El portal de PaulaSociedad y Cultura

UNA PEQUEÑA PARADA MUNDIAL

UNA PEQUEÑA PARADA MUNDIAL

¡Hola lectores! Gracias por leerme un jueves más.

¡Buaaaa!, no puedo ni pensar que hace ya más de dos años que empezó a expandirse ese virus mundial que de manera repentina y sin avisar aterrizó en nuestras vidas.  Y yo no sé a vosotros, pero si dejamos a un lado todo el sufrimiento, las personas que se marcharon, lo que fue  el confinamiento con mi familia se puede decir que lo pasamos de manera divertida.

Porque a mí me encanta recordar aquel tiempo en casa, donde no había prisas, ni horarios.

Es cierto que el ambiente de agobio, incertidumbre y miedo que se respiraba no era muy sano, pero recordar todos aquellos momentillos me sacan una tímida sonrisa en mi cara.

Aquellos meses  me hicieron aprender muchas cosas,  la más importante fue valorar lo que tenemos.

Al ser algo tan rápido no nos dio tiempo a prepararnos una reserva con todo aquello que íbamos a necesitar por los siguientes dos meses. JAJAJAJAJ todavía recuerdo cuando en el colegio nos mandaban hacer trabajos, y claro como solo podíamos salir a comprar comida nos las ingeniábamos con un trozo de cartón y papel de colores.

O cuando al inicio de ese confinamiento se me rompió el lado derecho de los auriculares y estuve dos meses con un único auricular para escuchar. Ya sé, ya sé, me preguntaréis, Paula, ¿y por qué no pedíais las cosas por internet?

La respuesta es un poco ridícula, y es que nos daba miedo que el covid estuviese metido en uno de esos paquetes, y todo esto causado por la falta de saber de este virus.

Yo este periodo lo aproveché para hacer todo lo que las rutinas diarias hasta ese momento me impedían ,como estar todo el día escuchando música , jugar con aquellos juegos de mesa que hacía años que no sacaba del estante, incluso hice deporte y adelgacé unos cinco kilos.

Además estuve mucho tiempo en familia.  Y como en casa  somos una familia súper creativa, en los momentos de bajón no las ingeniábamos para hacer cosas guays.