Rincón Literario Dominical de Paco Marín: “Función de pérdida”

Rincón Literario Dominical de Paco Marín: “Función de pérdida”

TÍTULO:     Función de pérdida

AUTOR:      José Joaquín Bermúdez Olivares

EDITA:       La Huerta Grande (2022, octubre) -Las Hespérides-

Encuadernación: Rústica con solapas. Tamaño: 14 x 21 cm. Número de páginas: 120. PVP: 18,00 €. ISBN: 978-84-18657-20-7

Aquellos que, por motivos varios, leemos, leemos y seguimos leyendo libros de toda índole (Interesantes, menos interesantes. Curiosos, menos curiosos. Buenos, menos buenos. Malos, menos malos), cuando nos tropezamos con títulos como “Función de pérdida” y nos vamos introduciendo poco a poco en él es como si descubriéramos una tierra nueva. Tierra que le das una vuelta para hacerte una idea de como es, pero, una vez dado el primer vistazo volvemos a un punto determinado y lo analizamos, posiblemente nos dirijamos a otro y a otro, más, volvemos al principio para analizar lo ya visitado. Con “Función de pérdida” ocurre eso.

‘Catorce relatos catorce’ son los comprendidos en sus 118 páginas; relatos cortos, cortos en extensión no en cuanto a lo que contiene cada uno. Volveremos, muy posiblemente, a leer el mismo relato dos, tres o cuatro veces hasta que quedemos impregnados de él.

En cada relato hay aclaraciones, apuntes varios, llamadas a obras y autores conocidos y menos conocidos. Esas llamadas van en el interior del texto, no a pie de página ni un índice al final del libro. Así no se pierde tiempo.

Pasen y lean, tómenlo con calma, “Función de perdida” (les aseguro que no es tiempo perdido).

«Si toda colección de relatos sufre el pecado original de la heterogeneidad, en esta Función de pérdida, su autor ha tenido la deferencia de insertar un tenue marco estructural al conjunto: la  mención al inicio y al final de una temática musical (que nunca es igual a la literaria) en torno a la obra Cuadros de una exposición, reunión de piezas también heteróclitas alguna de las cuales parece de especial significado en los días de la escritura de este libro, hablamos, claro de La gran puerta de Kiev¡.

Es de agradecer que tal marco no constriña la gran libertad con que están construidos estos relatos, de asunto y fecha de composición muy variados, pero unidos por características que siempre distinguen la prosa de Bermúdez, como la orfebrería verbal, el medio tono que no quiere ser nunca solemne, la presencia del lenguaje como un personaje más y un medio de hacer avanzar la narración…

Pero también hay novedades en estos breves textos: la aparición de lo fantástico en varios grados y casos (p.e. Masilla, Loredo…), y lo que parece ser presencia de auto ficción en otros (Astillas, Acepta mi odio, La heladería fría…). Seguramente sea la gratitud, expresada en homenajes a amistades o personajes del mundo literario, una clave agradable de este libro, en momentos tan dados al adanismo y la ausencia de referentes.

Desde el epígrafe de su admirado Nabokov a las dedicatorias con nombre y apellidos se plantea un recorrido de admiración al pasado desde la independencia del presente. Y el título, claro, que se refiere a uno de los intereses permanentes del autor: la gestión de calidad, pero sobre todo a la contemplación de la vida como sucesión de pérdidas, que configuran una visión sentimental a la par que sin concesiones de la literatura y de la existencia».

José Joaquín Bermúdez Olivares (Cartagena, 1963). Licenciado y Doctorado en Ciencias Químicas en la UMU. Ha desarrollado una larga carrera en los ámbitos de la investigación, industria y docencia antes de dedicarse a la literatura.

Ha publicado numerosos artículos científicos en revistas internacionales y ha colaborado con diversos medios digitales (Fronterad, El coloquio de los perros, La Gallla Ciencia, Todoliteratura).

Es autor de las novelas El último de Cuba (2016)El hombre de negro (2017)y del breve ensayo Viajes a ninguna parte incluido en el libro colectivo El viaje (2018), todos publicados por esta editorial.

Con La tierra del chaleco (Lastura, 2018) ha efectuado su primera incursión en la poesía.

Los cuatro santos completa su Trilogía del medio siglo en 2019.

Rincón Literario Dominical de Paco Marín: “Función de pérdida”
Comentarios