Economia

El agricultor de secano podrá tener en los créditos de carbono otra fuente de ingresos al tiempo que lucha contra la desertificación

El agricultor de secano podrá tener en los créditos de carbono otra fuente de ingresos al tiempo que lucha contra la desertificación

La capacidad de absorber CO2 del suelo agrícola de secano podrá convertirse en el futuro en un modelo de negocio ante la demanda de empresas del sector difuso que necesitan compensar sus emisiones

El proyecto LIFE AMDRYC4, en el que colabora la Comunidad Autónoma, demuestra que la absorción de carbono en el suelo de cultivo de secano es una opción para adaptarlo al cambio climático

Los agricultores de la Región de Murcia, especialmente los de cultivos de secano, podrán tener en el futuro una nueva fuente de ingresos o modelo de negocio, a la vez que luchan contra la desertificación, mediante los créditos de carbono de CO2, y más concretamente en la zona del Mediterráneo.

Esta práctica ya la realizan de forma voluntaria algunas empresas que compensan sus emisiones con la plantación forestal, pero aún no está regulada para suelo agrícola de secano.

 

Así lo destacó el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca, Medio Ambiente y Emergencias, Antonio Luengo, en el Simposio de clausura del proyecto LIFE AMDRYC4, que se celebró en el Centro de Investigación Multidisciplinar de la Universidad de Murcia, coordinadora del proyecto.

El objetivo principal es adaptar la agricultura de secano en áreas mediterráneas al cambio climático para fortalecer su función mitigadora como sumideros de carbono, incrementando el carbono orgánico del suelo, tal y como se establece en la iniciativa de 4 por 1.000.

Con la posibilidad de que la absorción de CO2 en los cultivos de secano suponga en un futuro una fuente extra de ingresos para los agricultores que vendan créditos de carbono, se fomenta el mantenimiento de los suelos, se combate la desertificación y es una opción de adaptación al cambio climático.

“Resulta especialmente importante el fomento de las absorciones de carbono y las perspectivas que, una vez regulada o legislada su aplicación, posibilitarán un nuevo modelo de negocio para la agricultura, y en especial para la del secano”, afirmó Luengo.

En este contexto, el proyecto LIFE AMDRYC4 demuestra el potencial que poseen los suelos agrícolas del secano mediterráneo como sumideros de carbono y suministradores de servicios ecosistémicos y de biodiversidad, que contribuyen de forma directa al desarrollo y mantenimiento de nuestro entorno rural.

Antonio Luengo también destacó la gestión sostenible del agua y la lucha contra la desertificación, “fenómenos cuyo riesgo se ve incrementado de forma especial en el sureste español, como consecuencia del cambio climático”.

Declaración política conjunta sobre la desertificación en febrero 2023

Los resultados del proyecto han permitido que la Región de Murcia lidere el diseño de una estrategia de lucha contra la desertificación, potencialmente replicable en otras regiones mediterráneas afectadas como las que hay en el sur de España, Portugal, Italia, Grecia, Malta, Chipre y las zonas ribereñas del mar Negro, en Bulgaria y Rumanía. Prueba de ello es una Declaración política conjunta sobre desertificación, promovida por la Comisión Intermediterránea de la Conferencia de Regiones Marítimas y Periféricas (CRPM), cuya aprobación está prevista para el próximo mes de febrero.

Los cuatro socios con los que ha contado la Universidad de Murcia para llevar a cabo las actuaciones del proyecto LIFE AMDRYC4, que se han prolongado hasta este año, son la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca, Medio Ambiente y Emergencias, Ingeniería del Entorno Natural (IDEN), Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de la Región de Murcia (COAG) y la Asociación Nueva Cultura por el Clima (NCC).

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba