Opinión Deportes

ASÍ LO VEO YO. Dos puertas del Cartagonova dedicadas a los míticos Alejandro Sagarduy y Pedro Arango, Guillermo Jiménez

ASÍ LO VEO YO. Dos puertas del Cartagonova dedicadas a los míticos Alejandro Sagarduy y Pedro Arango

 

 

Una mañana para la historia la del 9 de agosto de 2021. Estaban allí, en el foco, la alcaldesa y responsable del Deporte, Noelia Arroyo y la ex primera regidora Ana Belén Castejón, ambas se encontraban allí por obligación y por devoción, al igual que el teniente alcalde Manuel Padín, más otros ediles como Jesús Giménez Gallo, Pilar García y Leli García.   Dando cumplimiento de un acuerdo plenario  municipal del 6 de junio de 2018 por el  que Alejandro Sagarduy  Sarriá, de manera póstuma, con el sólido bagaje de cerca de seiscientos encuentros de albinegro a lo largo de 16 campañas y Pedro Arango Segura, que rebasa los seiscientos partidos con 13 temporadas, iban a dar nombre a dos puertas del Cartagonova,  la 1-21 y la 9,  en un estadio acicalado, retocado, casi hecho un pincel, con un césped espléndido blindado ante las plagas y a punto, en espera de que el lunes 16 se abra el balcón de una nueva edición de la Liga Smartbank con un partido de órdago con la AD Almería, uno de los favoritos en la parrilla de salida.

El precedente fue el de la nominación de la puerta 2-22, por la que  mi familia y yo accedemos al estadio como abonados, Miki Roqué. Aunque lo de esta mañana agosteña supera en expectación aquella merecida jornada dedicada al malogrado jugador catalán.

 

El jefe de Protocolo del, como dice la oficialidad, Excmo. Ayuntamiento, Aureliano Gómez-Vizcaíno, sacó adelante un guion que incluía un coordinando orden de pasos a dar, ninguno en falso, corte de cintas, discursos y demás detalles al uso. Todo controlado menos los lloros, no por menos esperados salidos del rincón de los sentimientos, las lágrimas que soltaron los familiares directos de los ex jugadores distinguidos. Me pierdo en la vorágine de una larga hora emotiva, y no es adjetivo estereotipado,  con detalles en dirección paralela hacia el reconocimiento de lo que fue el Jabato y de lo que ha sido y continúa siendo Perico.

ARANGO AÚN JUEGA A LAS 3  DE LA TARDE ‘CON LA SOLANA’

“Yo todavía sigo jugando partidos a las 3 de la tarde (sí, a las 3 de la tarde), en la Urba Mediterráneo”, en plena solana, me comentó en la explanada del estadio Cartagonova Pedro Arango, como si tal cosa, doce o trece minutos antes de que se desarrollase el homenaje que el Ayuntamiento de Cartagena ha ofrecido a dos personajes, por sus méritos, con etiqueta de mito. Cito por orden alfabético: Arango, de 74 años, y Sagarduy, fallecido  a los 57 años de edad.

Perico, el mítico dorsal número 2 albinegro en la camiseta  tantos años, el amo de la banda derecha en El Almarjal en Regional Preferente, en Tercera y en Segunda, con 600 partidos a cuestas. Bromista en la dalle, pero muy serio en el campo de juego. Era (y es) un tipo con pocas chichas, enclenque, siempre con  las de perder en el juego aéreo, pero una delicia vestido de corto,  parando la pelota e iniciando carrerilla hasta la línea de fondo para centrar con precisión y estilo “de rosca” y al sitio. Una, otra y otra vez. Sin espinilleras y con las calcetas bajas hasta los tobillos, Con precisión y estilo. Un día lo vieron los expertos del Valencia CF y lo ficharon para jugar en la defensa junto a Juan Cruz Sol, Antón, y otros compañeros como Claramunt o Adorno, y estar a las órdenes de Alfredo Di Stéfano, en 1972-73, y hasta jugó con  el bando che en competición europea un día frente al Manchester y el viaje en avión lo dejó KO  (el miedo es libre) ante una tormenta que parecía partir por la mitad la aeronave en una colección de turbulencias. Mil veces lo ha contado así Pedro, quien en el acto de este viernes estuvo arropado por su esposa Maruja, sus hijos José Luis, Raquel y Pedro, y sus cuatro nietos.

 

A la izquierda, Manolo Reyes, y en el centro Loren y Pedro Arango se preparan las mascarillas.

Por lo que se ve y por lo que se adivina, le queda cuerda para rato  a Pedro Arango para continuar jugando pachangas serias. Incluso con todas las peplas de la edad que él sortea con entusiasmo. Su hermano Ramón, fallecido hace seis años, fue jugador, además de trabajador en el economato de Enpetrol, y era conocido por Machicha, le transmitió el gracejo y la socarronería en las conversaciones.

UN JABATO PAISANO DE TELMO ZARRA, LEYENDA DEL ATHLETIC

  • Y Alejandro Sagarduy Sarriá, destinatario del homenaje en su memoria, que recogieron su viuda Mari Carmen y sus tres hijos. Porque nos dejó hace tres años tras un decenio de pelea con el cáncer. Él se hizo cartagenero sin renunciar a su tierra vasca de Erandio, la patria chica también de Telmo Zarra, delantero centro leyenda del Athletic, y de Ramón Rubial, ex presidente del Consejo General VascoEl servicio militar lo trajo a Cartagena (Tercio de Levante de Infantería de Marina, y lo compaginó con el fútbol. Florentino Manzano estuvo ágil, acertó y lo fichó. Ya antes había jugado el erandiotarra en la UD Salamanca. Coincidió con Arango en la final con ascenso en Torrejón (0-1), a primeros de los 80, con aquel golazo a balón quieto del canario José Luis, otra estrella con plaza fija en el Cielo, y aquí se quedó, Alejandro, que tuvo una salida a Orihuela en el último tramo de futbolista, echándole  garra y casta al juego. Siempre fue su norte. Jaime Cros acertó comenzándole a llamar Jabato en sus transmisiones radiofónicas.

Una fase del homenaje, a pie de campo. Enseguida llegaron los discursos en una mañana ventosa.

Lo de esta mañana ha sido además un carrusel de encuentros en la Explanada del Cartagonova , con intercambio de saludos (manos estrechadas, codos con codos, puños con puños) de amigos y conocidos de los homenajeados). Unas doscientas personas in situ. Como un pasar revista al estado de salud de cada cual, a lo que ya nos ha acostumbrado la pandemia.

Citar uno por uno a todos los que estuvieron presentes no es posible pero sí pude apreciar la asistencia por devoción y profesión de Eduardo Armada, que se ha dejado en la orilla de la báscula  veintipico kilos superfluos; peñistas de la Federación que preside Miguel Ángel Muñoz, y a un ex dirigente de la misma, Pencho Angosto, entre otros; el presidente del FC Cartagena SAD,Paco Belmonte; el columnista y ex jugador Lorenzo Vergara Loren,  autor de la dedicatoria oficial a Perico; el patriarca del Cartagena FC, José Gómez Meseguer, los vicepresidentes del mismo club, Manolo Reyes Crespo y Nicolás López Cuadrado; presidente de la Asociación de Veteranos del FC Cartagena, José Manuel Ruiz López;  Alonso Gómez López, ex árbitro de Primera;  Paco Belda, ex letrado del Ayuntamiento;  Ruth García, radiofonista cartagenera en Murcia;  Diego, cantinero que fue del Cartagonova; Domingo López, coleccionista número 1 de camisetas de fútbol; Eduardo Font,jefe de porteros del Cartagonova; Mariano Sánchez y Fran de Paula Gutiérrez, históricos en el Cartagena  por Pinatar Arena: ex jugadores como Paco Sánchez y su esposa Lucía; Juan Huertasel Frontón de Los Belones’ y esposa; Paco Hernández Solano Pani y su hijo.Antiguos futbolistas como Pedro Cordero, Paco López, ex portero;  y al mismo tiempo técnicos como José Carlos Trasante (en desempleo voluntario porque “no merece la pena en las actuales circunstancias”…)

Pedro Arango y el autor de este Blog se saludan momentos antes del evento. 


             Aplausos para Pedro Arango, entre las autoridades municipales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba