Salud

Juan Hidalgo Caballero: «¡AL BANDO  DE LA HUERTA Y A LA FIESTA DE LA SARDINA, OLVÍDESE DEL COLESTEROL  Y  LAS ESTATINAS!

¡AL BANDO  DE LA HUERTA Y A LA FIESTA DE LA SARDINA, OLVÍDESE DEL COLESTEROL  Y  LAS ESTATINAS! (3º PARTE de la ECV).

A estas alturas, si ha leído los artículos anteriores,  ya sabe porque le hago esta invitación, el colesterol es un amigo DE VITAL IMPORTANCIA, no un enemigo como nos han hecho creer. Para cuidar de nuestro corazón y de nuestros vasos sanguíneos  debemos recurrir a  los platos de la huerta ricos en vitamina C, magnesio  y  polifenoles, que junto a  los omega 3 de los peces de nuestros  mares  forman un equipo protector ideal.  También hemos aprendido  a valorar la compañía  y el optimismo (realzados por nuestro querido psiquiatra Rojas- Marcos) como contribuyentes a la buena salud, principalmente del corazón y  por esa razón no cabe el sentimiento de soledad en la “fiesta de la vida mediterránea”.

En primer lugar, ¿podemos afirmar, “a ciencia cierta”, que  el colesterol  elevado  es  el  responsable  principal de  las enfermedades cardiovasculares?, ¿nos beneficia en algo tomar estatinas  o  adoptar una dieta baja en grasa y colesterol?, para una buena parte de los científicos y de los facultativos  libres de conflicto de interés  la respuesta es rotundamente  ¡NO!

El profesor Dieter  Borgers  del Hospital de la Universidad de Dusseldorf escribió hace mucho en su libro La Mentira del Colesterol, que fue el patólogo alemán Rudolph Virchow (1821-1902) quien  encontró colesterol en las placas de ateroma (de las paredes arteriales) durante sus  autopsias y  creyó que podría ser el responsable de los ataques al corazón, de ahí la hipótesis de  que reducir el colesterol  tendría efectos beneficiosos. Dado que hay evidencia de que el colesterol  se pega a las arterias agrietadas (a modo de cemento) para  evitar que se rompan, surge de ello una primera cuestión:  ¿podríamos frenar dicha actividad  reparadora  si  disminuimos  farmacológicamente  la concentración de colesterol  circulante, o por el contrario éstas adherencias  continuarán produciéndose igual?. Segunda cuestión, ¿por qué no se  forman  placas ateroescleróticas  en las venas  si por ellas circula la misma cantidad de colesterol  que en las arterias?…

Uno de los grupos de oposición a la hipótesis  clásica del colesterol, es  la Red Internacional de Escépticos del Colesterol  compuesta por 91 miembros, donde podemos encontrar científicos, médicos y autoridades sanitarias de diversos países.

Hay suficiente información en red  acerca  de esta organización de escépticos  para formarse una opinión, pero por abreviar  solo me fijaré en algunos destacados personajes  como por ejemplo el conocido médico  y profesor danés Uffe  Ravnskov , que  en su libro “Los Mitos del Colesterol” advirtió  que  LA MITAD  de  las personas infartadas tienen el colesterol alto y la otra mitad lo tienen bajo, pero aun  así padecen de aterosclerosis. El patólogo neozelandés Williams Stebbenns  publicó al hilo de esta cuestión que la aterosclerosis degenerativa puede afectar a chimpancés, gorilas y loros aun cuando estos animales son herbívoros.

 

En los años 70, usted podía tener un colesterol de 240 sin ser preocupante  para su médico de cabecera, pero en 1984 la cifra máxima se recortó hasta 200mlg/dl. LA TENDENCIA SIGUE A LA BAJA, (al igual que otros  parámetros) con lo que paulatinamente se han convertido en enfermos millones de individuos por todo el mundo que son fieles consumidores de medicamentos preventivos. Es frecuente que el colesterol suba con la edad en las personas sanas, casi la mitad de estas personas tienen más de 200 mg/dl  encontrando cifras muy saludables de 260 mg/dl, si tenemos en cuenta la constitución, la edad y dependiendo del trabajo físico, el colesterol oscila  entre 150 y 340 mg/dl.  Puede que durante el invierno la cifra  de colesterol sea más alta que en verano y que la mujer experimente una subida de colesterol durante la menstruación  y al llegar  la menopausia.

 

Si es usted una persona sana y  se siente tentado a tomar una pastilla para bajar su colesterol (como Prevención Primaria que se llama) debe antes considerar que el  90% de las enfermedades cardiovasculares se producen en personas mayores de 60 años, el colesterol alto NO se ha relacionado con un mayor riesgo de infarto NI PARA LA MUJER, NI PARA LAS PERSONAS MAYORES,  por tanto el colesterol elevado solo podría constituir a lo sumo un factor de riesgo para MENOS DEL 5% DE QUIENES MUEREN A CONSECUENCIA DE  UN INFARTO. Por el contrario  a partir de los 60 años de edad, cuanto más colesterol LDL  tenga será mayor su longevidad, además, de los 10 suicidios diarios que se producen en nuestro país todos se produjeron en individuos que tenían bajas cifras de colesterol, nunca alto como bien nos explica nuestro doctor aragonés Jorge García-Dihinx Villanueva: “considere que con el colesterol se fabrican gran parte de las hormonas” (dice el doctor). Dato interesante es que los hombres que en un estudio presentaron MENOS derrames cerebrales  hemorrágicos tenían cifras superiores a 330 mg/dl de colesterol (se los comparó con los que tenían cifras bajas de 180mg/dl). Un informe  de expertos publicado en 2015 en la revista Expert Review of Clinical Pharmacology  concluyó que “había habido engaño estadístico y que las estatinas (las pastillas del colesterol) beneficiarían a 1 de cada 100 personas que las toman”, es decir,  la probabilidad de beneficiarse de ellas  es de solo de un 1%. A pesar de todo la cuarta parte de los varones americanos mayores de 40 años está  tomando este medicamento.

 

Afortunadamente, hoy sabemos que la Dieta Mediterránea  reduce un 37% el riesgo de enfermedad  cardiovascular, REDUCIÓN SUPERIOR a la conseguida con el consumo de estatinas,  además el riesgo de tener un ictus (ACV) isquémico se reducirá casi a la MITAD en los seguidores de la Dieta Mediterránea. Por otra parte si usted ha tenido un ataque cardíaco o padece enfermedad cardiovascular  y decide tomar una estatina  todos los días durante 5 años (en este caso lo llaman Prevención Secundaria) debe comprender que tendrá UNA POSIBILIDAD ENTRE  83 de que el medicamento le salve de un infarto (¡con estas bajas probabilidades yo no apostaría a que sí!). Esta cifra la llaman NNT  o número de personas necesario a tratar para evitar uno de estos episodios,  no obstante se pueden encontrar variaciones de esta cifra según estudios, pues la calidad científica ya le aclaro que escasea. Si usted  quiere “eliminar riesgo” pero NO padece enfermedad cardiovascular, entonces si toma una estatina durante 5 años (Prevención Primaria) sus posibilidades de salir beneficiado serán 1 de 250, es decir tendrá un 0,24% de posibilidad de haber conseguido algún beneficio. Si su edad está en torno a 60 o 70 años y pertenece a este último grupo de usuarios sanos, no habrá ningún beneficio en tomar la estatina (¡a esto le llaman prevención primaria, menudo éxito, y vea el precio!).

 

El doctor John Ioannidis ha confirmado estos hallazgos estadísticos, no olvide que  él  es  mayor  meta-analista  reconocido mundialmente. Sabemos hoy día que el hipotético beneficio que ejercen las estatinas en algunos casos NO SE DERIVA DEL BLOQUEO DE LA FABRICACIÓN HEPÁTICA DE COLESTEROL, sino que se especula con la posibilidad de que el efecto positivo indirecto  venga de la reducción de otras substancias como el MEVALONATO. Encontrará muchas personas con cifras normales de colesterol que toma este medicamento por ser persona de “cierto riesgo “, o que acumula otros riesgos como tabaquismo o diabetes. Sea como fuere tenemos la referencia de tres estudios importantes de referencia internacional: EL ENSAYO 4S, EL ENSAYO CARE Y EL ENSAYO WOSCOP, este último con personas sanas y los dos anteriores con pacientes que tenían antecedentes cardiovasculares previos.

 

¡QUE NO LE VENGAN CON CUENTOS! Si ha tenido un INFARTO  y toma una estatina  durante 5 años, solo entonces, la posibilidad de tener un segundo infarto será  solo un 3.5% inferior,   ya que de no tomar el fármaco tendría un 91.5% de posibilidades DE QUE NO LE REPITA y  tomándolo  aumentaría a  un 95% su posibilidad de no tener un nuevo infarto. Como verá, ¡no es decir mucho!,  y  eso siendo muy optimistas ya que son  datos de los propios laboratorios. Si vamos al WASCOP realizado con personas sanas que quieren “reducir riesgos”, los resultados son aún más pobres, pues si el riesgo es de 1.8% sin tomar el medicamento, cuando lo toma durante 5 años comenzará en dicho momento a reducir el riesgo en un ridículo 0.6%,  es decir, se situaría  usted en torno al 1.2% de posibilidades de tener “el primer infarto de su vida “mientras que antes era  de un 1.8%. ¿Cree usted que con esta información habría muchas personas esperando tomar estas peligrosas drogas,  sabiendo además  que tienen SERIOS Y FRECUENTES EFECTOS SECUNDARIOS? CON SOLO UN EFECTO  ADVERSO GRAVE EN UNO DE 200 PACIENTES YA NO HAY BENEFICIOS PARA EL CONSUMIDOR, SOLO PARA EL FABRICANTE Y “LA CADENA DE TRASMISIÓN”. Cada vez más personas caen en la trampa estadística (facultativos incluidos por supuesto) dado que  si  un representante de laboratorio  o un conferenciante DE ÉLITE saca en  grandes números  una reducción de riesgo en torno al 30 o 40%, lo que en realidad estará  diciéndole  es que usted tiene un riesgo de un 8.5% de repetir  un  segundo infarto, pero si toma el fármaco DURANTE  5 AÑOS, esta cifra cambiará a un 5% de posibilidades de repetirlo, eso representa el 41% menos, que impresiona mucho, pero en términos ABSOLUTOS NO ES CASI NADA,  un 8.5% no es muy distinto de un 5% para estos menesteres, ¡YO NO APOSTARÍA A ESA CARTA!, emprendería otras medidas como dejar de fumar por ejemplo,  o dar  una caminata a diario a paso fuerte,  dejar los alimentos y bebidas dulces…llevar una AUTÉNTICA Dieta Mediterránea. En el Reino Unido toman estatinas  6 millones de personas con un gasto de 2.000 millones de libras al año (¡vea aquí el negocio!), en los EEUU son 40 millones de consumidores de este fármaco, ¿de verdad cree posible que tantas personas lo necesiten?, el 75% son personas sanas. Si le preguntan a un médico que cuánto  podrá alargar la vida de su paciente si toma este fármaco,  de seguro le responderá  que entre 2 y 5 años más, pero ningún médico (encuestado  durante un estudio serio) se acercó a las modestas 12 SEMANAS, cálculo real estimado  con los datos de que se dispone. Ningún laboratorio expresaría así los resultados obtenidos de sus propios estudios (¡pues no venderían nada!), y  para conseguir esa pequeña prolongación de vida habría que asumir que el beneficio de tomar el medicamento se mantuviera COSTANTE durante 25 años, tenga en cuenta que los estudios duran unos años nada más, ¡NO 25 AÑOS!. El médico escocés M. Kendrick  se pregunta si alguien estaría dispuesto a tomar estatinas  si  supieran que solo 1 de cada 200 se  van a beneficiar cada año, además solo los problemas musculares afectan al 40% de los consumidores del medicamento, sin contar con los problemas cognitivos y la diabetes. “No podemos salvar vidas, solo retrasar la muerte, reconozcamos que podría haber un pequeño beneficio en algunas personas pero sería mucho mayor el beneficio de abandonar el tabaco por ejemplo. NO TENEMOS ACCESO A LOS DATOS DE LOS ENSAYOS CLÍNICOS DE LOS LABORATORIOS  y esto es una mala combinación para hacer recomendaciones”, dice Kendrick.

 

Si el objetivo es vivir más, el consumidor debe saber que NO VA A SER ASÍ, y los responsables de las arcas públicas tienen también la opción de  no pagar por esos inútiles y peligrosos medicamentos. Nuestro veterano médico  internista el  doctor Juan  Gérvas dice “creo que nos están tomando el pelo”.

 

Bien, ¿Pues cuáles  son los efectos secundarios más comunes?,  en principio  la droga CONTRARESTA LOS BENEFICIOS DE HACER EJERCICIO FÍSICO, que por cierto es uno de los principales reductores de riesgo cardiovascular, esto ya es bastante serio porque se ha informado también de que la estatina disminuye la capacidad del hígado para producir cetonas,  de lo que se deduce que compromete el metabolismo de las grasas, quizás esto se relacione también con el hecho de que genere diabetes, el cansancio es otro efecto secundario frecuente, entonces ¿para qué ir al gimnasio? El fármaco bloquea  la correcta formación de anticuerpos tras la vacunación de la  gripe (que ya de por sí vale para muy poco),  provoca dolor muscular, insomnio, problemas cognitivos, trastornos de la líbido y más riesgo de infecciones o de cáncer. Un estudio observacional de 153.840 mujeres en la post-menopausia arrojó un riesgo aumentado de diabetes de un 48%. Pero  lo más absurdo de todo es que este medicamento  impide la formación de la coenzima Q10 en el hígado, con la consecuente deficiencia celular para órganos que más la necesitan como son  los músculos y el corazón mismo,  ¡se debilita  el órgano que se pretende salvar! pues la presencia  de la  Q10  es necesaria en el ciclo de producción energética. También reducen las estatinas  la capacidad de absorción de la vitamina K2 lo cual estimula la aterosclerosis, la insuficiencia cardiaca y la enfermedad de los huesos, ciertamente porque el calcio se deposita en las arterias por falta de K2, ¡otra gran paradoja! A propósito, ya en el año 2010 se publicó en la British Medical Journal un estudio de más de 20.000 personas que estableció que los participantes que tomaron UN SUPLEMENTO DE CALCIO DIARIAMENTE PARA FORTALECER LOS HUESOS  TUVIERON  UN RIESGO MAYOR DE ACCIDENTE CARDÍACO. Tras más de tres décadas de experiencia con esta recomendación en marcha hay suficiente evidencia para no caer en el error  de insistir en los suplementos de calcio o en los lácteos fortificados, ¿saben cuántas señoras toman suplementos de calcio pensando que les beneficia?, además, NO se reduce  apenas nada  el riesgo de fractura.

 

El doctor Estephen Sinatra como otros muchos cardiólogos en EEUU y sobretodo en Japón, están muy al tanto de la cardiomiopatía producida por las estatinas, saben por otra parte que la coenzima Q10 es un GRAN REMEDIO  (y antioxidante) que junto a la vitamina D y el magnesio son un gran equipo para tratar la insuficiencia cardiaca y prevenir un infarto o la enfermedad CV,  hay muchos millones de estadounidenses tomando esta coenzima. A la mayoría de los cardiólogos clásicos y al resto de médicos o especialistas  no se les ha informado de esto, claro que los laboratorios farmacéuticos no son los abastecedores de estas vitales substancias para la salud ¡NI QUIEREN OIR HABLAR DE ELLA! Los mayores de 40 años, los deportistas y los que toman estatinas   tienen las mayores probabilidades de beneficiarse  de un suplemento alimenticio de coenzima Q10 (ubiquinol o ubiquinona  probablemente  a partir de  100mlg/día), conviene saber que  nuestra necesidad de  coenzima Q10  aumenta con el consumo de estatinas y con el ejercicio intenso pero nuestra fabricación interna decae con los años, por tanto, que beneficio tiene que un “cuarentón” sano tome estatinas?

 

Un estudio para el seguimiento de usuarios de estatinas con el nombre de ESTATIN USAGE, encontró que el 62% de los abandonos del tratamiento se debió a los efectos secundarios .Por otra parte una encuesta realizada a 6.000 adultos que consumían estatinas realizada por el Duke Clinical Research Institute en Durhan (Carolina del Norte), encontró que el 31% abandonó el tratamiento por los efectos secundarios. El estudio 4S informa de un  6% de pacientes que reportan efectos secundarios frente al mismo porcentaje del grupo control que no tomó el medicamento sino un placebo. Otro gran estudio, el llamado Lipid  da un resultado de 3.2 % de personas afectadas por estas reacciones adversas  frente al 2.7% del grupo control. En el estudio Júpiter hubo un 25% de abandonos por efectos secundarios frente al mismo porcentaje en los del grupo control (estudio hecho con el medicamento Rosuvastatina). Cuando se estudió el medicamento Pravastatina los reportes de efectos secundarios alcanzaron al 7.8% de los participantes mientras que el grupo control con placebo fue del 7%. Cuando vemos todos estos estudios realizados por los laboratorios fabricantes de estatinas no sabemos explicar como un placebo sin ingredientes activos  no es distinto del medicamento estudiado en lo que se refiere a  producir efectos secundarios en las personas, sobre todo conociendo que al menos 900 estudios desde el año 2010 han probado los efectos secundarios de este grupo de medicamentos, ya imagino las risas que suscitó en su día el  célebre comentario jocoso de un facultativo que dijo en favor de las estatinas  que eran tan  inofensivas que deberían añadirse al agua de beber. En 2014 los doctores: Malcoln Kendrich, Sir Richard Thompson (presidente del Colegio de Médicos y doctor  de la Reina de Inglaterra), Clare Gerada, Kailash Chand (vicepresidente de la Asociación Médica Británica), expusieron en una carta a NICE (Instituto de Atención y Excelencia en la Salud) su oposición  y rechazo a sus recomendaciones al respecto del uso de la estatinas, a esta oposición se sumaron el Comité de Médicos de Familia del Reino Unido. No queda el territorio español sin críticas a  directrices de moda  como es el caso del uso del medicamento Rosuvastatina en su indicación  para “prevención de eventos cardiovasculares mayores en pacientes considerados de alto riesgo de sufrir un PRIMER EVENTO cardiovascular, como tratamiento adyuvante a la corrección de otros factores de riesgo”.

 

El estudio Júpiter fue duramente criticado por los expertos del bit (BOLETÍN DE INFORMACIÓN FARMACÉUTICA DE NAVARRA) quienes informaron que a tenor de los resultados publicados en dicho estudio “NO DEBERÍAN MODIFICAR NUESTRA PRÄCTICA EN PREVENCIÓN PRIMARIA”.ESTO ES DECIR QUE EL MEDICAMENTO ROSUVASTATINA NO APORTA SUFICIENTE EVIDENCIA PARA EL USO INDICADO Y POR TANTO NO DEBERÍA FINANCIARSE NI RECOMENDARSE PARA TAL PREVENCIÓN. Según el citado BOLETÍN la PROBABILIDAD DE NO BENEFICIARSE DEL TRATAMIENTO ES DE UN 99%, ¿lo pueden creer?  Ya hemos visto anteriormente que prevención primaria se refiere al uso de medicamentos de forma preventiva en personas sanas que no han tenido antecedentes de sucesos cardiovasculares. Pero no llueven críticas solo a la molécula rosuvastatina (no diré nombres comerciales), sino que otra nueva estatina, la llamada Pitavastatina,  carece de datos de eficacia en morbimortalidad cardiovascular según la crítica experta. Como pueden ver las cosas no tiene visos de mejorar sino todo lo contrario, además  ya tenemos medicación inyectable compuesta de anticuerpos para reducir el colesterol, ha  irrumpido con cierto triunfalismo en el mercado sin demostrar a largo plazo su reducción de los episodios cardiovasculares, el precio es desorbitante como pueden imaginar, y se va a prescribir su uso simultáneo con las estatinas en el mismo paciente.

Según los expertos, se  debe  retirar el tratamiento con estatinas a los pacientes cuyos beneficios potenciales ya no son clínicamente significativos (por las patologías que ya padecen).También debe retirarse el tratamiento a los pacientes con deterioro físico grave, deterioro cognitivo o corta esperanza de vida, ya que la reducción del riesgo no sería relevante. También debe retirarse a pacientes con efectos secundarios a estatinas  como los que hemos comentado con anterioridad y a pacientes que necesitan fármacos que interaccionan con estatinas. Esta es una guía para la DESPRESCRIPCIÓN que a pesar de ser muy ortodoxa se ignora la mayoría de las veces.

TOMAR EL SOL TODO EL AÑO supone otro gran beneficio para la salud cardiovascular ya que aumenta la producción de ÓXIDO NÍTRICO (ON) reduciendo la presión arterial por relajación de los vasos sanguíneos, disminuyendo el riesgo de derrame cerebral  o ataque cardíaco (LOS RAYOS INFRARROJOS SON LOS CAUSANTES DE ESTE EFECTO TAN VITAL QUE, ADEMÁS, CARGA DE  ENERGÍA A LAS MITOCONDRIAS). Los niveles inadecuados de ON aumentan el riesgo de una enfermedad coronaria, pero ¡cuidado! PORQUE EL ABUSO DE LA FRUCTOSA SUBE EL ÁCIDO ÚRICO Y ESTE FRENA LA PRODUCCIÓN DE ÓXIDO NÍTRICO. Ya sabe que el consumo inapropiado de FRUCTOSA, muy común hoy día,  es metabólicamente muy nocivo. EL  AZÚCAR DE MESA (sacarosa) contiene una molécula de glucosa y otra de fructosa, la fuente de origen es la remolacha y la caña de azúcar principalmente, pero en los EEUU se emplea más  para endulzar el jarabe de maíz alto en fructosa .También hay fructosa en los alimentos y bebidas endulzadas, en la miel, en el agave, panela, azúcar moreno y en la fruta,  aunque   en esta última  no nos hace daño, si la comemos entera con moderación, nunca en zumos (aunque lo anuncien los famosos).

También son muy escépticos sobre el colesterol en la organización cívica  NO GRACIAS formada por  médicos  españoles, donde el doctor Sebastián Vignoli  Carradori  experto en Medicina Familiar escribió un artículo titulado ¿Es el colesterol de la dieta tan malo como dicen?

Según el doctor los ensayos clínicos de buena calidad que tratan de reducir el colesterol mediante cambios en la dieta no consiguen reducir la mortalidad cardiovascular total (puede usted inferir que los lácteos anunciados en televisión por los famosos de turno no sirven más que para dar ingresos al fabricante pero nada para usted). Sigue el experto doctor afirmando que “hay que dejar de considerar el colesterol como una prioridad de salud pública y hay que dejar de dar consejos nutricionales sin evidencia que los respalde, dejando de cribar (analizar rutinariamente) el colesterol en consulta de atención primaria, a excepción de los que han tenido un infarto ictus  ¡NO SE MIDAN EL COLESTEROL, SEAN FELICES! (termina Vignoli)”.

Entre los críticos del colesterol he de destacar también por su brillantez descriptiva y su contundencia al doctor Russell L.  Smith  otro autor divulgador que me recuerda muchas de las conclusiones del “maestro”  John Ioannidis. Dice Smith que “si bien el público general   percibe la investigación médica como el orden más alto de la precisión, gran parte de la investigación epidemiológica es, de hecho, bastante imprecisa, y es comprensible ya que ha sido desarrollada por individuos sin educación formal y poco entrenamiento práctico en los métodos científicos. En consecuencia, los estudios, con frecuencia no están bien diseñados y los datos son mal interpretados y analizados, más aún, la parcialidad es tan común que parece la norma no la excepción. Es imposible no reconocer que muchos investigadores manipulan y/ o interpretan los datos de modo tal que se adapten a sus hipótesis preconcebidas. La actual campaña para convencer a cada estadounidense a cerca de modificar su dieta y para que inicie un tratamiento medicamentoso de por vida (con estatinas), está basado en mentiras, interpretaciones erróneas y/o exageraciones groseras de los hallazgos, y fundamentalmente en haber pasado por alto gran cantidad de datos que no aportan fundamento a esta postura (cosa que empieza haciendo Keys). No es posible que científicos objetivos sin intereses creados puedan interpretar esta información como si tuviesen sustento”.

Fue el doctor John Ioannidis el que investigó por vez primera todo este entramado de problemas  e intereses relacionados con la investigación de alto nivel, publicando los resultados en la revista PLOS MEDICINE. En palabras del profesor, “cuanto más interés económico hay en juego más probabilidad hay de que los resultados de un estudio NO sean ciertos” (puede interesarle leer el artículo  anterior El doctor Ioannidis Otro Sabio Griego Irrepetible).

En nuestro país vecino, me fijaré en los dos expertos más referenciados que hacen crítica a este gran problema,  son Michel de Logeril, cardiólogo clínico autor de varias publicaciones y  el doctor Philippe Even también autor de varias obras,  cuyo amplio  conocimiento en diversas disciplinas le ha llevado a ocupar un variado número de cargos gubernamentales, docentes y  privados en varias áreas.

 

De Even también trasladaré aquí algunas de sus declaraciones: ”He analizado cada uno de los 46 más grandes estudios realizados sobre 230.000 participantes, todos ellos financiados por la industria farmacéutica salvo 3, los únicos que por cierto obtuvieron resultados negativos, en el momento que no se trata con la industria se dice la verdad (¿les va sonando esto, no?). Todos los demás están falsificados en cada etapa: selección de enfermos, criterios de evaluación del medicamento, retirada de los resultados negativos, métodos estadísticos manipulados e ilícitos, presentación de resultados distorsionados haciendo creer en reducciones “significativas” del 10 al 20% en la mortalidad cuando se trata de reducciones estadísticamente no significativas del orden del 0,2%,es decir 98,8% de fracasos. Después del estudio viene la redacción del artículo, llevada a cabo por médicos pagados por la industria y aquí es una colección de mentiras. El artículo arregla los resultados del estudio, el mismo ya  optimizado. Se sigue un resumen que no retiene más que los argumentos a favor de la estatinas. El resumen se termina con una conclusión de tres líneas que todavía  va más lejos en ese sentido, así como el título elegido. Todo financiado por la industria que elogia aún más los resultados. El método es realmente eficaz, puesto que la mayoría de los cardiólogos no leen más que el resumen y a veces solo el título y la editorial, incluso nada porque YA ESTÁN CONVENCIDOS DE ANTEMANO“(ver amplia información del  tema  del marketing farmacéutico en anterior articulo “El Teatro de las Élites y sus Fieles Crédulos”).

 

¡Trague saliva porque ahí va la bomba final! Dice el anteriormente referido doctor Rusell  Smith que todo esto ocurre porque el poder político y financiero de la Asociación Americana del Corazón y del Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y la Sangre (tercer instituto en tamaño de los EEUU) ES ENORME Y NO TIENE PARANGÓN, a los ojos del público y de la mayoría de los médicos se ha convertido en una fuerza irresistible, capaz de utilizar su poder y su prestigio para eliminar una gran cantidad de pruebas que no avalan esta postura, e incluso desafían la herramienta más importante que tienen los científicos,  LA LÓGICA. Son igualmente culpables  las editoriales que publican artículos sin tener en cuenta la calidad o importancia científica” (termina Smith).

 

Es sabido que  dos Editores Jefes  de  dos de la revistas médicas más importantes del mundo uno de los EEUU y otro del Reino Unido dimitieron de sus cargos no hace muchos años por hartazgo con  la mala investigación fruto de intereses mercantiles. Uno de los dimitidos, la Editora Jefe de la revista médica ingles la doctora Marcia  Angel hizo un triste balance de sus 15 años de mandato. La doctora Ángel escribió un libro con el título” La verdad acerca de la industria farmacéutica”(que puede leerse on-line) denunciando con detalle las malas prácticas de este sector todopoderoso. En uno de sus capítulos  la doctora nos hace esta inquietante pregunta: “¿Qué hace un gorila gigante de 350 kilos en la selva?… ¡lo  que le da la gana! (se responde a sí misma), igualmente hace  esta industria capaz de mover  350.000 millones de dólares solo en los EEUU (se lamenta la autora)”. Los periodistas científicos también han denunciado esta lacra desde hace más de dos décadas en muchos países,  quizás uno de los más conocidos y afamados en la actualidad sea  el  estadounidense  Gary Taubes,  ya mencionado antes, autor de varios libros muy críticos que  han levantado la ira de muchos de los aludidos.

Por último tenga en cuenta que el colesterol no es su enemigo, sin él las células no podrían vivir pues  no tendrían la posibilidad de aislarse del exterior,  lo consiguen mediante una película de colesterol  que las hace impermeables. Esta vital substancia se fabrica en 36 etapas químicas sucesivas, se recicla continuamente y se fabrica según las necesidades para construir las hormonas sexuales, vitamina D y la bilis entre otras diversas funciones. En el intestino se reabsorben las sales biliares (que contienen colesterol) para iniciar un nuevo ciclo, con ello se aprovecha una buena parte,  pero todavía se pierde un gramo diario en las heces que hay que reponer. Las partículas pequeñas de colesterol LDL se pegan en las paredes arteriales DEBILITADAS (mediante lipoproteínas adherentes) con el fin de reparar las grietas antes que se produzcan hemorragias, por tanto el colesterol elevado  en sangre o  su presencia en la  “placa”  no significa que sea el culpable de la enfermedad  aterogénica  como hemos tratado de documentar aquí.

Con un ADECUADO SUPLEMENTO DE VITAMINA C (1 gramo por ejemplo), las CÉLULAS ARTERIALES PODRÍAN FABRICAR  SUFICIENTE CANTIDAD DE COLÁGENO Y ELASTINA DE CALIDAD, LO QUE FORTALECERÍA LAS PAREDES ARTERIALES FRENANDO  EL PROCESO DE REPARACIÓN QUE ES PARTE FUNDAMENTAL DE LA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR (esto  se  ha comprobado también en los mamíferos  que pueden producir  su propia  vitamina C en el hígado  y  lo contrario en los  animales herbívoros  que no la producen).

 

Aún así se precisa  de TODAS las  vitaminas,  minerales  y  polifenoles  que la dieta mediterránea  puede  ofrecer, y  también el resto de medidas no relacionadas con la dieta. Es de esperar que,  más pronto que tarde, los científicos y facultativos  holísticos lleguen a convencer a la generalidad de la población que NUESTRO ESTILO DE VIDA necesita de  suplementos alimenticios tales como el mágico  MAGNESIO, la  polivalencia de la vitamina C,  la protección de la VITAMINA D3 + K2  y la energía antioxidante de la coenzima Q10 (esta última para mayores de 40 años y deportistas) con el ambicioso fin de  conseguir  la fórmula ideal contra el avance de las enfermedades cardiovasculares  y otras enfermedades crónicas. No es extraño ver a nuestro alrededor que un fabuloso grupo de resignados ciudadanos  se aferran  confiadamente  un cóctel de peligrosos fármacos, sin embargo no es todavía usual en la generalidad de la población consumir varios suplementos nutricionales para prevenir dolencias o contribuir a paliarlas. Muchos legos y profesionales le  dirán que no hay suficiente certeza para el uso de suplementos, incluso que pueden ser dañinos o letales, lo cual no es cierto ni está documentado, pero la mayoría de las veces por ignorancia recurrimos a  fármacos que ni siquiera han demostrado honestamente que beneficien  más de lo que  perjudican, de hecho se sabe que los medicamentos de prescripción facultativa debidamente controlados son responsables de 300.000 muertes anuales solo en los EEUU, ESTO REPRESENTA  LA 4ª CAUSA DE MUERTE en los países desarrollados. Pocas personas conocen este dato  tan triste como sorprendente, aunque ya  sabemos…  ¡lo que el médico hierra lo tapa la tierra!

Las grasas animales saturadas, los ácidos grasos omega 3, el aguacate, las aceitunas (estas dos últimas omega 9 mono-insaturadas), el huevo,  el cacao, el coco y los frutos secos  contienen buenas grasas de características distintas  que el cuerpo utilizará para sus diversas  funciones, también necesitamos pequeñas cantidades de grasa poliinsaturada omega 6 pero de origen natural. LO MALO SON LAS GRASAS TRANS  Y  LOS ACEITES VEGETALES POLIINSATURADOS  REFINADOS QUE SON  AÚN MAS NOCIVOS CUANDO SE HIDROGENAN POR CALENTAMIENTO. Los peores alimentos son los que favorecen la resistencia a la insulina, pues a más insulina en sangre más inflamación y  consecuentemente más daño arterial, retención de agua e hipertensión. Por tanto HARINA DE TRIGO y  AZÚCAR  son los más consumidos y los PRINCIPALES RESPONSABLES de la enfermedad cardiovascular junto a las grasas trans y los aceites poliinsaturados (margarinas y aceite vegetal para cocinar). Las recomendaciones desafortunadas que hasta el momento permanecen como PARADIGMA OFICIAL  junto a la avaricia de los fabricantes de alimentos manufacturados y medicamentos, han contribuido decisivamente a la situación tan desastrosa en que se encuentra la Salud Publica. En esencia se ha recomendado sistemáticamente la sustitución de  los  tradicionales alimentos animales, con los que nos hemos alimentado siempre,  por las nuevas grasas vegetales hidrogenadas y refinadas, cereales de trigo y azúcar añadido (las más de las veces son los ingredientes de una misma manufactura), además, los beneficios de las políticas agroalimentarias gubernamentales en los distintos países  pueden  haber jugado también un importante papel.

¡Tome nota y actúe rápido! pues la enfermedad cardiovascular avanza insidiosamente desde la segunda o tercera década de la vida, se va consolidando POCO A POCO  con los años hasta que da la cara con un infarto o un accidente vascular. No crea que será  un infarto fulminante quien  le llevará a “otro mundo mejor”, pues esto solo ocurre en el 30% de los casos, el otro 70% corren el riesgo de secuelas importantes para siempre. PREVENIR ESTÁ EN SU MANO, requiere obtener  buena información y poner  voluntad de acción  por su parte.

¡Por un acelerado cambio en el paradigma!

Juan Hidalgo Caballero.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar