Opinión Deportes

El VAR la lía y un posible penalti que se concede en el Cartagena-Leganés es ‘borrado’ por la decisión de Vicandi Garrido (0-0)

Pudo ser la 17ª victoria del FC Cartagena en la Ligay se quedó en el quinto empate en la misma competición. La cosa tiene guasa. El 0-0, que tal vez sea el marcador más antipático del fútbol cuando no se triunfa, no encandiló a nadie en la gris Jornada del Bocadillo decretada por los dictadores que asignan los horarios de los encuentros. Tebas y Rubiales, dos iguales como los manguales.

Un día terminaremos haciendo huelga de hambre y nos dirigiremos al Cartagonova dejando en casa el bocadillo. Pa chulos nosotros. Pero la cruda realidad es que  si somos gastronómicamente soberbios, regresaremos al domicilio pasadas las 4 de la tarde pasando más hambre que el que se perdió en la isla o que el perro del tío Alegría, un tipo peruano que era escritor y se llamaba Ciro, como el magno persa en los años del catapún.

El Leganés sale del trance contento y su míster el franco tunecino Nafti, que tiene malas pulgas cuando se cabrea, pero que es un pedazo de pan, ha declarado a posteriori que matemáticamente su equipo se ha ganado la permanencia aquí en Benipila, donde demasiados visitantes recargan la pila. Nafti cogió a los madrileños penúltimo en la Liga con 10 puntos en trece partidos y algún mérito tendrá al sacarlos de la quema.

USÍA VICANDI GARRIDO DECIDE

Aunque los jugadores pusieron interés, porque los futbolistas se juegan su prestigio, son escaparate ante una salida o una renovación, el empate fue un ni chicha ni limoná. Un partido gris ratero, como la piel de la rata,  y que se  salvó del aburrimiento total y de ser un Concurso Internacional de Bostezos gracias a la polémica del penalti sobre el minuto 65 supuestamente cometido por mano de gigantesco defensa camerunés Allan Nyon, que ya jugaba en el Granada de Quique Pina en 2015 cedido por el Udinese.  

 

 

Eso sí, solo por ver en acción a Pablo de Blasis, como director de la sinfónica albinegra, merece la pena ir al estadio a las 2 de la tarde, con 26 grados a la sombra o 41 al sol. Yo no sé si volverá a Argentina a hacer gimnasia y esgrima, para retirarse, pero  lo está dando todo de sí.

Y retomo el tema. Cerca de seis minutos tardó en saberse si iba a ser una decisión del árbitro de campo, Ais Reig,reafirmada o tumbada por el superior criterio del árbitro del VAR, Usía Vicandi Garrido, conocido por sus reiteradas determinaciones fastidiando al Efesé, Rubén Castro se disponía a lanzar el penalti y se apoderó del balón, a un palmo del punto de los once metros. Álex Gallar, listo,  hizo en ese momento de guardián para que nadie de los madrileños hiciese hoyo en  el redondel de cal de la hierba.

Una parafernalia de mucho cuidado. Pero no hubo penalti confirmado y si no hubo tal tampoco podría subir el 1-0 al marcador que era con lo que soñaban los 4.561 espectadores in situ, más que los que acudieron el día del Girona, en la Jornada Económica, también desencadenante de polémicas.

 

 

Cierto es que el Leganés, con 3 puntos menos que el Efesé y jugadores valiosos como Bárcenas y José Arnáiz (éste sobre e papel, porque no estuvo a la altura como rematador (buscando ganar en Cartagena por el cauce de los contragolpes, que los iniciaba bien pero no había tiro que lanzase con peligro a la puerta de Marc Martínez, recuperado de Ponferrada a base de yoga, y en este encuentro mantuvo por décima vez la puerta a cero. Al gran cancerbero se le vio muy responsabilizado como capitán, ordenando incluso el juego, como un segundo míster. Aún no sabemos cuándo Vigueras o el influencerMoya dirán el destino profesional del barcelonés.

El talaverano José Arnáiz ha jugado en Primera con el FC Barcelona -en Copa del Rey y 5 minutos en Liga- y dos campañas con el CD Leganés. Su aportación este curso al equipo de Butarque es de 6 goles. Por el Cartagonova pasó inadvertido. Le tocó estar a la sombra de Julián Delmás y el zaragozano salió airoso.

La victoria del Efesé la tuvo en los pies de Alfredo Ortuño, en los 16 minutos que jugó, al final, 8 más los ocho del alargue que dio el árbitro. En esa fase del descuento el yeclano dispuso de la gran oportunidad del 1-0. De otros cartageneristas puedo decir que valoro el esfuerzo y disposición de Sergio Tejera, tras un tiempo chupando banquillo, y critico el mal partido que le salió a Nacho Gil.

__________________________________________________________________________
CARTAGENA ACTUALIDAD
LA WEB AMIGA
TODA LA INFORMACIÓN LOCAL Y DE DEPORTES
_____________________________________________________

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba