Opinión Deportes

El Castellón, kaput ante el Efesé por un gol del ‘milagrero’ Rubén Castro (1-0)

El Castellón, kaput ante el Efesé por un gol del ‘milagrero’ Rubén Castro (1-0)

Manda carallo, que había que dormir el partido desde el 1-0 (55′) y maese Carrión tiró de la garrafa de los somníferos y se durmió hasta el apuntador bastante antes del 95+4 que dio el colegiado Ávalos Barrera de alargue, del que aún se recuerda su regalo de 3 ensaimadas penalti al Mallorca en sus dos partidos contra el Efesé. Un Cartagena estuvo hoy diligente, con muchos de dedos de frente,  fue de menos a más, como los malos estudiantes que solo clavan codos cuando ven la calabaza llegar,  pero los murmullos movidos por lo bien que estaba respondiendo Julián Delmás (el 22, los patitos guapo) se escucharon en Zaragoza, su tierra.

Qué bien Delmás corriendo banda, ensayando el remate y echándole bemoles a la sartén. Y tapándole la boca al coro de técnicos. Aleluya, aleluya. Hasta el hoy gran Delmás sacó de banda (49′) con tal fuerza que metió la pelota en el punto de penalti orellut. Nadie lo esperaba. La estrategia no estaría ensayada y ahí quedó Carrión en puras bolas.

Pero el milagrero de la tarde fue Rubén Castro, al que la señora Castejón seguro mandará la próxima semana abrir consulta entre ediles, en el Consistorio, para que el canario dé su nombre a una calle del Complejo Tomás Olivo. Un merecido premio como el que, con la Desescalada en marcha, hará realidad del dúo ByB poniendo autobuses gratis el viernes a Cornellá ElPrat, feudo del Espanyol, para los seguidores. Qué buenas son las hermanas Carmelitas, que buenas son que nos llevan de excursión.



Los preocupados jugadores del Cartagena sentirían, a la ruidosa llegada del equipo al estadio para enfrentarse al Castellón, el calor de un finde con clima veraniego y la apoyatura de propios seguidores reunidos en la explanada. Las redes sociales, que enredan lo suyo y lo del vecino, reflejaron la convocatoria no recomendada por las autoridades sanitarias. Doscientos forofos se desgañitaron al sol sobre las 4 y media de la tarde. Mereció la pena el apoyo, compensado con el 1-0 que deja a los efesistas en el puesto 16…pero aún rondando el demonio del descenso. Pero, bueno, que el equipo se eche al monte como Curro Jiménez, sin El Algarrobo, para consolidar la permanencia es loable.

FUEGO CRUZADO

Todo sea por la causa. Y es que sigue la emoción y el fuego cruzado a discreción en la Liga Smart Bank hasta agotar  los ansiolíticos en las farmacias y no dar abasto en los mercadillos de Cabo de Palos y la Urba Mediterráneo comprando a codazos chalecos antibalas/gol madi in China. Se han vendido como pipas de girasol (“que me los quitan de las manos, que me los quitan de las manos”) y por cada cinco docenas despachados, regalaban un bote de medio litro de gel hidroalcohólico Tío Pepe. Miguel Gila se perdió en su día argumentos para estar sembrao en sus telefonazos en tiempo de guerra. De guerra contra el Covid 19 y la madre que lo parió.

Cualquier resultado este segundo domingo mayero ante el CD Castellón  obligaba al Efesé a ir a Cornellá El Prat a rebañarle algún punto al confirmado primer ascendido a la liga segundista, el cohete preparado por la NASA, el RCD Espanyol, un rico club con límite salarial de 45,3 millones. En el estadio periquitero espera el próximo viernes 14, tal vez con la escopeta cargada RDT, que no es algún sucedáneo del insecticida DDT sino las iniciales y así firma sus goles el repeinado y engominado Raúl De Tomás (RDT) un madrileño que los blanquiazules llevaron a su plantilla desde el Benfica previo pago de 20 millones de euros a los portugueses, cerca de la mitad del presupuesto.

RDT TAL VEZ NO JUEGUE ANTE EL EFESÉ

El gato de la cabellera engominada lleva marcados más goles que nadie este curso: 22, uno más que Djurdjevic, cuatro más que Sadiq y siete más queRubén Castro. Pero (elemental querido Watson)  su positivo (asintomático) en la pandemia le ha hecho ser baja esta jornada ante el Real Zaragoza y tal vez sea ausencia frente al FC Cartagena, O acaso no.

Pero en presente de indicativo,  ya se vio y confirmó este fin de semana la obsesión del míster orellut Juan Carlos Garrido no era otra que la de amarrar deportivamente a una silla a Rubén Castro,  para que el canario no se moviese. El preparador castellonense desde el pasado lunes ha estado sometiendo a los defensas marcadores de su plantilla a unas sesiones de rodeo a lazo, que les dio un especialista de la escuelas ecuestres de Texas y Arizona. Todo esto para echarle el guante y tener amarrado al mismo Rubén. Pero el pío pío fusiló al estar en el sitio cuando el portero de la Plana repeló un misil de

PD. Uno. Carrasquilla desaparecido en combate. La fanaticada hace una colecta para pagar un anuncio en la prensa con el “Se busca”.
Dos: Marc Martínez confirma que sí, que aunque cuando a veces sale del área chica con sus puños Mazinger Zeta tiembla Tentegorra y la pasarela de la Rambla de Benipila, está acreditado como portero histórico. El mejor.
Otro sí: Que a Carrión se le cortó la fibra óptica al principio del partido y no hubo conexión entre líneas. Después se solucionó todo. Una buena capa (Rubén Castro y su gol de cuco) todo lo tapa.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba