Opinión Deportes

En el Tartiere “nos dieron la comida” con el 2-0 encajado por el FC Cartagena. El meta del Oviedo, en paro, Guillermo Jiménez

En el Tartiere “nos dieron la comida” con el 2-0 encajado por el FC Cartagena. El meta del Oviedo, en paro

 Que no, que no. Partidos de fútbol, por televisión, a las 2 de la tarde, no los paso ni tomando Almax, Omeprazol o el más barato Bicarbonato. Se me atragantan los encuentros, más si veo un camaleónico Oviedo –Cartagena esperando que siga la buena racha albinegra, voy dado. Tratándose de ir a Asturias…

-De primero fabes asturianas.

-De segundo, más fabes.

-Y para beber, sidra de Villaviciosa.

-De postre, me quedo con el pleno acoso del Cartagena al área de Femenías, el primo de Jeremías, con Dauda haciendo cosicas y el japonés Oka levantando el brazo una vez, otra y otra, pidiendo balones. Le llegaron al nipón de cuentagotas. De manera que Femenías tuvo un partido sin trabajo, como para donar su salario a una ONG, porque lo que es sudar no sudó su camiseta gris.

¿Quién sería la Viciosa de la villa? Lo digo por lo de la sidra. Una fumadora empedernida de puros habanos como lo era Sara Montiel, que era del Orihuela, su localidad de adopción. “Fumando espero el gol que nunca llega…”  Esta Sara es cartagenerista y morirá de vieja, esperando que el Efesé marque goles una tarde y sigue haciéndolos también en las siguientes.

    A pesar de los pesares, el diablo lo dice: Aúpa Efesé.
LOS AUTOGOLES ESTÁN DE MODA: LA ROMAREDA, TARTIERE…

Memorizando, los éxitos anteriores se produjeron de aquella manera: autogol  del Zaragoza y camotazo de Alfredo Ortuño en el 90-+3 frente a la Real Sociedad (1-0 y gracias). Y en el Carlos Tartiere, hoy domingo, stop. Frenazo y gracias al airbag el accidente no fue a mayores. Un discreto 2-0, y el que venga detrás que arree. Uno que no arreó demasiado hoy  en el césped asturianín fue el conocido capitán Tejera en el Ovieu y de momento no pasa de ser soldadico raso en el FC Cartagena. Espabila, maravilla.

La Liga Smartbank es tan compensadísima y problemática que un día te regalan un autogol (en La Romareda) y hoy eres tú el que, en el caso del FC Cartagena, regala un gol, el de David Andújar  (57’) en propia meta, que dejó al Súper Marc Martínez con 7 goles encajados en el resumen de lo que va de campeonato.

 

                        Marc Martínez fue de los mejores en Oviedo, en un partido gris de los visitantes.

A mí no me gustó el Cartagena de hoy. Algunas pinceladas tan pinceladas que al final quedó un cuadro abstracto, muy abstracto a lo Picasso pero en clase pobre. En resumidas cuentas que  Sigue el dolor de muelas en la Efesemanía que proporciona el agujero negro evidente en el centro del campo del equipo. Yo no sé si es peor caer en el Triángulo de las Bermudas, desapareciendo, que hacerlo en el clásico agujero negro, del que confieso no tengo pajolera idea. Escribiré a la NASA para que me informe, pero entre unos y otros, el centrocampismo blanquinegro se pierde. 

Coincide este lastre con la pájara o empanada de Álex Gallar, un jugadorazo que lleva dos partidos que no son de su nivel, y además se gana una cartulina amarilla por el Poncio Pilatos de árbitro que fue el navarro Gleiz, especialista en lavarse las manos y que en el penalti decida el VAR. Mal sucesor de Daniel Zariquiegui, arquetipo de colegiados de los años 50, un poco madridista, eso sí.  Para mí sin ápice de pasión, no hubo penalti ni niño muerto en el Tartiere. Sencillamente porque la mano de Alcalá fue una acción totalmente fortuita e involuntaria. ¿Para eso tratan de  unificar criterios los responsables del arbitraje? Va a resultar que con Victoriano Sánchez Arminio vivíamos mejor.

EN ESPERA: LA RECUPERACIÓN DE GALLAR Y LOS GOLES DE RUBÉN


                                      Pablo de Blasis no jugó en Oviedo, aunque viajó. 

Y si de Gallar hay que aguardar que prospere y sea el que es, de Rubén Castro hay que esperar que inaugure su lista de goles esta temporada. Se le viene negando, aunque lo intenta. Hoy, al final (88’) remató de manera letal pero el envío fue al lateral de la red. El tono final del conjunto de Carrión fue intento de maquillar la actuación. Los cambios se notaron:  fueron cinco a partir del minuto 59: Dauda por Ortuño y Neskes por Gallar. Y desde el 69, tres: Gastón Silva por De la Bella, Richard Corazón de León  Boateng (toma caldo de tigre) por Tejera, y Okazaki por Bodiger.

Cuando Okazaki se destape todos nos vamos a acatarrar con el despliegue del nipón que nos va a dejar helados. Y un modesto  regalo didáctico: ¿cómo se dice Efesé en japonés? Nihongo no efesosu.

La gran incógnita ante el Cartagena-Lugo, el sábado 18, a las 21:00 horas, es saber qué tal rendirán las luminarias del estadio Cartagonova. ¿Nos llavamoslas linterna, de apoyo?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba