En Cartagena no serán necesarias las etiquetas ambientales ni habrá prohibiciones de tráfico en la Zona de Bajas Emisiones

En Cartagena no serán necesarias las etiquetas ambientales ni habrá prohibiciones de tráfico en la Zona de Bajas Emisiones

La implantación de la Zona de Bajas Emisiones en Cartagena no hace necesario el uso de las etiquetas ambientales, y tampoco se establecen prohibiciones de tráfico rodado, pese a los mensajes difundidos por redes sociales “totalmente infundados”, según ha manifestado la concejal de Ciudad Sostenible, Cristina Mora,que señala que la ordenanza de Cartagena establece medidas de fomento del transporte público y la movilidad sostenible para reducir la contaminación, pero no prohibiciones.

Tal y como ha asegurado la edil, "los conductores tendrán la misma libertad que antes de la nueva ordenanza, por lo tanto no han de hacer caso a los bulos de las redes sociales que solo tienen un objetivo, perjudicar a Cartagena"

Las etiquetas ambientales que expide la DGT constituyen un sistema para clasificar los vehículos de acuerdo a sus emisiones, en función de eficiencia energética y su impacto sobre el medioambiente. En algunas ciudades ya se está utilizando este distintivo ambiental a la hora de restringir el tráfico en los días de alta contaminación, prohibiendo la circulación a los vehículos que carecen de él, pero en Cartagena no será necesario su uso, y por tanto, no hay que pedirlas ni adquirirlas en la DGT.

La ley de Cambio Climático establece como objetivo la reducción de la contaminación ambiental y acústica, pero no obliga a conseguirlo con prohibiciones, y el Ayuntamiento de Cartagenaha escogido promover alternativas de movilidad sostenible porque el centro de la ciudad no tiene problemas de contaminación por tráfico ya que está peatonalizado y rodeado por calles de velocidad reducida a 30 kilómetros por hora.

La zona de bajas emisiones (ZBE) de Cartagena será el área delimitada por dos conjuntos distintos. El primero es Casco Histórico que comprende el perímetro creado por la calle Real, calle Carlos III, calle Capitanes Ripoll, Avenida Trovero Marín, la Cuesta del Batel y el Paseo Alfonso XII. En el interior de este perímetro se fomentará el uso peatonal del espacio público, manteniendo el tráfico rodado para acceso a las viviendas y garajes, el transporte de mercancías y suministros para el comercio.

El otro conjunto será el del Ensanche, delimitado por el perímetro que forma el Paseo de Alfonso XIII, La Alameda de San Antón, la Avenida Reina Victoria y la calle Juan de la Cosa. En esta zona se fomentará el calmado del tráfico mediante la creación de supermanzanas que desincentivan el paso de vehículos por zonas interiores para reducir la contaminación y los ruidos para los vecinos.

Todas estas zonas estarán controladas con sistemas de medición de aforos, sonido y contaminación que permitirán tomar decisiones sobre el tráfico en tiempo real para reducir su impacto.

Galería de Imágenes.

Calle Juan Fernández