Opinion_Actualidad

¡DONDE VAS SUPERMAN! ¡DONDE VAS TRISTE DE TI!, Ramón Galindo

Y con esto poco a poco, que mejor día que el De Santiago Patrón de España para aclararle a alguna señora ministra el concepto de Patria, no vaya a ser el diablo que el año que viene sea día del Matrón, que es el que asiste a las madres en el momento del parto, que no en del “marto”, pero eso es harina de otro costal.

Patria es un sustantivo femenino, entre otras razones porque acaba en “a” y sencillamente consultando la RAE, se refiere a la tierra donde se nace y la historia que la relaciona; derivada directamente del latín “patrius-a-um” -según se decline- (Terra-patria lugar de nacimiento o procedencia) que por cierto es la lengua de la que deriva el idioma español y que en su lingüística las palabras derivadas con prefijo como es el caso, en este caso masculino derivada de padre que también según la RAE quiere decir afectivo, protector, feminizandola con el sufijo al terminarla en “a”. De esta forma nos referimos a la Madre Patria a lo que al gusto de Yolanda sería “madre matria” algo bastante cacófono (que suena mal) como ella. Pero si estando fuera de España -¡Porque supongo que al ser ministra de España, a esta Patria se referirá!- si en ese caso, soldado o civil, en acto de servicio o estando de vacaciones tienen que por accidente, enfermedad, herida o muerte devolverle a la tierra de nacimiento ¿Lo “rematriarán”? -suena peor aún-.

Los británicos a este concepto se refieren como ‘motherland o homeland’ (madre-tierra y hogar-Tierra) que se traduce directamente como patria ya que en inglés los sustantivos no tienen género, pero todos sabemos que para los ingleses la Reina Madre era la Reina Madre y no el Rey Madre ni la Reina Padre, Dios tiene que salvar a la Reina y el Big-Ben es un reloj y no una “reloja”.

En resto de lenguas latinas, portugués, catalán o italiano sencillamente cambiando el acento se escriben exactamente igual, los franceses como en casi todos sus femeninos la terminan en “e”, aunque a Yolanda le gustaría más que “les enfants de la patrie” también tuvieran que cambiar su himno nacional.

Yolanda Díaz en su distorsionada idea no dudó en recordar el concepto de ‘Matria Europa’ que acuñó Edgar Morin. “Matria también en los textos de Unamuno, Borges, Virginia Woolf o Julia Kristeva, quienes nos hablaban de un espacio que nada tiene que ver con la tierra de nacimiento, ni con el Estado, sino con un lugar interior en el que crear un lugar propio”
¿Entonces de que carajo estás hablando Yolandita? ¿De tierra, de historia, de banderas y símbolos? ¿O de espacios interiores?
¡Tia, que eres la Ministra de Trabajo! Deja de filosofar introspectivamente y ponte al tajo, que tienes a la gente muy parada -nunca mejor dicho- y además te pagamos y muy bien por eso.
Esto es lo que tiene vivir en una casa de más de 400 m2 con todo lujo y servicio, -pagada por todos nosotros, me refiero a los que cotizamos- y que no tiene que limpiar, ni hacerse de comer, ni conducir ni ningún otro problema doméstico en el que pensar, que se lo hacen personal de limpieza, camareros, cocineros y conductores otrora llamados criados; a pesar de que otra ministra, esta vez debutante diga que es nieta de criados que servían a señores y gracias al socialismo es ingeniera de telecomunicaciones y ministra. Mira guapa, lo de ingeniera más bien será gracias a tu esfuerzo personal, al de tus padres y al de esta Patria que te ha facilitado que acudas a una universidad (cosa rara últimamente entre los de tu casta). Lo de ministra, visto el nivel no deberías de pavonearte de ello y efectivamente eso sí que tienes que darle gracias al “socisanchismo” como el resto del “selecto” elenco que te acompaña, incluyendo los 452 “bien pagaos” asesores “por la gracia de Sánchez” para él solito y los 1.200 más “bien pagaos” a repartir entre dicho y nutrido elenco; de los que la mayoría de “ellos, ellas y elles” precisamente la Patria no tuvo que preocuparse de sus estudios, porque ni se molestaron en adquirirlos, ni historial laboral tampoco ¡Pero OJO! que esto debe ser de aplicación para el resto de partidos que mucho bla, bla, bla. Pero tienen que dejar de mirarse el ombligo, no vaya a ser el demonio que sigamos generando rufianes también en el otro bando, que ya los hay hasta con la misma barba y apenas bachiller.
Aún así, sobre todo en política también existen los salvapatrias, las salvamatrias y sobre todo los salvaculos que son los que indiscriminadamente son capaces de cruzar todas las líneas rojas de la dignidad con tal de conservar el sillón y seguir comiendo sin doblar el lomo, como ciertos populistas que no populares ¡O también! capaces de alinearse con partidos antiespañolistas metiendo la cabeza debajo del ala y vendiéndose por el chusco como ha sucedido en Melilla, cosa por otro lado ya muy habitual en política. Bueno, en ese caso yo ya sé lo que haría pudiéndolo hacer, aunque le cueste el culo a quien le cueste, Ayuso incluida, ahí lo dejo.
Y así de mal llegó Sánchez, y a costa nuestra (450.000 €) y con su séquito se fue unos días a EE.UU -esto de los aviones es su debilidad, pese a que gracias a la Jueza Esperanza Collazos del Juzgado de Instrucción núm. 15 de Madrid se esté evitando el pago de 34 millones a Plus Ultra (controlada por empresarios venezolanos próximos a Maduro) y sus tres vetustos aviones de entre 12 y 20 años de antigüedad-. Y se paseó por New York sin ser recibido ni por el vigilante de Central Park -tan solo el conserje del hotel le saludó al abrirle la puerta-, causando el mismo efecto entre los neoyorquinos que si el concejal de juventud y tiempo libre del ayuntamiento de Villaventosa de Abajo visitase Madrid. ¡Pero le encantan las fotografías! Que dentro de un par de años solo le van a servir como a las de Zapatero para enmarcarlas y adornar la cómoda del salón del “chaletako” que se compre -si no lo tiene ya- (y por cuatro perras) en algún barrio selecto del norte de Madrid ¿Alguien apuesta algo?
Este aliado de comunistas ¡Menuda gracia que le hace eso a los Yankees! que ha ido a America a tirarse el pegote de lo bien que lo ha hecho, teniendo al país con las colas del hambre -por cierto atendidas por comedores sociales católicos-, con la gasolina más cara de la historia, la electricidad convertida en un artículo de lujo, el paro como referente social y la peor de las gestiones sanitarias en cuestión de pandemia ¡DÓNDE VAS SUPERMAN! ¡DONDE VAS TRISTE DE TI!

Y no quiero terminar esta santiaguera crónica sin dejar en vacío el recuerdo del tristemente recién fallecido economista español y barcelonés José María Gay de Liébana -cuyas ideas estamos tardando en poner en marcha- con uno de sus pensamientos: “En España se registran ineficacias presupuestarias que podrían resolverse «si somos capaces de eliminar la gigantesca industria política que se ha generado y que consume cerca de 25.000 millones de euros al año>>”.

Ramón Galindo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba