe mantener viva esta añeja tradición e imprimir el sello alfarero en los jóvenes totaneros y a los murcianos en general”, ha asegurado Sánchez Ruiz.

Por todo ello, ha concluido la diputada, “necesitamos que se considere Bien de Interés Cultural a la Alfarería de Totana, como patrimonio etnográfico regional”, para que estén protegidos según recoge la Ley 4/2007, de 16 de marzo, de Patrimonio Cultural de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, en su artículo 66: “Cuando los bienes inmateriales de valor etnográfico de la Región de Murcia se encuentren en previsible peligro de desaparición, pérdida o deterioro, la dirección general con competencias en materia de Patrimonio Cultural promoverá y adoptaraì las medidas oportunas conducentes a su protección, conservación, estudio, documentación científica, valorización y revitalización y a su recogida por cualquier medio que garantice su protección y su transmisión a las generaciones futuras”.