Opinion_Actualidad

PENSANDO EN VOZ ALTA: JESÚS, MAESTRO Y PASTOR

PENSANDO EN VOZ ALTA

JESÚS, MAESTRO Y PASTOR

Parece mentira, pero ya ha pasado un año desde que comenzó este mal sueño denominado Covid-19, mal sueño que se ha llevado por delante vidas y haciendas. Unos han fallecido y otros se han quedado con una mano atrás y otra delante los que hanquedado tienen que seguir viviendo y, por supuesto, comiendo. Distintas maneras de replantearse la vida y de pedir, a su pesar y, como he podido ver, ocultando susvergüenzas. Una forma es buscar y rebuscar en lo que yo denomino: el mayor de los hipermercados. Les apunto lo que veo día a día.

Al salir de casa tengo varios hipermercados,algún que otro centro comercial, más o menos próximos; pero el portal de mi finca da directamente al mayor de todos los hipermercados: No tiene paredes, no tiene techo, tiene suelo, no tiene estanterías, tiene gran cantidad de contenedores perfectamente identificados: Los hay verdes –en él encontramos todo el material orgánico–, azules –sección papelería y cartonaje–, amarillos –sección latas, plásticos y tetrabrick– y a continuación destaca uno en forma cilíndrica rematado por una semiesfera que es la sección de vidrio. Junto a ellos está la sección de “oportunidades” (cacharros, muebles y todo tipo de cachivaches que proveedores locales, vecinos de las fincas colindantes, van depositando junto a las secciones indicadas).

Estos contenedores reciben diariamente cantidad de “clientes”. Los conozco a todos y con todos hablo y me comentan lo “contentos” que están de poder acudir a este maravilloso hipermercado. Se respetan y se reparten la miseria con una dignidad que más de uno quisiera. Hay quien visita, únicamente, el contenedor verde. Está el especialista del cartón y el papel (llega a introducirse en su interior con gran habilidad, pasa de la bicicleta que lleva al interior directamente). El plastiquero, como yo lo llamo, sólo trabaja en el amarillo y lleva un carrito de mano muy chulo. Las ofertas en la sección de oportunidades no duran más de diez minutos, desde su exposición, en ser adquiridas. Creo que hay ojeadores que dan, de alguna forma, la voz de alarma. Con todo lo que recogen, trapichean y algunos céntimos obtienen más no es suficiente para comer. ¿Dónde comer?

 

Más de una vez pienso que, estando la sociedad estructurada y con los pilares sólidos, el 99% de los políticos sobran. La sociedad civil, por lo que se está viendo, es capaz de tirar del carro y poner orden allí donde la política no llega o no quiere llegar. Hay acciones que requieren respuestas rápidas y contundentes alejadas de discusiones estériles sobre si son galgos o podencos. Preguntaba 7 líneas arriba: ¿Dónde comer?

El pasado sábado, o sea antes de ayer, me puse como tarea el visitar uno de esos centros que se ocupan de dar de comer a usuarios de ese gran hipermercado, a personas sin techo, a transeúntes sin medios, víctimas pandémicas y a todo aquel que, por diversas circunstancias, no tiene medio para procurarse un plato de comida. Añado que una pizca de egoísmo había, ya que de vez en cuando me he planteado donde podía acudir en busca de ayuda si me llegara la debacle, tal y como le ha llegado a cientos y cientos de personas. El centro al que acudí para recabar información fue el Comedor Solidario «Jesús, Maestro y Pastor», sito en la calle Juan Fernández de Cartagena (España). Al habla con uno de los responsables, me facilitó los datos que requerí: Dan de comer, diariamente, a más de cien personas. El comedor, consta de 17 mesas para cuatro personas; pero, ahora solo se sienta una única persona en cada mesa (siempre en la misma). Esto conlleva a tener 4 turnos de comida: Comienzan a las 11:45 horas y cada 30 minutos hay cambio de usuario. Usuarios que son perfectamente controlados al entrar, determinando su temperatura. Cada vez que alguien acaba se desinfecta totalmente mesa y sillas. Hay quienal llegar no puede ocupar una plaza sentadono pasa nada se lleva su comida en el denominado picnic, unos cuarenta diarios. También se reparten cenas. Al mismo tiempo se hacen llegar al comedor solidario de la Parroquia de San Diego comida para 23 niños.

Cocina y comedor impolutos, la calidad de la comida impresionante. El menú del pasadosábado consistió en: Ensaladilla rusa. Cocido. Dos plátanos y pan (se podía repetir). Las personas que atienden el comedor (voluntarios/as… sobre 110, cada voluntario/a acude una media de dos veces al mes)amables y cariñosas que ponen su tiempo y ganas al servicio de los demás sin percibir un euro. Sólo, cocineros, encargado de comedor y trabajadores sociales, cobran, ya que es su trabajo y trabajan de lunes a domingo los 365 días al año, 366 si es bisiesto.

Este comedor solidario; que no social, no sólo se limita a ofrecer alimentos a personas sin recursos, de múltiples nacionalidades; sino también buscar su inserción social y laboral a través de una intensa labor de acogida, atención, orientación y seguimiento de sus usuarios para tratar de mejorar sus situaciones personales. El gasto está sobre,los 9.000 euros mensuales, cubriéndose con donaciones anónimas, empresas de diversas índoles colaboran desinteresadamente mes a mes. Alguna, como Mercadona, pone todas las mañanas en la puerta del comedor un furgón con productos de toda índole. También, entre otros, Consum, Pescados Cartagena, y una larga lista. Los responsables económicos hacen maravillas, tocan todas las puertas posibles. Alguna de estas, se volverán a abrir cuando pase la pandemia.

Estando en el despacho con mi informante le dicen que falta un voluntario para comenzar el servicio de comidas. Sin pensarlo dos veces se me invitó y accedí a un honor que se ha convertido en algo inolvidable para mí, que volveré a repetir gustoso, y con las lágrimas a punto de saltar. Me facilitaron bata,mascarilla, gorro y guantes. Mi misión:asignar cubiertos, pan, postre y vasos. Pasaron personas de todo tipo, edad y sexo. Se me caía el alma a los pies veía en ellos la derrota y el vencer el pudor por estar allídaban las gracias una y otra vez. En un momento determinado otro voluntario me preguntó si había algo que me llamara la atención: Le dije que me sobrecogía el silencio total que había en el comedor. Cada uno con sus pensamientos y sus cuitas. Vi lo que jamás hubiese pensado ver. Con la rabia contenida y ciscándome en todos aquellos que sólo se ocupan de sus diarias gilipolleces.

Este comedor forma parte de Cáritas o lo que es lo mismo de la Iglesia, esa Iglesia que a muchos les ha dado por silenciar… no lo conseguirán. Al frente de toda esta tropa genial se encuentra el sacerdote Francisco Montesinos, rector de la basílica de Nuestra Señora de la Caridad. Nunca le podremos agradecer bastante todo lo que ha hecho, hace y hará por Cartagena. ¡Gracias Paco!

Todos deberíamos pasar como voluntario, al menos una vez, por centros como el Comedor Solidario Jesús, Maestro y Pastor.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba