Opinion_Actualidad

MONTANARO: ESPAÑA, UN CIRCO DE PARÁSITOS

ESPAÑA, UN CIRCO DE PARÁSITOS

Aunque con origen más remoto, es un vocablo griego que significa “comensal” pero, en síntesis, un parásito es un organismo que vive a costa de otra especie. El parásito, que puede ser animal o vegetal, se alimenta del otro organismo, debilitándolo, aunque, por lo general, sin llegar a matarlo, por lo general. La interacción biológica que involucra a los parásitos se conoce como parasitismo y aquí, en este circo que es España, en la política se establece como una mafia de vividores y vividoras del cuento, con claras aptitudes de nepotismo, clientelismo y amiguismo. La especie que aloja al parásito se conoce como huésped u hospedador, he aquí la sociedad española y sufre una depauperación de su aptitud productiva ante la acción del otro organismo que, a su vez, logra mejorar sus propias condiciones y su capacidad de supervivencia, ahí están los que hacen de esta democracia una anormalidad clara, está secuestrada la Constitución por un Estado de Alarma semestral ilícito y antidemocrático, por leyes ilícitas expedidas a golpe de talonario y anticonstitucionales y el Tribunal Constitucional, velador de la misma no se pronuncia, quizás sea de Sánchez ya como la Fiscalía con un tapiz  de gobierno y la clase política sin excepción y su engrandecimiento económico, se están forrando, ejemplo de 22 ministerios con miles de asesores vividores y uno, a 500 millones de euros para contentar a la cajera de SS de los Reyes.

“Asinque”, citando al “Sémola” -ilustre ideólogo imaginario de la mala folla cartagenera-, puede decirse que los parásitos se benefician de la asociación que establecen con el otro organismo, mientras que éste se ve perjudicado por el tipo de interacción, creo que la directa comparación de España y sus gobernantes está clara. Pero voy más lejos, en algunos casos, los propios parásitos pueden convertirse en hospedadores de una tercera especie, que se conoce como hiperparásito, así, yo los defino a estos tardo asesinos y delincuentes como terroristas amigos del gobierno, colegas de Sánchez e Iglesias y a los golpistas que están arruinando una vez más Cataluña y a los catalanes, ciegos estos y narcotizados por proclamas tercermundistas bolivarianas de esa horda de parásitos populistas que han contaminado la sociedad española de bacterias nocivas chavistas para el Estado de Derecho y cuestionan la supervivencia honesta y honrada. Pero hay otra vertiente del hiperparásito, son las 17 taifas y la de Murcia a la cabeza, no he visto un parasito más grande que el análogo a Sánchez, López Miras, curiosamente con carreras y accesos paralelos, la nada, desde luego no es el más listo de la clase, es sin duda y demostrado la marioneta de los arcaicos y dudosos gobiernos peperos murcianos, otro clown con afán de protagonismo, su mayor logro ha sido hundir el tejido vital empresarial de la región haciendo hincapié en el cartagenero, la Hostelería, el pequeño comercio y la mediana empresa, con todo lo que ello conlleva y con la ingente cantidad de autónomos derivados de estos,  condenados al ostracismo y a la miseria por la falta de gestión y de “miras”, espero que alguna sentencia le devuelva a su cloaca primitiva de la cual no debió salir. De esta manera se produce una cadena donde el hiperparásito vive a costa del parásito, y el parásito hace lo mismo con su huésped. Pobre España.

Detallo la acción de algunos de los parásitos que más comúnmente atacan a nuestra especie:

Anquilostomas o gusanos que empiezan su ciclo vital fuera de nuestro organismo y llegan a él por medio de ingesta contaminada, en este caso aprovechando la miseria de la crisis y el movimiento reivindicativo del 15 M, contaminando y camuflándose los podemitas entre las víctimas, y esto son hechos, no opiniones, han remarcado un estado autoritario, se están enriqueciendo a costa del trabajador y el empresario que tanto desprecian y se han aburguesado, ya lo eran, niños pijos explotadores del sistema con carnet comunista disfrazado. Una vez en el intestino de este país, se pegan a su pared y se alimentan de la sangre del honrado trabajador para crecer, lo cual puede provocar una clase de anemia. Entre los síntomas que causa la presencia de estos parásitos se encuentra la diarrea, las náuseas, la pérdida de fuerza y el dolor en el abdomen, cuadro clínico español.

No voy a ignorar a los platelmintos, ¡mira que me gustaban estos en el colegio!, ¡platelminto!, joder, que bien suena, encuentran su hábitat en el torrente sanguíneo de sus anfitriones y son los causantes de una enfermedad que provoca fuertes fiebres y urticaria, dan grima, entre otros síntomas, y puede causar la muerte, ahí están nuestros socialistas de tres al cuarto, sánchistas que han fagotizado y colonizado el socialismo de la transición en una autocracia chovinista ególatra y soberbia (creencia de que lo propio, lo que uno pertenece es mejor o superior en cualquier aspecto al resto). Su presencia se manifiesta a través de daños e inflamación en los órganos principales, pueden alojarse en un mismo cuerpo por varias décadas, a veces sin mostrar síntomas durante mucho tiempo. Cuando sí lo hacen, éstos suelen ser de extrema criticidad social y económica, Zapatero, Sánchez, e incluso González en su génesis más atenuada.

Luego los bancrofti, son trasladados por los mosquitos y liberados en la sangre del anfitrión, llegan a Cataluña de diversos lugares. Sus larvas atacan a los nódulos linfáticos, especialmente en los genitales y las extremidades inferiores, y cuando alcanzan la adultez suelen causar alguna enfermedad como la elefantiasis y otras anomalías morfológicas donde se pueden situar a la horda animal independentista catalana y sus circos mediáticos, hay que votar a costa de todo, ¡ya no hay este finde COVID en Cataluña!, ¿y que nadie vaya a la cárcel por esto? Entre los síntomas que se advierten en su presencia se encuentran los escalofríos, dolor, fiebre e infecciones…

Está también el patógeno Histolytico que es un organismo unicelular que ataca a las personas y otros primates. Se encuentra en cuevas y zulos escondidos y son traidores, cobardes asesinos y delincuentes, se esconden en suelos húmedos y en el agua contaminada. La contaminación fecal colabora con su propagación, de hecho, son restos fecales. Cabe mencionar que la tasa de muertes que se le adjudica supera la del resto de los protozoos, son asesinos terroristas y socios gubernamentales de este extenso paradigma parasitario. Nauseas, diarrea, vómitos, asco y repugnancia son algunos de los síntomas de su paso por nuestro organismo.

Y así, en lenguaje coloquial y, por último, se califica como parásito a la persona que vive, o intenta vivir, a costa de otro sujeto, aprovechando sus recursos materiales, y ahí está el resto de la partida parasitaria política, en el caso de Murcia y Cartagena es de charca muy contaminada, ejemplo de nula gestión la primera y postureo entre Thelma y Louise la departamental. Como diría un comunicador que no soy yo, si se ha estado criticando al Gobierno con razón, porque nos ha condenado al arresto y al confinamiento carcelario, ¿por qué no se permite en Cartagena y el resto de Murcia la apertura de la hostelería y el pequeño comercio que no son culpables ni causantes de la trasmisión vírica, pero sí causa efecto de la ruina que se avecina y por qué no se genera gestión sanitaria? En lugar de adornarse el presidente López Miras y sus alcahuetes de Ciudadanos con cifras porcentuales de creación de contratos sanitarios que son una verbena de mentiras estadísticas, ¿por qué no se reabre el Hospital Naval como centro para crisis y evítanos un CETI que nadie quiere?, se dota de personal y equipos y se mantiene en latente gestión para estos casos y evitamos saturar hospitales, evitamos muertes por enfermedades cardiacas o cáncer y otras ajenas a la COVID y se procura el cuidado a estos enfermos en territorio controlado evitando contagios ajenos e impropios y, si para esto, nuestra sin par clase política ha de desaparecer a la mitad y menguar en la misma proporción sus sueldos, bienvenido sea.

 Es cierto que ahora importan las elecciones catalanas, empieza casualmente a bajar la curva y liberarse los hospitales, también los bares excepto en esta región murciana de idiotas y claro está, les siguen importando a estos gobiernos, tanto central y regional una mierda la ruina de los autónomos, de las pequeñas empresas domésticas y sobre todo de los hosteleros, mientras a la sazón, las vacunas están todavía por determinar su verdadera eficacia o nocividad, unas se establecen en un rango de edad, subjetivamente pero no sabemos el motivo real, nos engañan y nos ningunean y este país y sus ciudadanos esta cada día más narcotizado a expensas de estos desalmados, somos unos imbéciles en potencia binaria, hemos convertido una democracia avanzada de cuarenta años en una anomalía parasitaria social comunista sin parangón, como dice un parasito de Podemos, un tal Iglesias, donde estos anormales han fagotizado la piel de toro en interés del manipulador embustero que preside amoralmente.

Siempre nos quedaran estúpidos como Garzón el tonto economista que ha tenido efecto espejo con los no más inteligentes de Podemos y PSOE como Narbona pidiendo la condonación de la deuda europea y el no va más, hacer más dinero, como si esto fuera un Monopoly y estuviéramos en la mesa de camilla una tarde de invierno lluviosa. ¿De verdad somos tan imbéciles?

Yo, pensando en que será el siguiente disparate de este gobierno, recuerdo a Calígula, emperador Romano que nombró a su caballo senador, acto claro de tiranos y dictadores, con lo que no me sorprendería nada algún affaire parecido de soberbia gubernamental. Con tal de fantásticamente demostrar su autoridad y poder son capaces de todo, han robado, malversado, estafado y prevaricado y no pasa nada. Ahora Cataluña, embutifarrada en un circo de mercaderes y payasos afronta 40.000 millones en vencimientos de deuda esta legislatura y los pagaremos nosotros los “antipatriotas”, eso parecemos los españoles, diría que tenemos lo que nos merecemos, pero nada más lejos de la realidad, simplemente el engaño y la astucia han conseguido establecernos en una sin razón sociosanitaria y económica.

Decía el de Algezares, Saavedra Fajardo, allá por el siglo XVI que “Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira y que parezca verdad, disimulando el engaño”, y esa es la lid estratégica de nuestros gobernantes actuales, todo les ha salido a huevo, que diría un huertano.

Llevamos una etapa política recesiva y no solo por el virus de los cojones, una etapa que nació con engaños, falacias y disparates locuaces, soportamos un estadio bucólico en las Cortes Generales, parece que se ha parado el tranvía de las ideas y de las soluciones en el Congreso, como si de un patio de colegio se tratara, con un líder que tiene el don de jugar y manipular a todos y todas.

Nos esperan tiempos difíciles ante la ignominiosa pasividad gubernamental, el rumbo político de la oposición no se ha refrescado, solo vetustos visillos adornan el escenario mediático y de imagen, una horda parasitaria que poco a poco nos consume, la sangre, la esperanza y la poca dignidad que nos queda. Somos rehenes de nuestros gobernantes.

Con el correr del tiempo y las sucesivas generaciones, los organismos hospedadores logran desarrollar ciertos mecanismos de defensa que alejan a los parásitos o minimizan su campo de acción. Los parásitos, de todas formas, pueden conseguir transformaciones fisiológicas y morfológicas a través de la selección natural, así estamos, gobernados por un circo de parásitos y parasitas y va a ser difícil logar la inmunidad y la integridad moral deseada.

El gran estadista británico del siglo pasado, Winston Churchill, entre sus innumerables citas y frases famosas sentenció que; “El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que el predijo”. Desde luego los nuestros no estaban en este grupo, sin más comentarios.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba